La CUP, Rahola, Rull, Reyes, Voltas, Anglada, Torra, Soler y Delgado cargan contra Pablo Iglesias

La irrupción en tromba de Podemos dinamita el ‘proceso secesionista’ en Cataluña

La formación de Iglesias aporta ciudadanos a las urnas y acaba con el sueño de una noche de verano del independentismo de crecer en el área metropolitana con su discurso de "un país nou", de empezar de cero

El independentismo más radical embiste en grupo contra el líder de Podemos por su poco entusiasmo hacia el proyecto secesionista de Mas y Junqueras, pese a defender el "derecho a decidir"

La presencia en Barcelona del líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha servido para clarificar su mensaje sobre Cataluña. Y ha sido un mensaje inequívoco: «No quiero que Cataluña se vaya».

Y con ese telón de fondo, escribe Francesc Moreno en ‘Crónica Global’:

No me extraña que los independentistas estén que trinen. Pablo Iglesias tiene un efecto muy pernicioso para sus objetivos. Moviliza un amplio electorado no independentista pero harto del sistema, o que nunca ha participado en él. Votantes socialistas, de ICV y, en menor medida, de otros partidos, pero tambíen muchos abstencionistas, sobre todo entre los jóvenes.

Además de personas que se definen de izquierdas, Podemos conecta con colectivos antisistema que no se han identificado necesariamente con la izquierda.

Desde partidarios de medicinas alternativas o de los clubs cannábicos, hasta animalistas. Amplios colectivos que viven de espaldas al sistema. Siempre han existido pero la crisis ha hecho que proliferen.

Podemos ofrece lo mismo, pero sin los riesgos de la ruptura

Podemos no quita votos al independentismo, pero tiene una consecuencia igualmente nefasta para sus intereses.

El independentismo está estancado o a la baja. Podemos aporta ciudadanos a las urnas y acaba con el sueño de una noche de verano del independentismo de crecer en el área metropolitana de Barcelona aprovechando su discurso de «un país nou», de empezar de cero.

Podemos les ofrece lo mismo, pero sin los riesgos de la ruptura, sin tener que renegar de sus abuelos, padres o hermanos. Sin tener que «perdonar» a Pujol o a otros patriotas con cuentas en paraísos fiscales, sin tener que coincidir en su opción con el director del hospital donde trabaja nombrado por CiU, o el alcalde o concejal nacionalista de su pueblo, tan alejado de sus intereses y de su forma de ser.

Nada de mezclarse con la ‘casta’ aunque se disfrace de ‘rebelde antiespañola’. Son el poder y hay que derrotarlo.

El «jamás abrazaré a Mas» resume a la perfección lo que trato de explicar.

Podemos además condiciona la estrategia de ERC y CUP, y hace imposible, si no lo era ya, la lista unitaria exigida por Mas.

ERC y CUP no pueden abandonar, ni aunque sea transitoriamente, el eje social. No pueden mezclarse con «corruptos y recortadores». Con los ricos de siempre. Con los que viven de las comisiones, con los que apoyan la reforma laboral.

Hoy las plebiscitarias están más lejos

En otro orden de cosas, algunos equiparan el apoyo al derecho a decidir manifestado por Iglesias a las posiciones del PSC o ICV. Craso error.

Hay una diferencia sustancial. No hay en Iglesias ningún complejo frente al independentismo, como ha sido habitual y sigue siéndolo en el PSC o ICV. No son independentistas de corazón a los que la razón les hace ser federalistas.

No quieren redimir Cataluña. Están por una tarea superior para ellos: «Redimir a toda España».

Todo ello me lleva a una conclusión. Hoy las plebicistarias estan más lejos. Por lo que he dicho en el parráfo anterior y porque arriesgarse a unas elecciones con un Podemos impoluto, sin las desavenecias internas que sin duda llegarán, sin que todavía se le ponga cara en los municipios a sus representantes, en plena euforia, es un suicidio.

Y aunque Mas parece enajenado, no creo que sea de los que opta por el suicidio.

EL CABREO DE LOS INDEPENDENTISTAS PATA NEGRA

El discurso del líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante el acto celebrado este domingo en Barcelona no ha sentado nada bien entre el independentismo.

A pesar de que Iglesias ha reiterado su apoyo al «derecho a decidir» de los catalanes (es decir, el derecho a la autodeterminación), su posición en contra de la secesión le ha supuesto duras críticas.

El enfado de la CUP

Tampoco han gustado las palabras de Iglesias asegurando que él nunca se abrazaría con Mas, como sí hizo el diputado autonómico de la CUP David Fernández tras la consulta independentista del 9N.

«Un abrazo, Pablo Iglesias, pero en relación a comprometerse con la celebración de un referéndum de independencia, ¿qué?», se han preguntado desde el Twitter de la formación de la izquierda radical independentista.

De hecho, el propio Fernández ha mandado un irónico «abrazo sincero y entero» a Iglesias, que se lo ha devuelto con otro mensaje: «Un abrazo enorme a ti. Habrá diferencias y críticas entre nosotros, es normal, pero gente como tú es ejemplo y referente».

Rahola: «Che Iglesias», como «Mío Cid Rajoy»

El coordinador general de CDC, Josep Rull, también ha respondido al líder de Podemos: «No hay nada más democrático que reconocer que Cataluña es una nación y reconocer el derecho de los catalanes a poder decidir nuestro futuro. Eso es lo que esperamos, que sean coherentes con el discurso de regeneración y apuesten por un referéndum vinculante».

Por su parte, Pilar Rahola -asesora del presidente de la Generalidad, Artur Mas, a través del CATN- no ha dudado en cargar contra Iglesias en diversos tuits:

«La frase de Pla, ‘lo más parecido a un español de derechas es un español de izquierdas’, ha quedado hoy certificada con un mesías con coleta. […] Entre Mío Cid Rajoy y Che Iglesias, respecto a Cataluña, hay más parecidos que diferencias. Y ninguno quiere que decidamos los catalanes».

Reyes: «Que sea exclusivamente catalán y no una sucursal de España»

Eduardo Reyes, presidente de Súmate -entidad que agrupa a castellanohablantes independentistas-, también se ha sumado a las críticas a Iglesias desde Twitter: 

«Pablo Iglesias, hace poco más de un año me dijiste que el problema de Cataluña corresponde única y exclusivamente a los catalanes. ¿Ya no? […] Una vez nos engaño un tal Felipe. Si nos dejamos engañar otra vez solo nosotros seremos culpables. No nos podemos dejar engañar. […] Si Podemos quiere ser un partido, que sea exclusivamente catalán y no una sucursal de España. Cataluña es una nación».  «Tu amigo Garzón amparaba las torturas a los nuestros»

El editor de la revista Time Out y ex secretario de Cultura de la Generalidad, Eduard Voltas, es otro de los que ha mostrado su enfado hacia el líder de Podemos. «Pablo, tu amigo Villarejo nos metía en el talego y tu amigo Garzón amparaba las torturas a los nuestros. Lecciones, ni una. Ni una», le ha espetado en un tuit, antes de criticar el «golpe bajo» a David Fernández.

Y ha aprovechado la ocasión para cargar contra la dirigente de Podemos Gemma Galdón -que también ha intervenido en el acto de este domingo-: «Felicito a Gemma Galdón porque ya tiene lo que siempre ha buscado: un partido para hacerle la cama a la izquierda independentista».

Anglada: «El mismo engaño de siempre»

Martí Anglada (‘embajador’ de la Generalidad en Francia y Suiza, y ex corresponsal de TV3 en Bruselas y Berlín) también ha criticado la posición de Iglesias: «Sí al derecho a decidir, pero en un sentido amplio. Ya estamos de nuevo. El mismo engaño de siempre. ¿No nos damos cuenta?».

«Te quedas asombrado de la cantidad de gente de izquierdas que no quiere la revolución que lo cambiaría todo: la independencia», ha añadido el director del Borne Centro Cultural, Quim Torra.

Toni Soler: «El centralismo mental más rancio»

Por su parte, Toni Soler, comisario de los actos del Tricentenario de 1714 que organiza el Ayuntamiento de Barcelona, y propietario de una de las productoras que más facturan a TV3, ha cargado contra «el golpe bajo» de Iglesias a David Fernández, y ha señalado que «comparar a Artur Mas con Esperanza Aguirre, eludiendo el hecho de que Mas está a punto de ser procesado por intentar consultar a los ciudadanos, es un cagada de dimensiones bíbilicas».

«Iglesias asume el centralismo mental más rancio, de la dialéctica tronada del café para todos», ha añadido.

Oriol Soler: «Final del españolismo y final de España»

En una línea similar se ha posicionado el periodista de 8TV Pere Martí: «La supuesta izquierda alternativa española actúa como la derecha: antes el eje nacional que el social. Por eso ataca a David Fernández».

Oriol Soler, presidente del Grup Cultura 03 -uno de los más subvencionados por la Generalidad- y cofundador del diario Ara, se ha mostrado más optimista:

«Ya que esta tercera vía tenía que venir igualmente, mucho mejor que sea Podemos, que acabara con C’s y el PSC, para acabar a continuación con España. Buenas noticias en tres actos: nos hacen espabilar, final del españolismo y final de España».

‘Lerrouxista’ y ‘franquista’

Más duro ha estado el cantante y concejal de la CUP Francesc Ribera Titot: «El que saluda reyes, abraza torturadores y aplaude a rabiar papas viene a Barcelona a dar lecciones. Negar la independencia a los Países Catalanes es defender y consolidar las conquistas de Felipe V en Almansa y Franco en el Ebro».

Finalmente, el profesor de antropología de la UB Manuel Delgado Ruiz ha tildado el discurso de Iglesias de «lerrouxismo antisistema».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído