"POR DESORDEN GRAVE DE PALABRA"

El Parlamento de Galicia suspende de sus derechos parlamentarios a un diputado de AGE

La formación nacionalista tilda de arbitraria a la presidenta del Parlamento y cree que lo hizo para impedir la presencia del diputado en el próximo pleno

El Parlamento de Galicia suspende de sus derechos parlamentarios a un diputado de AGE
Juan Fajardo. Europa Press.

El Parlamento de Galicia ha suspendido «de sus derechos parlamentarios» al diputado de AGE Juan Fajardo «hasta el final de la sesión plenaria siguiente que se iniciará el 2 de diciembre de 2014» por haber sido expulsado del pleno del miércoles 26 de noviembre debido a «un desorden grave de palabra».

Así consta en la resolución del Parlamento gallego remitida al diputado de AGE. La resolución implica no percibir el sueldo de diputado durante el periodo de la sanción, así como no poder asistir al próximo pleno, firmar iniciativas o asistir a comisiones parlamentarias.

La resolución señala que en la sesión del día 26 de noviembre de 2014 «tuvieron lugar varios incidentes que constituyeron un desorden grave de palabra por parte del diputado». Así, argumenta la Presidencia del Parlamento que «Fajardo hizo uso de la palabra cuando no tenía derecho a hacerlo, alterando gravemente el orden del debate».

Añade la resolución que, además, «haciendo caso omiso de las reconvenciones y advertencias hechas en el uso de las facultades de moderación de los debates por la presidenta la de la Cámara, interrumpió de modo reiterado las intervenciones de la conselleira de Traballo, impidiendo de modo vehemente el normal desarrollo de la sesión parlamentaria».

«A la vista de lo dispuesto en el artículo 108 del Reglamento, la Presidencia le comunicó su inmediata expulsión y la suspensión en el acto de sus derechos parlamentarios hasta el final de la sesión plenaria siguiente que se iniciará el 2 de diciembre», concluye la resolución.

RECURSO

Tras recibir la notificación, la viceportavoz parlamentaria de AGE, Yolanda Día, ha anunciado que AGE presentará un recurso e insta a la Mesa que «reconsidere» la sanción impuesta a Fajardo.

Díaz ha manifestado, en declaraciones a los medios, que AGE insta al «cese» de la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo, porque «hay razones más que suficientes» ya «es incapaz de dirigir un pleno» y que considera que «no reúne los requisitos esenciales».

En este sentido, Díaz ha tildado de «arbitrario» el comportamiento de la Presidencia del Parlamento y la ha acusado de usar una «doble vara de medir extrema».

«Imponer una sanción al amparo del Artículo 108 del Reglamento la Cámara, cuando menos sorprende», ha manifestado la viceportavoz parlamentaria, que ha considerado que se «justificaría» su aplicación si fueran «hechos de gravedad extrema. Creemos que eso no se dio, ya que se produjo la expulsión y la sanción a escasos segundos del fin del pleno».

La formación nacionalista sostiene que con esta medida se «pretende evitar la presencia» del responsable de AGE en materia de Bienestar y Trabajo cuando sea la comparecencia de Mato. «Es injusto y absolutamente polémico lo que hoy está a consumar la Presidencia de la Cámara», ha subrayado Díaz.

«Quien no sabe dirigir una orquesta, que no sabe que todas las músicas y todos los componentes tienen que tener un trato igual y aportar desde la diferencia, como hace Pilar Rojo, debe de ser cesada. Cuando hagamos las cosas mal, cuando nos excedamos, queremos ser corregidos igual que los demás, pero cuando sea a la inversa, que la ley se aplique con la misma contundencia».

«NO ES NORMAL»

Por su parte, Fajardo ha reprochado que en el próximo pleno «vaya a comparecer para hablar de corrupción una conselleira que aparece en un sumario por recibir regalos en una trama» y que «el único sancionado es un diputado de AGE».

«Estamos en un país que no es normal».

Fajardo ha lamentado su expulsión por contestar a una pregunta de la Consejera de Trabajo en el marco de la intervención de ésta «cuando faltaban 22 segundos para el fin del pleno». Por ello, sostiene que se trata de una «decisión premeditada, que tiene un objetivo político y es absolutamente inaceptable».

«El día anterior o el mismo día por la mañana Santalices, como vicepresidente de la Cámara, me dijo que me tenía controlado, incluso antes de empezar a hablar», ha recordado Fajardo. «Estamos ante un organismo de represión y la Mesa del Parlamento no puede serlo».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído