Han optado por la misma estrategia:

BNG y Anova también quieren ser Podemos, pero en versión gallega

BNG y Anova también quieren ser Podemos, pero en versión gallega
Xavir Vence, del BNG. GC

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) está dispuesto a abrir las ventanas de par en par para dejar entrar el aire fresco.

La formación que hasta hace poco hacía gala de ser casa común del nacionalismo, condición perdida tras las escisiones del 2012, de las que nacieron partidos de nuevo cuño como Anova o Compromiso por Galicia, expresó este 1 de julio de 2014 su voluntad de encarar una de las transformaciones más significativas en sus 32 años de historia con el fin de recuperar el favor del electorado, que está perdiendo de manera sostenida desde hace una década.

Experiencias exitosas como la de Podemos, que tras surgir de la nada y sin tener militantes logró 1,2 millones de votos en España en las elecciones europeas, superando en casi 5.000 papeletas al propio BNG en Galicia, marca en gran medida la pauta a seguir por los nacionalistas, que convocará asambleas abiertas a la ciudadanía en todas las localidades «sen mirar o carné de ninguén».

El acuerdo fue adoptado el pasado sábado por el consello nacional del BNG, el máximo órgano de esta formación, y de su contenido informó  el portavoz nacional del Bloque, Xavier Vence.

De lo que se trata, explicó, es de desplegar una estrategia para «sumar vontades» a todos los ámbitos y de «ensanchar a base social do nacionalismo». El objetivo no es otro que conformar «un gran proxecto nacionalista de esquerdas».

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído