RITA MAESTRE, NÚMERO TRES DE 'AHORA MADRID'

Podemos incluye en su lista por Madrid a la novia de Errejón, asaltante de la capilla de la Complutense

Cuatro años del ataque a la libertad religiosa en la universidad pública

Podemos incluye en su lista por Madrid a la novia de Errejón, asaltante de la capilla de la Complutense
Rita Maestre.

Cuatro años después del asalto a la capilla de la Complutense, la utopía de laboratorio cocinada a fuego lento en la facultad de Ciencias Políticas se ha hecho partido.

Aunque en marzo de 2011 no existiera como tal, el germen de Podemos se aprecia con nitidez en el ataque a la pequeña capilla del campus de Somosaguas de la universidad madrileña. Dos protagonistas: Rita Maestre, número tres de la candidatura favorita a las primarias de Ahora Madrid -unión de Podemos, Ganemos Madrid, IU y Equo-, y el profesor Juan Carlos Monedero.

En marzo de 2011 una treintena de jóvenes del grupo Contrapoder -asociación fundada por Pablo Iglesias- irrumpe semidesnuda en la capilla de la facultad de Sociología. Entre ellas se encontraba Rita Maestre, actual novia de Íñigo Errejón.

Días después se celebra una misa de desagravio en la misma capilla que cubro para el semanario Alba. Un millar de personas asiste a la misa que la mayoría oye desde el exterior ante la imposibilidad de acceder a la misma por las pequeñas dimensiones del oratorio.

Fuera un grupo de jóvenes increpa a los fieles presentes en la misa. Interrumpen la liturgia mientras vociferan que las capillas no deberían estar en los espacios públicos. Detrás de ellos se escucha otro reproche: «Habéis venido a provocar, habéis venido a provocar», grita alguien muy enfadado.

Levanto la vista sorprendido porque ahora no se trata de ningún alumno. Qué va. ¿Quién será este hombre bajito que gruñe detrás de unas gafas parecidas a las de Trotski?

Un joven que participa en la batalla dialéctica me dice que se trata de Juan Carlos Monedero, un profesor de Ciencias Políticas muy famoso entre los estudiantes por sus alegatos comunistas en clase.

El profesor -doctor- se dirige a la gente con muy malos modos por asistir a la misa y reitera su rechazo a que haya una capilla en la universidad. Más allá de mi sorpresa al comprobar que en la Complutense se imparten clases magistrales de intolerancia con absoluta impunidad, me quedo estupefacto por el aplomo y la mirada de odio del profesor Monedero. «Juan Carlos Monedero, ya no se me olvidará este nombre», apunto en mi libreta.

Iglesias no habla de las agresiones ultraizquierdistas en la facultad de Derecho

No sería la única vez que grupos de ultraizquierda protagonizan este tipo de acciones. El 20 de noviembre de 2013 una turba bajo la pancarta Bloque Antifascista de Madrid irrumpe en la facultad de Derecho de la Complutense al grito de «fuera, fascistas, de la universidad».

De la violencia verbal se pasa a la física y el asalto se recrudece con diversas agresiones a varios alumnos y el destrozo de parte del mobiliario. Algunos de los chicos agredidos tienen que ser atendidos en el hospital.

Por entonces escribía en La Gaceta y se me ocurrió llamar a un profesor de la universidad para que me diese su punto de vista. Ya llovía sobre mojado dentro del campus. Quién mejor que el profesor de Ciencias Políticas Pablo Iglesias -por entonces tertuliano de El Gato al Agua de Intereconomía TV- para hablar del asunto, me dije.

Le llamé un día después de los hechos que aparecieron en todos los medios de comunicación de España. El profesor Iglesias atendió mi llamada y cuál fue mi sorpresa cuando me dice que no sabe nada del asalto -¡24 horas después!- y que no puede dar su opinión sobre algo que desconoce.

Le explico brevemente lo sucedido y propongo llamarle por la tarde para que tuviera tiempo de documentarse por su cuenta. Él accede y acordamos una hora.

Llegada la hora le llamo, pero cuál es mi sorpresa -otra vez- cuando no responde al teléfono ninguna de las ¿seis, siete? veces que lo intento. Pablo Iglesias falta a su palabra y ni siquiera es capaz de enviarme un mensaje disculpando no poder (o querer) atenderme.

Se me echa la tarde encima porque la hora del cierre del periódico es inminente. Menos mal que logro contactar con la decana de la facultad de Derecho, que narra en primera persona el asalto a la facultad. Desgraciadamente algo así era previsible, se lamenta.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído