MONAGO DESTINARA 50 MILLONES PROCEDENTES DE LA DEUDA HISTORICA A HABILITAR 18.000 HECTAREAS DE RIEGO

Las obras del regadío de Monterrubio y Tierra de Barros comenzarán en el 2016

La inversión inicial para los agricultores ascenderá a 6.000 euros por hectárea, frente a los 12.000 de media regional

Las obras del regadío de Monterrubio y Tierra de Barros comenzarán en el 2016
José Antonio Monago. EP

El presidente Monago destaca que con esta nueva actuación "el campo extremeño será más competitivo y rentable"

Por un campo más competitivo y rentable. El presidente del Gobierno regional, José Antonio Monago, presentó ayer las obras del plan para habilitar 18.000 hectáreas de regadío privado en las comarcas de Tierra de Barros y Monterrubio de La Serena, que arrancarán en el año 2016 con un plazo de ejecución aproximado de dos años.

Explica Rocío Entonado en ‘El Periódico de Extremadura’ que para hacer realidad esta demanda que más de 5.000 agricultores llevan esperando décadas, la Junta invertirá 50 millones de euros procedentes de la deuda histórica.

A esta cantidad habrá que sumar la aportación particular de los regantes, que en Tierra de Barros rondará los 6.000 euros (frente a los 12.000 de otras zonas de la región) con un coste de explotación inferior a 300 por hectárea.

«Si queremos apostar por nuestra agricultura, debemos invertir en ella. Y con esta inversión Extremadura no sólo será campo, sino que va a ser un campo más competitivo y por tanto más rentable», apuntó el presidente.

En una comparecencia junto al consejero de Agricultura, José Antonio Echávarri, y los alcaldes de ambas comarcas, Monago explicó que ejecutar este proyecto «no es fácil» porque además de la financiación, hay que tener en cuenta otros factores medioambientales y energéticos, así como los recursos hídricos disponibles.

De esta forma, explicó que en Tierra de Barros, donde se habilitarán 15.000 hectáreas de riego, se ha trabajado con dos límites: que los costes de inversión para los agricultores no superen los 6.000 euros por hectárea, cuando la media regional se sitúa entre los 11.700 y 12.000 euros, y que los costes de explotación no rebasen los 300.

Monago destacó que el proyecto conseguirá además conectar la presa de Alange y Villalba para garantizar el abastecimiento de este último municipio y aprovechar para el riego las aguas residuales de la depuradora de Almendralejo.

Según detalló, en estos momentos se está terminando de delimitar la zona regable y en breve se constituirá la comunidad de regantes.

En el caso de Monterrubio, Monago recordó que el proyecto que ya existía es «inviable económicamente» (data del año 2001) y que se está replanteando para reducir «de forma drástica» los costes energéticos, sobre todo asociados a las tarifas eléctricas. Para ello, un sistema de balsas impulsará el agua desde el Zújar sin necesidad de utilizar electricidad.

EMPLEO Y RIQUEZA

En su intervención, el presidente incidió en la importancia que el regadío tiene para la región, ya que contribuye a fijar la población y generar empleo y riqueza: los cultivos de riego ocupan el 18% de la superficie agraria regional (250.000 hectáreas), pero suponen el 60% de la renta final de los agricultores.

En esa línea, recordó que en los últimos tres años se han destinado más de 20 millones de euros a la modernización de las infraestructuras de riego y que se ha conseguido que el Gobierno central de los primeros pasos para que la presa del Golondrón sea una realidad.

Además, se refirió a la construcción de la presa de Alcollarín, que permitirá regar 1.100 hectáreas en la comarca de Miajadas, y destacó que el Ejecutivo ya ha transformado 6.128 hectáreas de las 13.800 que se van a poner en marcha en la zona regable del centro.

El presidente también se refirió a la próxima publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del decreto que reduce el perímetro de la zona centro para poner a disposición de la inversión privada 8.440 hectáreas. Para todos estos proyectos se ha conseguido además, la implicación de la Unión Europea.

El presidente anunció la puesta en marcha de las 18.000 hectáreas de regadío el pasado mes de mayo en el Debate sobre el Estado de la Región, donde anunció un acuerdo definitivo de 437 millones de euros con el Gobierno central por la deuda histórica.

Los primeros 100 millones se destinarán a partes iguales al nuevo hospital de Cáceres y la puesta en marcha de estas infraestructuras de riego. Los 330 restantes se invertirán en medidas como el plan de competitividad o la Estrategia de Industrialización.

«Desde el primer día hemos apostado como Gobierno por el desarrollo del regadío en la región, porque juega un papel fundamental en un sector estratégico para Extremadura, como es el agroindustrial», concluyó el presidente.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído