El expresidente de Caja Castilla La Mancha (CCM) está hasta las 'trancas'

Hernández Moltó sale corriendo del PSOE tras pedir el fiscal que lo manden dos años a la cárcel

Sale corriendo, pero sin aclarar nada.El expresidente de Caja Castilla La Mancha (CCM) Juan Pedro Hernández Moltó ya no es militante del PSOE.

Se ha ido a toda prisa y sólo después de que este martes, 21 de opctubre de 2014, solicitara al partido la baja voluntaria tras conocerse la petición, por parte de la Fiscalía Anticorrupción, de dos años y medio de cárcel para él por un delito societario que habría cometido al falsear las cuentas de la entidad.

Fuentes socialistas añaden que la baja del Moltó del PSOE fue inmediata, después de que en la tarde de este martes el expresidente de la entidad castellano-manchega formalizase la solicitud de suspensión temporal de su militancia en el Partido Socialista.

Previamente, Hernández Moltó comunicó al secretario regional del PSOE, Emiliano García-Page, su intención de solicitar la suspensión temporal de su militancia en el partido y la solicitó por escrito a la Agrupación Local de Toledo. Desde ahí su solicitud se envió al PSOE nacional, que automáticamente sustanció esa baja temporal.

LOS APAÑOS DE LOS SOCIALISTAS

La Fiscalía Anticorrupción ha pedido dos años y medio de prisión por un delito de falsedad contable para el expresidente de Caja Castilla-La Mancha (CCM) Juan Pedro Hernández Moltó y el exdirector general de esa entidad Ildefonso Ortega.

El ministerio público entiende que ambos directivos de la caja, hoy desaparecida e integrada en Liberbank a través de Cajastur, hicieron una «maniobra contable» que logró que «los estados financieros de CCM, tanto individuales como consolidados, reflejaran beneficios en lugar de pérdidas» en el ejercicio de 2008.

En concreto, los beneficios declarados fueron de 29,8 millones de euros cuando el resultado negativo consolidado era en realidad de 182,2 millones de euros. La fiscalía, en su escrito de acusación, va menos lejos que el juez instructor de la causa, Pablo Ruz, que entendía que en la gestión de los rectores de CCM había también un delito de administración desleal.

El acusador público, que no reclama cantidad alguna a los imputados, limita la responsabilidad penal de Ortega y Hernández Moltó al falseamiento contable.

CCM fue la primera caja rescatada por el FROB, con una inyección de 9.000 millones de euros el 29 de marzo de 2009.

La fiscalía recuerda en su escrito que en febrero de ese año los responsables de la entidad remitieron al Banco de España los estados financieros de la caja.

Sin embargo, en la cuenta de resultados, que expresa las pérdidas y ganancias, Ortega y Hernández Moltó, exdiputado del PSOE, no incluyeron los resultados negativos de sus participaciones en las inmobiliarias Afirma, Colonial y Parquesol.

Estos grupos, que cotizaban en bolsa, representaban unas pérdidas de 212 millones de euros, que fueron contabilizados como patrimonio neto de la entidad.

Además, en la cuenta faltaban 57 millones de euros que CCM debería haber provisionado siguiendo las instrucciones del Banco de España.

Esa «maniobra contable» permitió a los rectores de la caja presentar beneficios en lugar de pérdidas y ocultar la situación de falta de liquidez de la entidad, derivada sobre todo de su exposición al sector de la construcción y la promoción en los años de la burbuja inmobiliaria.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído