Contra el fallo de junio del año pasado dictado por la Audiencia de Palma

El TS exculpa a los guardias civiles condenados por torturar a dos ingleses

El Supremo se fundamenta en que los denunciantes nunca ratificaron su denuncia ante la autoridad judicial, y no fueron al juicio

El TS exculpa a los guardias civiles condenados por torturar a dos ingleses
Punta Ballena Reuters

El Tribunal Supremo ha absuelto a cuatro guardias civiles que fueron condenados a penas de entre dos y cuatro años de prisión por torturas y lesiones denunciadas por dos ciudadanos ingleses que previamente habían tenido un incidente con uno de ellos, que resultó lesionado en 2009 en Palmanova (Mallorca).

En una sentencia el alto tribunal declara haber lugar el recurso de los guardias civiles contra el fallo de junio del año pasado dictado por la Audiencia de Palma, que anula.

LA SENTENCIA

La Audiencia provincial declaró probado que uno de los guardias civiles, el sargento M.A.A.L., tuvo un incidente en la madrugada del 21 de noviembre de 2009 con un ciudadano inglés en el que éste le dio un golpe en la cara por el que cayó al suelo, por lo que el agresor fue detenido con un compatriota suyo que también se había visto involucrado.

La sentencia de la Audiencia añadía que los procesados y otros guardias civiles, para que ambos ingleses escarmentaran, entraron ese día en repetidas ocasiones en los calabozos donde se encontraban detenidos y donde les agredieron con golpes por todo el cuerpo, les amedrentaron y se mofaron de ellos.

La Audiencia condenó al sargento a cuatro años de prisión y dieciséis de inhabilitación por dos delitos de torturas graves y multa de 360 euros por otras tantas faltas de lesiones y a cada uno de los otros tres guardias civiles a dos años de cárcel y ocho de inhabilitación por un delito de torturas y 180 euros de multa por una falta de lesiones.

FUNDAMENTOS

El Supremo fundamenta la exculpación en que los denunciantes, que fueron condenados en un juicio de faltas, nunca ratificaron su denuncia ante la autoridad judicial y no fueron al juicio de los guardias civiles, con lo que las defensas de estos no tuvieron la posibilidad de someter su declaración a interrogatorio con plenas garantías de contradicción.

Además hace referencia a un acta de manifestaciones notarial en la que se desdicen de su inicial denuncia policial y en la que afirman que la misma se produjo como táctica defensiva tal como les fue aconsejado.

El alto tribunal explica que «el carácter odioso de los hechos denunciados no puede determinar una degradación de las garantías propias del proceso penal y especialmente del derecho a la presunción de inocencia, que constituye su principio fundamental y presupuesto básico».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído