El presidente advierte a la Generalitat que no cambiará su posición sobre la consulta

Mariano Rajoy a Artur Mas: “Vamos a hablar, pero no haré lo que ni puedo ni debo”

Sobre los alcaldes: "Estamos dispuestos a hablarlo, pero debe gobernar el más votado"

Mariano Rajoy a Artur Mas: “Vamos a hablar, pero no haré lo que ni puedo ni debo”
Mariano Rajoy. EP

Mariano Rajoy y Artur Mas comenzaron este sábado a cruzarse mensajes sobre su próxima reunión. El jefe del Ejecutivo advirtió al presidente catalán que no cambiará su posición sobre la consulta soberanista a pesar del diálogo, mientras que la Generalitat aseguró que Mas acudirá a la cita con la intención de hablar «de todo».

Tras la conversación que mantuvieron ambos el pasado viernes para concretar una cita, cuya fecha aún no está cerrada, el jefe del Ejecutivo quiso dejar clara su postura en la intervención de clausura de la escuela de verano del PP celebrada en El Escorial (Comunidad de Madrid).

«Vamos a hablar, pero no voy a hacer aquello que ni puedo ni debo hacer», resumió Rajoy. Es decir, se mantiene inalterado su rechazo sin fisuras a la hoja de ruta independentista.

Medidas para septiembre

Mariano Rajoy ha concretado hoy que a partir de septiembre el Gobierno planteará tres paquetes de medidas que se centrarán en el empleo, la reforma de las administraciones públicas y los servicios sociales.

Rajoy ha citado el anteproyecto de ley del régimen jurídico del sector público, el anteproyecto de ley de procedimiento administrativo y el anteproyecto de ley de eficiencia de la jurisdicción contencioso administrativa.

También ha asegurado que habrá «un paquete social de largo alcance» con la ley del estatuto de la víctima, la «jurisdicción voluntaria», la ley de protección de la infancia y la ley del estatuto del mayor.

También ha hablado del plan integral de apoyo a la familia y del plan de acción para la igualdad de hombres y mujeres en la Sociedad de la Información, así como de la estrategia española de discapacidad, todas ellas reformas.

Horas después, la Generalitat de Cataluña contestó al Gobierno. Lo hizo a través de Francesc Homs, consejero de la Presidencia y portavoz del Ejecutivo catalán. Este afirmó que Mas pretende abordar todas las cuestiones pendientes, incluido el referéndum fijado para el 9 de noviembre.

«Obviamente, hablar de todo, ya que hay cosas que están sobre la mesa y que no son manías individuales de un político, de dos o tres», mantuvo durante un acto en Girona.

Estas declaraciones se producen en vísperas de la reunión que Rajoy mantendrá mañana, lunes, con representantes de la plataforma Societat Civil Catalana, contraria al proceso soberanista.

El líder del PP había sido inequívoco, al igual que en los últimos meses.

«El señor Mas quiere tener una reunión, y yo voy a tener una reunión con el presidente de la Generalitat. No es la primera, ni la segunda, ni la tercera, ni la cuarta que tenemos en esta legislatura, pero creo es bueno hablar», señaló el presidente antes de precisar que también ve «bueno y positivo fijar con claridad la posición de cada uno».

«La mía es conocida, y creo que se entiende, incluso por aquellos que no la comparten», manifestó. Rajoy defiende que Cataluña no puede decidir de forma unilateral sobre la convocatoria de un referéndum soberanista «en contra del Parlamento nacional, en contra de la ley y en contra de lo que piensa el conjunto de los españoles». Y también rechaza que se le pida autorización para que la Generalitat pueda convocarlo.

«No se puede», enfatizó.

Estas palabras fueron interpretadas por el Gobierno catalán como el mensaje habitual de quien «dice no a todo». Homs atribuyó los argumentos de Rajoy a «un error de base».

El consejero catalán cree que ese error consiste en «pensar que el derecho a decidir es la manía de unos pocos, porque lo que hay detrás es un movimiento muy transversal».

El jefe del Ejecutivo, preocupado por la opinión pública catalana sobre el referéndum, admitió que existe un conflicto y que no se ha encontrado una salida a este conflicto territorial.

«Sé que hay un problema y sé que hay que afrontar el problema, pero las cosas se piensan bien antes de hacerse, porque luego pasa esto».

Rajoy ha retado en más de una ocasión a Mas a presentar una propuesta de reforma de Constitución si no acepta las reglas de convivencia establecidas en la Ley Fundamental.

Lo hizo en enero, durante una visita a Cataluña, y el pasado 8 de abril en el Congreso de los Diputados, durante el debate parlamentario sobre la consulta soberanista.

Aun así, se trataría de un callejón sin salida, porque el Gobierno no quiere acometer una reforma del texto constitucional ni modificar el principio de soberanía nacional.

A pesar de todo, Rajoy y Mas se verán y hablarán. «En cualquier caso, hablaremos, pero me gustaría decir otra cosa también con la misma claridad», concluyó el presidente.

«Lo que sea España no lo podemos decidir el señor Mas y yo en una conversación. Lo que sea España solo lo pueden decidir el conjunto de los españoles. Esa es mi posición y es lo que haría cualquier presidente».

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído