NO HABLA DEL CORRUPCIÓN NI DE LAS AYUDAS DEL PER

Si no puedes con tu enemigo… el PP andaluz renuncia a hacer oposición a Susana Díaz

En los últimos tres años el Gobierno de Rajoy ha destinado 147 millones de euros al PER

Si no puedes con tu enemigo... el PP andaluz renuncia a hacer oposición a Susana Díaz
Juanma Moreno. Flockr/PP

La Política Agraria Común, que es la mayor política de ayudas de la UE, absorbe el 40% de todo su presupuesto

Chaves Nogales afirmaba que el señoritismo, los campos incultos, la usura y el latifundio eran los cuatro puntos cardinales de la literatura demagógica que se hace al hablar del campo andaluz.

En una Andalucía, la del siglo XXI, trufada de corrupción y con un sistema clientelar implantado especialmente en el ámbito rural, las opciones que un partido político tiene de ganar en la comunidad pasan inevitablemente por asumir esta realidad.

Es lo que ahora parece haber entendido el PP después de años de duras críticas a este sistema de ayudas cuya máxima expresión son las subvenciones del PER -vigente desde 1986- en las zonas agrarias.

Bajo la premisa de si no puedes ganar a tu enemigo -el PSOE-, únete a él, el Gobierno de Rajoy apuesta en plena precampaña electoral en Andalucía por reducir de 35 a 20 el número de peonadas para acceder al subsidio agrario.

La medida -en realidad, una vieja promesa electoral- adoptada por el Gobierno central permite al PP andaluz pasar ahora al contragolpe acusando a los socialistas de haber preferido que no se rebajara el número de peonadas y seguir utilizando el dolor de los jornaleros para buscar un puñado de votos.

Aunque la decisión procede del Ejecutivo, los populares andaluces se anotan el tanto sosteniendo que fueron ellos los que trasladaron la medida al Gobierno. Entienden que era necesario rebajar las peonadas ante la caída de la producción del olivar, según señala la secretaria general del PP andaluz, Loles López.

La reducción de las peonadas tiene efecto retroactivo desde el mes de septiembre con el objetivo de que ningún trabajador eventual se quede sin cobrar la prestación por la mala cosecha de la aceituna.

Una ayuda de 2.500 euros al año por jornalero

Pero habría que esclarecer varios puntos sobre el PER. El primero es que sin el impulso de la Unión Europea no se entiende la creación de este subsidio en Andalucía.

La Política Agraria Común, que es la mayor política de ayudas de la UE, absorbe el 40% de todo su presupuesto. De los 7.249 millones de euros que correspondieron a España en 2013, 2.000 millones se destinaron a la región andaluza.

El Estado se gasta cerca de 700 millones de euros en el pago de los subsidios, cuya renta agraria en Andalucía representa un 2% del gasto nacional en prestaciones por desempleo del régimen general de la Seguridad Social -el paro-, que supera los 32.600 millones al año.

Con la reciente bajada a 20 del número de peonadas para aspirar al PER, los trabajadores que alcancen esa cifra anualmente tendrán una prestación de 426 euros durante seis meses (la media del desempleo contributivo es de 860 euros).

Los trabajadores perciben en torno a 2.500 euros al año, una cantidad que se duplica en el caso de los jornaleros mayores de 52 años. En los últimos tres años el Gobierno de Rajoy ha destinado la misma cantidad -147 millones de euros- a este subsidio.

Los más de 30 años que el PSOE lleva en el gobierno de Andalucía arrojan un balance desalentador: se trata de la comunidad autónoma con el paro más alto de España y de la Unión Europea. En 2014, el desempleo alcanzaba el 34,2% de la población activa de la región, frente a la media nacional del 23,7%.

Se trata de una situación que ni mucho menos es nueva en el sur de España, que durante los convulsos años 30 se enfrentó a un paro altísimo y a una enorme brecha social que amenazaba con transformarse en fuerza subversora del régimen republicano.

Aunque suene contradictorio, los propios jornaleros casi preferían a los señoritos que a la moderna burguesía. «Donde no hay señoritos los braceros estaban condenados a perecer de miseria. Se puede decir que el jornalero prefería el señorío feudal antes que el moderno explotador industrial», resumía Manuel Chaves Nogales.

«Susana Díaz tiene una sensibilidad de cartón piedra»

Cifras y episodios históricos al margen, el PER constituye desde hace décadas un elemento de bronca política en Andalucía entre socialistas y populares. La secretaria general del PP andaluz aprovecha la inminencia de las elecciones autonómicas para acusar a Susana Díaz de no haber aportado ninguna solución al sufrimiento que padecen las familias andaluzas más necesitadas.

«El PP ha cumplido su compromiso con el campo andaluz y con las familias jornaleras pero me pregunto dónde están las medias y políticas sociales de la señora Díaz para paliar la difícil situación de los trabajadores del campo».

La secretaria general del PP andaluz denuncia la «sensibilidad de cartón piedra» de la candidata socialista, a la que acusa de hablar mucho pero de hacer muy poco por solucionar los problemas.

«Los andaluces necesitan un gobierno serio que cumpla con dé soluciones y no sólo palabras».

El propio candidato del PP a la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, se expresaba en términos parecidos el 28 de febrero 2015 durante un homenaje a Blas Infante durante el Día de Andalucía.

«Somos los que más paro tenemos de Europa y el gobierno andaluz ha sido incapaz de gestionar sus recursos y sus competencias para generar empleo. Mientras la Junta ha sido incapaz de gastar 800 millones de euros en políticas activas de empleo, muchos jóvenes tienen que emigrar para buscar oportunidades».

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído