REAL BALNEARIO DE SOLÁN DE CABRAS

Una opción paradisíaca y relajante en la serranía de Cuenca


Permanecer varios días de este Real Balneario es para sibaritas de la salud

Al fondo de la hoz del río Cuervo, en el municipio de Beteta, divisamos el Real Balneario de Solán de Cabras, un pequeño paraíso cubierto de plantas aromáticas y árboles centenarios, ecológicamente diseñado para el relax y una estancia placentera.

Permanecer varios días de este Real Balneario es para sibaritas de la salud. No en vano llevar a cabo esta ruta es viajar por el espacio más natural de la serranía de Cuenca, atravesando espectaculares hoces como la de Beteta impresionante paraje digno de contemplar porque aquí se abre camino el río Guadiela, el Balneario de Solán de Cabras, la Laguna del Tobar.

En este entorno paisajístico, a la espectacularidad natural de la formación rocosa se une una exuberante riqueza botánica. En esta ruta el agua protagoniza el encuentro del hombre con la naturaleza, que junto piedras y aguas encantadas, hoces, pinares, torcas, lagunas, hace que muy gustosamente nos perdamos en la noche de los tiempos.

En la Estación Termal de Solán de Cabras el agua es, además, el elemento que proporciona la relajación necesaria para disfrutar de unas reales vacaciones. El Hostal Balneario inicia la temporada oficial a partir del 15 de junio hasta el 15 de septiembre. Los apartamentos están abiertos todo el año. Los servicios hidroterápicos de baño de ozono, ingesta de agua y pediluvios, siempre por prescripción y vigilancia médica, se combinan con largos paseos por los aromáticos jardines que embellecen el frondoso parque del Real Sitio.

 

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído