CSIF responsabiliza al plan de contrataciones al 75%

El Sistema Andaluz de Salud cerrará más de 3.000 camas de hospital este verano

Mandan clausurar el 23% del total de camas y alas enteras en los centros

Como es ya habitual todos los veranos, los hospitales andaluces cerrarán hasta septiembre un porcentaje de sus camas, que este año superará el 20%, pero también quirófanos y alas completas de sus edificios.

Este verano, según el sindicato CSIF-Andalucía, serán más de 3.200 camas hospitalarias las que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) va a clausurar, lo que alcanza al 23,8% del total de camas disponibles en los centros de la comunidad autónoma, que cuenta con alrededor de 13.600.

Explica ‘ABC‘ que las razones que aporta el sindicato para el cierre de camas y centros de especialidades son lisa y llanamente recortes, a lo que se suma una política de contrataciones, «en el mejor de los casos al 75% de la jornada laboral» que no cubre al completo los huecos dejados por vacaciones de los profesionales y que disminuye las plantillas de los hospitales.

«Salud no cubre las bajas por enfermedad y por vacaciones» en su plan de vacaciones, se lamenta el presidente del sector de Sanidad de CSIF-A, Javier Martínez.

La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, negaba, a primeros de mes que el cierre de camas se hiciera «en absoluto, como un recorte», sino a una adecuación más baja de la demanda durante el periodo estival.

En ese sentido, explicaba que muchos pacientes que precisan una intervención quirúrgica no urgente, prefieren no programarla para agosto.

Los datos sobre el cierre de camas que aporta CSIF han sido recopilados por sus delegados en los diferentes centros hospitalarios. Estos datos están muy detallados en la mayoría de las ocho provincias andaluzas, aunque en el caso de Sevilla, por el tamaño de los hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocío, el sindicato ha tenido que hacer estimaciones, reconocen, ante la imposibilidad de realizar un rastreo tan detallado.

La administración no ayuda tampoco a aclarar las cosas, se lamenta este responsable sindical, puesto que la Consejería se «resiste» a facilitar los datos sobre el cierre de camas. Tampoco han logrado datos, añade, de la costa de Almería y Granada, así como de centros malagueños como el hospital Costa del Sol, entre otros.

Por esta razón, desde el CSIF insisten en que sus estimaciones son a la baja. Así, contando solo los centros en los que han podido recopilar datos exhaustivamente, el sindicato advierte que serán más de 2.300 camas las que van a cerrar este verano, el 15% de las 13.600 que hay en los hospitales del SAS.

Esta cifra alcanza a más de 3.200, el 23,8% del total, si se suman las estimaciones que realiza CSIF para el Virgen del Rocío y el Macarena, donde a tenor de años anteriores, calculan que se cerrarán unas 400 camas en cada uno. Los números son algo superiores a las que el año pasado aportaba el sindicato de enfermería Satse, que cuantificó en algo más de 2.800 las camas cerradas en Andalucía.

Con estas cifras, Sevilla se situaría a la cabeza en cierre de camas hospitalarias, con casi unas 900 camas clausuradas. Igualmente destacan las 598 camas que se cerrarán en Almería y las 525 en Cádiz, dos provincias costeras y que, por ese motivo, presentan un crecimiento de población por el turismo.

En el caso de Almería, el cierre afecta al 28% de las camas, todas en el Hospital Torrecárdenas, el doble que el año pasado. En Málaga, donde también crece la población como consecuencia directa del turismo, se cierran unas 400 camas en el Hospital Clínico de la capital.

Además, Málaga, explica el responsable de CSIF, es una de las provincias que «está peor desde el punto de visa asistencial, porque la ratio entre población y número de hospitales es muy baja, lo que se complica estos meses con el turismo».

El crecimiento de la población en la costa, se lamenta Martínez, provoca un aumento de la carga de trabajo en unos meses donde los profesionales se van de vacaciones y se sustituye al 75% de la jornada laboral, lo que se traduce en que el servicio público quedará «bajo mínimos».

El cierre de camas va acompañado, además, de la clausura de alas completas de hospitales, lo que obliga en ocasiones a recolocar pacientes de diferentes especialidades en una. El SAS justifica esos cierres en la realización de obras en verano, aunque los sindicatos han denunciado que algunas pueden permanecer cerradas hasta noviembre.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído