La UE reitera que una Cataluña independiente estaría fuera del organismo

Diez líderes internacionales que le han dado a Artur Mas con la puerta en las narices

Los frenéticos esfuerzos en el extranjero del presidente de la Generalitat para conseguir aliados para su aventura independentista son un estrepitoso fracaso

Diez líderes internacionales que le han dado a Artur Mas con la puerta en las narices
Artur Mas. GC

Un día después de que la canciller Merkel diera un nuevo ‘bofeton‘ a las pretensiones de Artur Mas, el coordinador del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, una plataforma soberanista que agrupa a centenares de asociaciones y partidos, quitaba importancia a la ausencia de apoyos internacionales al plan secesionista.

«La realidad de los hechos es lo que se impone en política internacional y la realidad está en juego en estos momentos».

Quien no se consulea es porque no quiere, como dije el viejo aforismo español, pero la realidad es que los frenéticos esfuerzos en el extranjero del presidente de la Generalitat para conseguir aliados para su aventura independentista han terminado siempre en un estrepitoso fracaso.

El diario ‘ABC’ hace este 19 de julio de 2014 una lista de diez de los más sonados:

Angela Merkel: «Defiendo la integritad territorial de los Estados, que es algo totalmente diferente de la independencia de una región».

La canciller alemana se muestra totalmente contraria a los planteamientos del presidente de la Generalitat, Artur Mas. Merkel aseguró en rueda de prensa que «defiende la integridad territorial de todos los Estados, que es algo totalmente diferente a la independencia de una región».

Además, habló y comparó la situación con los «Länder» alemanes que «tienen un gran espacio para actuar y un alto grado de autonomía».

Preguntada por una posible recepción en la cancillería a Artur Mas o Pep Guardiola, entrenador del Bayern de Münich también afín a los planteamientos de Mas, respondió que no prepara ningún tipo de recibimiento.

Jean-Claude Juncker: «Uno no se convierte en miembro de la UE enviando una carta».

Los intentos de Artur Mas por encontrar apoyos sólidos en la comunidad internacional se han estrellado una y otra vez con la realidad: la independencia es un asunto interno. Al menos esa ha sido la postura más usada en este tiempo por los principales líderes internacionales con el objetivo de no entrar en polémicas innecesarias.

No en vano, en lo que respecta al papel que tendría una Cataluña independiente en la Unión Europea, a los máximos representantes comunitarios no les cabe duda de que si salen de España también tendrían que hacerlo de la institución supranacional.

El futuro presidente de la Comisión Europea, el conservador luxemburgués Jean-Claude Juncker, no ha querido entrar este miércoles a pronunciarse sobre cómo reaccionarían las instituciones europeas ante una posible independencia de Escocia o Cataluña, pero ante la insistencia del eurodiputado de ERC, Josep María Terricabras

Durao Barroso: «Cataluña pasaría a convertirse en un tercer país con respecto a la UE».

Artur Mas no ha dejado de repetir en su discurso que la permanencia de una Cataluña independencia en la UE es un debate abierto que «no tiene claro ni la Comisión Europea».

Algo que se encargó de desmentir José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, que explicó en una sesión del Parlamento Europeo que Cataluña pasaría a ser un «tercer país» con respecto a la Unión Europea (UE) y dejaría de pertenecer a ella.

«Si una parte del territorio de un Estado miembro dejase de ser parte de ese Estado para convertirse en un nuevo Estado independiente, los Tratados ya no serían aplicables en dicho territorio», afirmó Barroso en respuesta a una pregunta parlamentaria del eurodiputado de CiU Ramón Tremosa, en la que pedía claridad sobre la posición de la CE en el asunto.

Viviane Reding: «España tendría derecho de veto».

La comisaria europea de Justicia y Derechos Fundamentales, Viviane Reding, también ha dejado clara su posición y de la Comisión Europea en una carta dirigida al Gobierno español que sostiene que en una hipotética secesión unilateral de Cataluña implicaría una exclusión inmediata de la Unión Europea y obligaría al hipotético nuevo Estado a empezar un proceso de adhesión en el que España tendría derecho de veto.

El Papa Francisco: «La independencia es un desmembramiento».

Incluso el Papa Francisco se ha pronunciado sobre el desafío soberanista de Mas y lo ha hecho para censurar a quienes intentan «desmembrar» un país que hasta ahora «ha estado junto».

«Toda división me preocupa. Hay independencia por emancipación y hay independencia por secesión. La independencia por secesión es un desmembramiento de un pueblo, que a veces es muy obvio. Hay pueblos que no podían pegar ni con cola por sus culturas tan diversas.

Yo me pregunto, ¿es tan claro el caso de la independencia por secesión de países que hasta ahora han estado juntos? Hay que estudiar caso por caso. Habrá casos que serán justos y casos que no serán justos, pero la secesión, si no hay un antecedente que forzó esa unión, hay que tomarla con muchas pinzas y evaluarla caso por caso».

Joaquín Almunia: «Si Cataluña se sale de la UE, se queda fuera del euro».

A principios de este año, el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario responsable de Competencia, Joaquín Almunia reiteró la postura de la UE respecto al desafío de Cataluña. «Quien se sale de un Estado miembro de la Unión Europea se queda fuera de la UE y, además, se queda fuera del euro», recordó.

El comisario español ha abogado numerosas veces por «intensificar» el esfuerzo entre los partidos, la sociedad civil, los líderes de opinión e intelectuales para «convencer a Cataluña de que no le conviene ni le interesa irse de España».

Pia Ahrenkilde: «Cataluña quedará automáticamente fuera de la UE».

«Sobre la independencia, nuestra posición no ha cambiado», señaló la portavoz comunitaria Pia Ahrenkilde cuando Artur Mas anunció los detalles sobre la consulta ilegal que pretende celebrar en noviembre. «No tenemos comentarios sobre estos anuncios que se refieren a un asunto interno de España», se limitó a señalar en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo comunitario Pia Ahrenkilde, pese a las insistentes preguntas de la prensa.

Van Rompuy: «El tratado es muy claro y habría que pedir de nuevo la adhesión».

El presidente del Consejo Europeo Van Rompuy se expresó durante una entrevista con una radio española en contra de la independencia de territorios de un país europeo. «Obviamente espero que no se produzca, ni en España ni en otros países, y espero que todo el mundo siga siendo miembro de su país y su país miembro de la UE». Aunque no quiso entrar en detalles al ser preguntado por el caso de Cataluña, Van Rompuy recordó que si una región se separa del país al que pertenece, «el Tratado (de la UE) es muy claro, habría que pedir de nuevo la adhesión a la UE».

James Costos: «Han malinterpretado la spalabras del embajador de EEUU».

Tras unas polémicas declaraciones en las que James Costos aseguró que las empresas americanas «tendrán que adaptarse» si se produce la secesión, dando por hecho que era una posibilidad asumible o probable, el embajador de EE.UU. en España tuvo que rectificar y explicar que se habían malinterpretado sus palabras. «Es un asunto interno de España», escribió en twitter horas después.

Oana Lungescu: «Cataluña quedaria fuera de la OTAN».

La Organización del Tratado del Atlántico Norte se unió al discurso contrario a la línea defendida por Escocia o Cataluña y remarcó que cualquier miembro que ambicione entrar en la organización militar con voz propia precisa de la aprobación del resto de aliados. No tendrá cobertura bajo el paraguas de la Alianza Internacional la región de Artur Mas, si bien en la OTAN no existe una gran preocupación por este asunto, aseguró el pasado 2 de noviembre su portavoz, Oana Lungescu.

De acuerdo con el texto fundacional del Tratado del Atlántico Norte, que fue rubricado en Washington en el año 1949, las partes o Estados miembros sí pueden invitar a la organización a algún miembro, e incluso «el Estado invitado puede llegar a ser parte del Tratado si deposita su documento de adhesión ante el Gobierno de Estados Unidos de América, que informará a cada una de las partes».

La condición «sine qua non» para ingresar estriba en que haya consenso de los aliados y éste no se produciría, según lo dicho, en los casos mencionados.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído