CLAVES DE LAS ELECCIONES ANDALUZAS

Susana Díaz perpetúa la telaraña socialista en Andalucía gracias al descalabro del PP

¿Qué empresa mantendría a unos gestores que sólo garantizan malos resultados?

Décimas elecciones autonómicas en Andalucía y décima vez que el PSOE gobernará la comunidad, que a estas alturas parece una conspiración para que el periodismo no tenga nada nuevo que contar excepto el último caso de corrupción en la Junta.

El freno a Podemos -si es que se puede calificar así a estrenarse con 15 escaños-, la debacle del PP, la irrupción de Ciudadanos y la bajada en la participación (56,5% frente al 60,78% de 2012) son las otras noticias de la jornada andaluza en el año electoral y político más importante desde la Transición.

En la Andalucía en la que el paro es 10 puntos mayor sobre la media nacional y en la que la corrupción y el fraude se estiman en 6.000 millones de euros -el de los ERE es el mayor caso de corrupción de la historia de la democracia- Susana Díaz se ha estrenado en unas elecciones con una victoria incontestable.

Aunque sin mayoría absoluta, la socialista ni siquiera la necesita, ya que Podemos aún queda lejos y PP y Ciudadanos la dejarán gobernar en solitario.

EL MENSAJE DE SUSANA CALA: ‘UN TIEMPO NUEVO’

Si para calibrar el grado de confianza que suscita un candidato hay que preguntarse si estaríamos dispuestos a comprarle un coche, de Susana Díaz cabría decir que empezó la campaña vendiendo trenes y la acabó muy seria prometiendo «un tiempo nuevo», eslogan que ha funcionado de maravilla a todos los candidatos socialistas en los últimos 33 años: todos ganaron.

Habrá quien se haya frotado los ojos en la sede socialista como hizo José Antonio Griñán en 2012 al comprobar que el PP de Javier Arenas no alcanzaba la mayoría absoluta por un puñado de cinco mil votos, pero a estas alturas nadie duda de que el PSOE andaluz es lo más temido en la región desde que el general Castaños se impusiera -contra todo pronóstico- a las tropas napoleónicas en la batalla de Bailén. Si Castaños fue el primero en derrotar a Napoleón Susana es la primera en derrotar a Podemos.

A su hoja de servicios Susana también podrá añadirle el KO endosado al PP, que le otorga una medalla de la que Pedro Sánchez no puede presumir. Si algo ha aprendido Díaz en Andalucía ha sido a presentar con maestría la enésima victoria del PSOE como si fuera la primera.

La corrupción desbordante en la Junta es incluso un mecanismo de autodefensa: la propia Susana Díaz ha sido la primera en agarrar la pancarta de la transparencia en la enésima pirueta socialista para sucederse a sí mismo en el poder.

Parece mentira, pero cada cuatro años se hace verdad aquella frase visionaria de Gaspar Zarrías de que al PSOE le quedan 200 años en el poder para igualar a la derecha: faltan 167 años. Claro que nada de eso sería posible sin el papel de Canal Sur, una de las patas que sostienen la hegemonía socialista en Andalucía.

La cadena con vocación de consejería acumula pérdidas millonarias cada ejercicio sin que nadie discuta a sus responsables. ¿Qué empresa mantendría a unos gestores que sólo garantizan malos resultados?

Es evidente que no fue ese el fin con el que nació la cadena, sino como guardia de corps del socialismo andaluz en copia exacta de la máxima impuesta por el director de TVE durante el felipismo, José María Calviño, según la cual el objetivo del responsable de un canal público es impedir que la oposición llegue al poder.

En la acera de enfrente el PP apenas puede disimular su derrota en una comunidad en la que ya nadie confía en que pueda gobernar alguna vez. Los populares pierden 17 escaños respecto a las últimas elecciones.

Nueve han ido a Ciudadanos, ¿y los otros ocho? Seguramente entre la abstención y alguno habrá ido a Podemos, que además de aglutinar el voto de la extrema izquierda (le ha quitado 7 escaños a IU) recoge también el enfado del ciudadano medio harto de tanta corrupción.

Una de las preguntas que se hacen los simpatizantes del PP es quién es el responsable de esa derrota, si Moreno Bonilla o Rajoy. Aunque el primero ha sido un desconocido para el votante popular hasta hace tres telediarios y un par de debates, la estrategia planeada en la sede de Génova ha consistido en vender la recuperación económica en una región con un 34% de paro. Arriola, o sea, Rajoy, vuelve a fallar.

EL VOTO RURAL HA RESUCITADO AL PSOE

Es verdad que hay otras razones por las que la derecha no cala en Andalucía. Hay cierta querencia supersticiosa según la cual sin el PSOE en el poder se acaba la política social.

Una vez más, el voto rural ha vuelto a decantar la balanza para el PSOE, que sabe que en estas citas emerge ese miedo histórico a la derecha según el cual sin el puño y la rosa volvería el señorito del cortijo a repartir peonadas no sin antes fusilar a tres o cuatro jornaleros. Que viene el lobo, aunque a este paso no va a tener gallinas que llevarse a la boca.

Al mismo tiempo hay quienes creen que el lobo es Pablo Iglesias y Podemos, que si el PSOE arrasa en el mundo rural Podemos es un movimiento urbanita concebido para engullir al bipartidismo.

En Andalucía tendrá que esperar, pues Susana saca la suficiente ventaja a Teresa Rodríguez (47 a 15) como para no preocuparse de ella hasta dentro de cuatro años, si es que entonces la socialista no ha cruzado Despeñaperros.

Aun así Podemos ha irrumpido como tercera fuerza en el parlamento andaluz, finalizando el recorrido que inició en el laboratorio de ideas de la facultad de Ciencias Políticas de la Complutense y que tan generosamente han divulgado las principales televisiones de España. También se estrena Ciudadanos, que celebra su llegada con 9 escaños que hay que atribuírselos a Albert Rivera.

Otro día de la marmota. Mientras Canal Sur ofrecía a las 8 de la tarde un sondeo en el que otorgaba la victoria a Susana Díaz, los periodistas que seguíamos la jornada electoral desde el hotel-campaña del PP contemplamos atónitos el mejor análisis que -tal vez sin quererlo- hacía TVE emitiendo un programa sobre música española de los 80 y 90, que es exactamente donde viaja Andalucía cada cuatro años.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído