El Seprona se percató del 'montaje' en su finca cuando investigaba las malas condiciones en que estaba el animal

Maltratar a su caballo le cuesta ser pescado en Inca con 1.390 plantas de marihuana

La instalación de droga se alimentaba a base de fluido eléctrico obtenido de forma fraudulenta

Maltratar a su caballo le cuesta ser pescado en Inca con 1.390 plantas de marihuana
La marihuana incautada GC

J.F.O.M. de 35 años, había colocado una serie de extractores en el edificio, que 'apestaba' de lo lindo

La Guardia Civil se ha incautado de 1.390 plantas de marihuana en una finca rural de la localidad mallorquina de Inca, y ha procedido a la detención de J.F.O.M. de 35 años, como presunto autor de un delito contra la salud pública y de defraudación de fluido eléctrico.

Y  todo porque el ahora arrestado tenía a su caballo desnutrido, rodeado de excrementos y en estado de abandono total, circunstancia que había sido denunciada y que propició que los agentes registraran la finca con el hallazgo mentado.

El Instituto Armado ha explicado en un comunicado que el día 29 de julio de 2014 se realizó el registro domiciliario y en su interior se halló un laboratorio de cultivo que contaba con 1.390 plantas de marihuana, así como de un total de 84 ramas con cogollos ya secas, 10 extractores de aire y además, 58 lámparas de 600 vatios y otras dos de 40 vatios, anexas cada una a su correspondiente transformador de corriente, posteriormente incautados.

IMPORTANTE DESPLIEGUE

La instalación contaba con un «importante despliegue técnico y eléctrico», que podía alcanzar un valor de miles de euros y que funcionaba con un fluido eléctrico obtenido de forma fraudulenta, según la inspección de los peritos electricistas que acudieron al lugar.

Según ha explicado el Instituto Armado, el laboratorio de cultivo se localizó cuando, el pasado día 28 de julio, fue requerida una dotación del Seprona de la Guardia Civil, al tener conocimiento sobre las

«posibles malas condiciones en las que se podía hallar un caballo de pequeño tamaño en una finca rústica»

de la localidad de Inca, y que una vez en el lugar comprobaron el estado de salud del animal que se encontraba «absolutamente descuidado».

EXTRACTORES

En ese momento, los agentes se percataron de que la vivienda en cuestión se hallaba cerrada, observando una serie de extractores de aire instalados las estancias del edificio, y que por ello agentes de la Guardia Civil realizaron las gestiones para localizar al propietario de la vivienda para finalmente localizar al detenido, solicitándose un mandamiento de entrada y registro para inspeccionar la casa.

El fuerte olor que emanaba también les puso sobre la pista.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído