Ante las próximas vacaciones de Semana Santa

Uce Extremadura recomienda que se extremen las precauciones a la hora de salir de viaje

Uce Extremadura recomienda que se extremen las precauciones a la hora de salir de viaje
Tráfico Semana Santa

Quedan sólo unos días para que comiencen las vacaciones de Semana Santa y son muchos quienes aprovechan para hacer alguna escapada. Para evitar problemas, lo mejor es planificar bien las vacaciones y conocer los derechos que nos asisten para que no surjan sorpresas desagradables.

En primer lugar, antes de contratar un viaje, y una vez tenga decidido a dónde quiere ir, compare precios y servicios entre distintas agencias. Recuerde que puede haber grandes diferencias económicas entre unas y otras, pero que no todas incluyen los mismos servicios.

Una vez decidida la agencia, y antes de firmar el contrato, lea atentamente todas las cláusulas contractuales, en particular la letra pequeña y la cobertura de los seguros si es que están incluidos. Recuerde que debe guarde los folletos publicitarios, ya que tienen carácter contractual y que este folleto y las condiciones que figuran en el contrato de viaje son la clave para exigir y poder reclamar.

A la hora de firmar el contrato, lea atentamente todo lo que en el mismo se incluye. Infórmese y pregunte todo tipo de dudas que pueda tener: si incluye seguro, qué cubre éste, las penalizaciones a su cargo en los casos de anulación, etc. Además exija siempre facturas o recibos de todos aquellos conceptos que tenga que abonar: anticipos a cuenta, montante total del viaje, desglose del precio por servicios, recargos de gestión, etc.

Lleve siempre a mano una fotocopia del contrato firmado, así como los teléfonos de las agencias de viajes con las que ha suscrito el contrato correspondiente.

Si viaja en avión y sufre «overbooking» -es decir, que se han vendido más billetes que plazas tiene el avión- o cancelaciones, recuerde que tiene derecho a elegir que le devuelvan el precio del billete, a que le lleven a su lugar de destino a la mayor brevedad o a que le cambien el billete para otra fecha, todo ello, por supuesto, sin penalización alguna. Independientemente de ello, también tiene derecho a una compensación económica. Todas estas compensaciones deben partir de la propia compañía, sin que el pasajero perjudicado tenga que pedirlas.

En cuanto a los equipajes, recuerde que tiene derecho a una indemnización por el retraso, la pérdida o deterioro del mismo. Normalmente, en caso de pérdida se dará una indemnización en función al peso de la maleta. Este peso se determina en el proceso de facturación. Por tanto, debemos exigir siempre esa facturación de nuestro equipaje, sobre todo en el caso del autobús, donde no suele hacerse, ya que las maletas van en un compartimiento que se abre en las distintas paradas y que suele dar lugar frecuentemente a hurtos, difíciles de demostrar si no tenemos justificante de que nuestra maleta iba en ese maletero.

También es importante saber que se puede suscribir un seguro que cubra el valor de su equipaje si, por ejemplo, lleva una cámara de video cuyo valor no puede ser compensado con una indemnización por peso.

En todo caso, si detecta cualquier deficiencia, haga partícipes de ellas a los que estén en la misma situación, y recopile el mayor número de direcciones y teléfonos, dejando constancia por escrito de las quejas a través de las hojas de reclamaciones y reuniendo el mayor número de pruebas que sea posible.

Si opta por irse de camping, los precios deben estar expuestos con el sello de turismo y debe de especificar si se incluye el IVA. El campista tiene derecho a visitar las instalaciones, aunque le pueden cobrar la entrada, hay que tener cuidado con los parking exteriores, suelen cobrar la estancia, a veces sin avisar. Los servicios que dan los campings son variables, pero como mínimo deben ofrecer información completa de lo que ofrecen con sus precios, servicio de asistencia sanitaria dentro del recinto o próximo, teléfono público, aseos completos, agua corriente y potable, luz eléctrica y un número suficiente de contenedores de basura.

Por último, si viaja en coche comprobará, como suele ser habitual, que los precios de las gasolinas suben días antes de emprender su viaje. Para ahorrar gasolina recuerde:

1- Al arrancar no hay que pisar el acelerador. El embrague sí es recomendable que lo usemos. Así no entrará en juego la caja de cambios en el proceso y será más limpio.

2- En 5-6 metros, a segunda velocidad; tercera a 30km/h, cuarta a 40 y quinta a 50, aunque estemos en ciudad.

3- Cambie a unas 1.800 revoluciones en diésel y 2.200 en gasolina.

4- Prepare los adelantamientos, tome carrerilla. Al contrario de lo que puede parecer, cuanto más espacio deje respecto al coche al que va a adelantar, menos tiempo estará invadiendo el carril contrario. La idea es separarse, preparar el momento del adelantamiento y coger carrerilla para que cuando cambiemos de carril ya tengamos unos kilómetros por hora más que el otro vehículo y podamos pasarlo con comodidad. Pegarse al de delante y dar un volantazo está prohibido y es peligroso.

5- Use el control de crucero, pues le ayudará a controlar el gasto.

7- El aire acondicionado, lo justo e imprescindible. Un coche que consume cuatro litros a los 100 kilómetros pasará sin remedio a gastar cinco litros con el climatizador. Por otro lado, al entrar en el coche no sirve de nada ponerlo a tope. Es mejor abrir las ventanas (además, en ciudad y a bajas velocidades siempre es más económico abrir que poner el aire) para que se renueve el aire de dentro del vehículo antes de conectar el compresor del climatizador.

Recuerde, además, que es muy importante revisar el coche antes de salir de viaje. En el taller, pida siempre el resguardo de depósito y nunca renuncie al presupuesto: supone darle carta blanca al mecánico para que haga las operaciones que considere oportunas, sin contar con su consentimiento.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído