PD ENTREVISTA AL CANDIDATO DE IU A LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Antonio Maíllo: «Ahora no veo a la militancia de IU muy por la labor de pactar con Susana Díaz»

"El modelo de la UE para Andalucía es de servicios, y no lo compartimos"

Antonio Maíllo: "Ahora no veo a la militancia de IU muy por la labor de pactar con Susana Díaz"
Antonio Maíllo.

No presume de currículum -profesor durante 20 años de Latín y Griego y habla inglés e italiano-, pero se indigna cuando ve que gobierna alguien que no sabe lo que es trabajar en una empresa con un contrato de seis meses, un peligro social y político, asegura.

El candidato de IU a la Junta de Andalucía, Antonio Maíllo (Lucena, 1966), cree que lo que falla en Andalucía es el modelo productivo, por eso propone impulsar las pymes y las cooperativas. Ahora muchas madres respiran aliviadas porque promete un plan para que los jóvenes que trabajan fuera vuelvan a España.

-El PSOE lleva tres décadas en el poder y el paro es el más alto de España, hay quien cree que Andalucía no tiene remedio.

No hay que instalarse en la melancolía, que así no se construye futuro. Tenemos que ir hacia un cambio de modelo económico con una base radicalmente diferente a la que tenemos ahora. Andalucía tiene futuro y soluciones. Hay muchos matices en esta Andalucía poliédrica. Espero dar la sorpresa el 22 de marzo.

-Ya no hay quien se crea las encuestas, ¿se ve ganando a Díaz y a Moreno Bonilla?

En el debate a tres que libramos en Canal Sur esta semana hubo un momento de inflexión. Desde entonces estamos con mucho entusiasmo.

-Vayamos al grano, ¿cuál es el mayor problema de Andalucía?

El desempleo, sin lugar a dudas.

-¿Y cuál es su política para acabar con el paro?

Hay que actuar sin paliativos, es decir, cambiar de modelo económico para impulsar un modelo de sectores diversos como el agroalimentario, el turismo, la construcción sostenible, apostar por las energías renovables, la reindustrialización y el pequeño comercio. Hay que definir esos sectores y establecer una coherencia y la prioridad de gasto e incentivos públicos para esas actividades económicas.

-Sea más concreto…

Si soy presidente de Andalucía propondré que durante 6 meses mi gobierno se encierre con los agentes sociales y económicos para llegar a diciembre con una estrategia dirigida a crear empleo estable y de calidad. De lo que se trata es de llegar a un modelo productivo que no desguace el empleo como se está produciendo ahora.

-¿Nada de contratos basura?

Se está contabilizando como empleo nuevo cuando una persona que se jubila es sustituida por tres personas que ganan cada una un tercio del salario del antiguo trabajador. Eso no es crear empleo. Nosotros estableceremos un plan específico de retorno de los jóvenes exiliados y de incentivo a los menores de 30 años, que son los que más sufren el paro.

-Tiene mayor preparación que Susana Díaz y Moreno Bonilla, que además de tardar diez años en acabar sus carreras no han ejercido fuera de la política.

No sé si estoy más formado que ellos, lo que sí sé es que tengo currículum profesional lejos de la política. Me gusta el modelo del compromiso temporal en los cargos políticos. He estado 20 años en un instituto como profesor. Soy consciente con lo que debe ser la nueva política, que la gente no la vea como una forma de colocación, sino de servicio temporal para luego volver a tu puesto de trabajo. No me parece que nos gobiernen quienes no han conocido nada fuera de las cuatro paredes de un partido político.

-Susana Díaz esgrimió la inestabilidad del gobierno con IU como coartada para adelantar las elecciones. ¿Era una excusa para prepararse el terreno hacia Madrid?

Sí, fue una coartada condicionada a intereses absolutamente personales, que son legítimos desde su posición política, pero no utilizando a Andalucía. Hay un escenario abierto que va a indicar que Susana se equivocó, porque quien adelanta sin justificar lo paga. Además se abre una bolsa de indecisos que a mí me estimula para desarrollar una campaña intensa desde el punto de vista pedagógico porque estoy convencido de que cuanto más se conozcan nuestras propuestas más gente votará a IU el 22 de marzo.

-Imagine que Susana gana pero necesita su apoyo para formar gobierno. ¿Se olvidan viejas rencillas y vuelven a prestar apoyo?

La señora Díaz ha roto un acuerdo que obligaba a terminar este año leyes muy importantes como la Ley de participación ciudadana, la ley de Memoria democrática, la banca pública o la ley de renta básica. La decisión de un nuevo pacto no sería mía sino de la militancia de IU, y ahora mismo no veo a nuestra gente por esa labor.

-Hay quien dice que no tienen credibilidad en la lucha contra la corrupción porque han formado gobierno con los socialistas del escándalo de los ERE.

Desde el primer minuto hasta el último que hemos estado en el gobierno andaluz no ha habido ningún caso de corrupción. IU entra en el gobierno para que no haya corrupción y obligamos a que se constituyera una comisión de investigación en el parlamento sobre el caso ERE. Se editó un libro con más de 1.567 páginas con unas conclusiones propuestas por IU y votadas en contra por PSOE y PP.

Hemos hecho lo que no se ha hecho en ningún gobierno: reabrir expedientes que estaban cerrados desde 2007 (porque no tenían satisfechas las subvenciones para los fines que se habían concedido) y obligar a las entidades que lo incumplieron a devolver ese dinero. El caso ERE es responsabilidad del gobierno de la mayoría absoluta del PSOE.

-¿Por qué cuesta tanto que nazcan grandes empresas en Andalucía? ¿No se reúnen las condiciones adecuadas por la excesiva legislación/impuestos?

No comparto ese análisis. Andalucía tuvo focos industriales que el Tratado de Maastritch (1992) ha desmantelado con un modelo enfocado a una economía de servicios. Nosotros nos negamos a ser los camareros de los jubilados daneses y alemanes. Queremos reindustrializar Andalucía, y tenemos un tejido productivo muy potente -pymes, cooperativas y autónomos-, pero en la dimensión de las empresas no está la clave, la clave está en la capacidad de asociación de las empresas o cooperativas para establecer estrategias conjuntas.

-¿Andalucía no es atractiva para las grandes empresas?

Hemos aprendido que cuando vienen empresas al calor de ayudas millonarias se marchan cuando las ayudas desaparecen. Queremos un estímulo y un incentivo a gente que se comprometa con nuestra tierra. Hay que impulsar las pymes y las cooperativas, el verdadero tejido productivo andaluz. Las empresas del Ibex 35 generan en Andalucía sólo un 4,5% de los puestos de trabajo.

No es un problema de tamaño, sino estructural que requiere un modelo diversificado en el ámbito agrario, que sigue siendo la principal actividad económica de Andalucía. Hay que garantizar que los productos de nuestra tierra se queden aquí, no como sucede con el aceite de oliva, que lo producimos en Andalucía y lo distribuyen fondos buitres quedándose fuera el valor añadido.

-«Las oligarquías siguen manejando la UE y el Estado», es una frase suya.

El modelo de la UE para Andalucía es de servicios, y no lo compartimos. Tenemos que reivindicar la reindustrialización. Queremos modificar ese diseño que nos han hecho desde Europa y que ha asumido el gobierno español. Hay que cambiar una economía de servicios por una diversificada, es decir, que no dependa en exceso de un solo sector. El diseño actual no es el que Andalucía necesita porque tiene un paro estructural del 34%.

-Usted pertenece al PCE, ¿no es Podemos el mismo perro con diferente collar?

Pues no lo sé, porque aún no sé lo que es Podemos. No se definen ni de izquierdas ni de derechas, por lo que no puedo hacer una valoración. En cambio IU es un proyecto con mucha solidez desde el punto de vista programático e ideológico.

-«Cuba va, Cuba vencerá», gritó usted en la Asamblea balance de IU en diciembre. ¿Está Cuba más cerca de vencer tras el fin del bloqueo de EEUU?

Obama reconoció el error de la política de Estados Unidos hacia Cuba y frente a eso el ofrecimiento de Cuba es de diálogo con los vecinos. Cuba está ahora más fuerte porque un gigante con una población 25 veces mayor y que es la primera potencia mundial ha tenido que reconocer que se ha equivocado 50 años con una isla de 11 millones de habitantes. Hay una simpatía hacia Cuba no sólo por la política, sino porque nos sentimos muy identificados con lo que fue Cuba y su vinculación con nuestro país.

-¿No deberían dar un paso hacia la democracia?

Cuba tiene su sistema, tienen un proceso que se llama los lineamientos donde están abordando un nuevo modelo de país desde el punto de vista económico y social. Ha sido un debate que va a deparar muchas sorpresas en la actualización de su proceso.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído