LA ARRIESGADA MANIOBRA POLÍTICA DEL PSOE

Micaela Navarro, una presidenta en la sombra para sustituir a Susana Díaz

Susana Díaz tiene el ADN de animal político creado en la factoría del socialismo andaluz

Para realizar ese viaje, Díaz necesita primero ganar en Andalucía para afianzar su liderazgo

La pasión de Susana Díaz es Andalucía y todo lo hace por ella, asegura. ¿Incluso marcharse a Madrid para convertirse en la candidata del PSOE a la Moncloa?

El giro maquiavélico se resolvería con un lacónico «como mejor puedo servir a Andalucía es desde Madrid», y entonces nadie podría acusarla de mentir cuando dice que su tren pasa únicamente por su comunidad. Porque la jugada maestra del adelanto electoral sólo se entiende si la presidenta andaluza acaba bajándose en la estación de Atocha.

Para realizar ese viaje, Díaz necesita primero ganar en Andalucía para afianzar su liderazgo y presumir de ser la única en su partido que ha derrotado al Partido Popular y a Podemos.

Se trata de una maniobra no exenta de riesgos, pero que advierten en Susana cualidades de animal político creado en la factoría del socialismo andaluz. No hay que olvidar que la última esperanza del PSOE -y del bipartidismo- echó los dientes en política antes incluso de aprobar Derecho Romano.

Su decisión de adelantar las elecciones tiene muchas aristas. La coartada oficial de la presidenta andaluza ha sido la inestabilidad en su gobierno propiciada por IU, al que acusa de radicalizarse por su acercamiento a Podemos.

MICAELA NAVARRO, EN LA SOMBRA

Una explicación simplista que el PSOE andaluz intenta explotar pero que esconde la posibilidad de una rápida sucesión en detrimento de Micaela Navarro.

La presidenta del PSOE -elegida por la ejecutiva federal socialista en julio de 2014- sería la elegida para sustituir a Díaz si ésta decide presentarse a las primarias que su partido celebrará en verano para elegir al candidato a las elecciones generales. Pedro Sánchez, que ya ha anunciado que se presentará, sabe que una victoria socialista en Andalucía daría alas a Susana Díaz.

ALBERTO GARZÓN, CULPABLE DE LA FRACTURA

No es casualidad que a partir de ahora Micaela Navarro acapare mayor protagonismo. La presidenta del PSOE salió al paso para preparar el terreno y echarle un capote a Díaz. Sus palabras, aunque en consonancia con la línea oficial, alimentan la sensación de temporalidad de Susana al frente de la Junta de Andalucía por la manera en la que comenzó la frase: «De momento, no tengo ninguna duda porque la conozco y sé de su compromiso con Andalucía», dijo.

Claro que para acelerar todo el proceso Díaz no ha seguido el camino más estético. La presidenta andaluza utilizó el último pleno de la legislatura del parlamento andaluz para blindar a sus tres exconsejeros preimputados por el caso de los ERE fraudulentos (Antonio Ávila, Carmen Martínez Aguayo y Francisco Vallejo).

Ello fue posible gracias a los votos de los 47 diputados socialistas que permitieron su inclusión in extremis en la Diputación Permanente de la Cámara para alargar su aforamiento y evitar que puedan ser citados a declarar por la juez Alaya debido a la disolución del Legislativo.

Han tenido que pasar dos días tras su llamada a IU en la que anunciaba el adelanto electoral al 22 de marzo para que Susana Díaz haya aludido a Alberto Garzón como el causante de la ruptura. «No se puede estar en el Gobierno y en la oposición. Si alguien tiene un problema de convergencia (en alusión a Garzón y Podemos) y no sabe dónde quiere estar en el futuro, no voy a permitir que Andalucía esté por miedo».

La deslealtad, claro, ha sentado como una puñalada en IU. Su coordinador general, Antonio Maíllo, avisa de que no se volverá a repetir un pacto con el PSOE a menos que la militancia de IU diga lo contrario. «Han cometido una deslealtad, y cualquier decisión electoral le corresponderá decidirla a la militancia».

Pero eso no quiere decir que su formación se eche en los brazos de los populares, a los que jamás dejará gobernar sin mayoría absoluta, como sucede en Extremadura. «Nunca vamos a permitir que el PP gobierne en Andalucía».

¿CONTRA EL PSOE O CONTRA EL PP?

No hay duda de que IU es la gran derrotada de este adelanto del que sospechan que Felipe González es su gran valedor. El líder de IU, Antonio Maíllo, admitió que la presidenta le había propuesto una ruptura pactada que por supuesto rechazaron. «Susana no es de fiar, el PSOE en cuanto puede te la juega», explica Maíllo.

Pero el adelanto electoral también es una forma de demostrar que, si al final obtiene la victoria, el bipartidismo resiste. Díaz sabe que sus rivales están en la izquierda, pues el PP de Moreno Bonilla no acaba de despegar en las encuestas.

Todos los sondeos sitúan a los populares como segunda fuerza política andaluza, muy lejos de los 50 escaños logrados por Javier Arenas en 2012. La encuesta del grupo Joly de diciembre vaticina que los socialistas obtendrían el 30,9% de los votos frente a los 24,9% de los populares.

Ante ese escenario, el PP está en una encrucijada: ¿contra quién hacer la campaña electoral? ¿Contra el PSOE, que es el máximo favorito en las encuestas o contra Podemos, que es en realidad quien amenaza el bipartidismo? Si los populares optan por la primera opción harían aún más fuerte a Susana Díaz, que se encontraría en la mejor de las situaciones posibles: todos contra ella.

La segunda vía, el ataque a Podemos, sería trasladar las consignas que desde el PP nacional se lanzan casi a diario contra el partido de Pablo Iglesias para agitar el voto del miedo. O el caos o yo. La eficacia de ese mensaje podría ser diferente en el caso de Andalucía, donde la formación de extrema izquierda no parece una amenaza tan grande como en otras comunidades donde tiene mayor arraigo, caso de Madrid.

Un ataque así daría alas a Podemos, que basaría su campaña electoral en su lucha contra la casta PP-PSOE, mensaje que hasta el momento le ha dado grandes resultados en las encuestas.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído