La Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural estiman unas 115.000 por el momento

Las inscripciones para la Diada independentista bajan un 60% en Cataluña

El independentismo pretende culpar a España del caso Pujol

Las inscripciones para la Diada independentista bajan un 60% en Cataluña
Banderas esteladas y manifestantes por la independencia de Cataluña. EP

La renuncia de Duran, el caso Pujol y los malos datos económicos en Cataluña parecen haber rebajado el interés por los actos catalanistas preparados para el 11 de septiembre.

Como subraya C.C. en ‘ABC‘, este 16 de agosto de 2014, a menos de un mes para la conmemoración de la última defensa de Barcelona ante las tropas de Felipe V en 1714, el Gobierno de Artur Mas y las plataformas civiles que respaldan su plan secesionista se encuentran preocupados ante la reseñable caída de inscripciones.

Dentro de los festejos del 11 de septiembre, la ANC pretende concentrar a miles de personas para formar una V humana que ocupará la Gran Vía y la Avenida Diagonal de Barcelona.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) -estructura civil que organiza la V del 11-S junto a Òmnium Cultural- estima que las inscripciones en esta manifestación se sitúan en torno a las 115.000 hasta el momento.

Un 60% menos que hace un año en estas mismas fechas, cuando sobrepasaban los 300.000 ciudadanos, según cifras de la organización.

No en vano, los independentistas justifican la caída de inscripciones a causa del retraso en el inició de la campaña de adhesiones respecto a 2013.

En concreto, la diferencia es de 13 días, un breve espacio de tiempo que, para muchos miembros de la organización, no justifica una bajada de tal calibre.

Por esta razón, los independentistas han redoblado los esfuerzos en las redes sociales para enviar mensajes animando a sumarse a la concentración.

La consulta de Mas, en el aire

La bajada de inscripciones a la Diada se ha dado a conocer la misma semana en que la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, de UDC, ha hecho público que en caso de que el Tribunal Constitucional no avale la convocatoria de un referéndum de autodeterminación «no se celebraría».

Ortega ha explicado en una entrevista radiofónica que debe primar el principio de legalidad para evitar que se deslegitime la votación.

Unas declaraciones que han causado malestar en ERC, el principal socio del Gobierno.

El partido independentista ha replicado, a través de Alfred Bosch, que la consulta soberanista debe celebrarse el 9 de noviembre, tal como prevé, el ejecutivo catalán, aunque el Gobierno Central pueda hacer un «disparate» para vetarla, y ha apelado a la «sangre fría» para que el proceso «no descarrile».

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído