EN UN ESCENARIO DE CREACIÓN DE EMPLEO

La patronal gallega aboga por mantener la contención salarial

El presidente de los empresarios pide ampliar la reforma laboral

La patronal gallega aboga por mantener la contención salarial
J. M. Fernández Alvariño, presidente de los empresarios gallegos EP

El presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), José Manuel Fernández Alvariño, augura que la creación de empleo en Galicia en 2015 será «estable» y se dará «en casi todos los sectores», aunque en el apartado salarial recomienda mantener «una contención ordenada en la búsqueda de la competitividad».

Así lo ha apuntado el 16 de septiembre de 2014 en una rueda de prensa en la sede de la patronal gallega, en Santiago, donde ha señalado a las previsiones que apuntan a que el Producto Interior Bruto (PIB) de la comunidad aumentará entre el 2,4 y el 2,8% el próximo ejercicio, por lo que, en su opinión, «los crecimientos de empleo van a ser muy estables».

«Creo que se apunta, insisto, a crecimientos estables, permanentes, y que son los que van a generar empleo».

En este sentido, se ha referido a sectores como el de la construcción naval, que pronostica «que ya va a salir» de la crisis que atraviesa; el forestal, el de la pesca y el de las conservas.

Así, tras certificar que la economía está «afianzando su recuperación», preguntado sobre la evolución de los salarios ha abogado por esa «contención ordenada en la búsqueda de la competitividad», pese a admitir que «indudablemente puede haber ya sectores –en los– que puede haber un alza». «Pero siempre con esa contención ordenada en la búsqueda de la competitividad», ha puntualizado.

«PELIGROS POLÍTICOS»

Como «peligros» para esta recuperación, ha mencionado algunos de carácter político como «los líos de faldas de los escoceses» o la cuestión catalana, y otros de tipo económico como una elevada inflación.

No obstante, ha afirmado que entiende que la economía experimenta una salida de la crisis «estable», con la reestructuración financiera ya «acabada» y unos costes financieros «menores» que permiten un «ahorro espectacular» y la disposición de «más dinero» para poner en marcha proyectos.

Sobre este último ámbito, interrogado sobre el flujo de crédito de la banca a las empresas y familias, Fernández Alvariño ha considerado que es preciso «empezar a cambiar el discurso» pues, a su juicio, «empieza a notarse que empieza a llegar el dinero suficiente para proyectos sólidos», sean estos iniciativa de grandes empresas o de pequeño y mediano tamaño.

A este respecto, ha visto como una «suerte» la presencia de Abanca en Galicia –la entidad financiera resultante de la privatización de Novagalicia, que a su vez fue el fruto de la fusión de las antiguas cajas de ahorro de la comunidad–, pero también ha reconocido que «otros bancos» están otorgando crédito.

En este punto, ha informado que el 16 de septiembre prevé reunirse con la pontevedresa Irene Garrido, nueva presidenta del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

En este escenario, el representante de los empresarios gallegos ha pedido continuar con las reformas, para enumerar la de la fiscalidad, las administraciones públicas y una «ampliación» de la ejecutada en el ámbito laboral, de modo que el estado español se adecue «a la flexibilidad tan necesaria» y a las normas europeas.

DIÁLOGO SOCIAL

Además, ha instado al Gobierno de la Xunta y a los sindicatos a retomar el diálogo social, y ha resaltado otras reclamaciones relativas al sistema de transportes, en el que «urge avanzar en la coordinación portuaria» y solicita de los cinco puertos de interés del Estado «cooperar para competir».

En el apartado universitario, el presidente de la patronal gallega ha apostado «por internacionalizar las universidades gallegas, atrayendo estudiantes y exportando conocimiento».

ORGANIZACIÓN INTERNA

Ya en el ámbito interno, Alvariño ha explicado a los periodistas que la CEG mantendrá el plan estratégico puesto en marcha con su llegada, «tendente a la reducción de su estructura y una mayor agilidad en su funcionamiento».

Tras la rectificación de las cuentas de la confederación, forzada por el rechazo a las mismas por parte de varias organizaciones, confederaciones provinciales y federaciones sectoriales, Fernández Alvariño ha argumentado que dicha operación buscó «ajustarlas a la realidad» y ha lanzado un mensaje de «colaboración y unión empresarial». «Si alguien está interesado en no ver el futuro, problema de cada uno», ha proclamado.

Así, ha subrayado que su pretensión es lograr «la mayor independencia posible», objetivo que «hoy» no es posible y para el que la organización necesita «mayores ingresos». «Todo pasa por los proyectos europeos», ha resaltado.

Por último, acerca de las cámaras de comercio gallegas, se ha limitado a responder que la patronal mantiene una «magnífica relación» con ellas, por lo que ha declinado pronunciarse sobre su situación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído