AÚN COLEA EL ACTO SECESIONISTA DEL 9-N

Mas afirma que la decisión del Tribunal Constitucional evidencia que el «único camino» para la consulta es el 27-S

Sin la consulta "es casi imposible dirigir la política catalana en los próximos años"

Mas afirma que la decisión del Tribunal Constitucional evidencia que el "único camino" para la consulta es el 27-S
Artur Mas.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado que la inconstitucionalidad de la Ley de Consultas y la convocatoria del 9N que ha dictaminado este miércoles el Tribunal Constitucional (TC) evidencia que el «único camino democrático y legal» para el derecho a decidir de los catalanes son unas elecciones, ya avanzadas al 27 de septiembre.

«Ahora sólo queda un camino democrático y legal para poder hacer la consulta que en algún momento debemos hacer», ha defendido el 25 de febrero de 2015 al empezar su conferencia en el Cercle d’Economia.

«Lo hubiésemos querido hacer de otra manera», ha asegurado, pero cree que el 27S acaba siendo la opción que queda, ante la imposibilidad de acordar con el Gobierno central un referéndum sobre las relaciones entre Cataluña y el resto de España.

Ha recordado que primero intentó precisamente hacer un referéndum acordado con el Estado, que no se consiguió, y después intentó una consulta de acuerdo con una ley del Parlament: «Ahora también nos dicen que no».

Así, el presidente ha lamentado que el TC «dice parcialmente que ‘no’ a la Ley de Consultas y ‘no’ al decreto de convocatoria» del 9N.

«SÓLO NOS DEJAN UN CAMINO»

«Quiere decir que sólo nos dejan un camino para poder consultar al pueblo de Catalunya, que es en forma de elecciones», ha defendido, porque se han agotado las vías para el derecho a decidir de los catalanes.

Además, alega que «es casi imposible dirigir la política catalana en los próximos años de manera mínimamente solvente y convincente» si no se resuelve la que considera la cuestión principal planteada a los catalanes: qué nivel y forma de relación debe haber con España.

Ha apostado por el diálogo y el consenso, pero ha advertido al Estado de que eso requiere precisamente voluntad de diálogo, consenso y acuerdo, y ha acusado al Gobierno central de no tener voluntad para eso:

No se trata de encontrar una vía intermedia según el Estado, sino de que claudiquemos.

«Si no planteamos un conflicto, la alternativa es la de pagar, callar y obedecer», ha dicho el presidente, que ha comparado al Estado con una familia que priva a sus hijos de una cuota de libertad y desarrollar su propia personalidad.

«La situación no es sostenible» y así lo aprecia una parte sustancial de la sociedad catalana, ha apuntado Mas, que ha destacado que aunque el catalanismo ha logrado democratizar, europeizar y modernizar al Estado, no ha logrado desarrollar el proyecto propio y singular para Catalunya que deseaba.

Mas ha admitido que está poco esperanzado de que haya un cambio tras las elecciones generales, y ha reprochado al Gobierno central que haya respondido con «un bloque de hormigón y querellas criminales» a las movilizaciones a favor del derecho a decidir de los últimos años.

También ha admitido que el proceso soberanista puede generar dudas pero se ha preguntado: «¿Cuál es la alternativa? ¿Volver a hacer un Estatut? ¿Renunciar a nuestro autogobierno y quedarnos diluidos?».

«Ni por la historia de lucha de este país ni por la voluntad de su gente nos podemos permitir que el país acabe diluido», ha concluido el presidente, que ha defendido el consenso con otros partidos y la vía del diálogo.

Te puede interesar

Autor

Javier Velasco-Arias

Javier Velasco-Arias, biblista y educador.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído