SEVILLA ES UN BASTIÓN DE LOS POPULARES

El posible descalabro de Zoido en Sevilla: ¿otra derrota de Rajoy?

Si Zoido y su gestión tienen el respaldo popular, ¿quién es entonces el responsable de la caída del PP?

El posible descalabro de Zoido en Sevilla: ¿otra derrota de Rajoy?
Rajoy con Zoido. TAREK

Casi sin tiempo para digerir la derrota del PP en Andalucía, Mariano Rajoy se enfrenta a lo que puede ser un fracaso aún mayor que la reciente victoria del PSOE andaluz: la pérdida del ayuntamiento de Sevilla. El bastión de los populares en la región gobernado con mayoría absoluta de 20 escaños sobre 33, se convertiría en una de las ciudades que caería en manos de la izquierda merced a pactos de gobierno.

Según una encuesta elaborada por Sigma Dos, el PSOE ganaría las elecciones municipales en Sevilla obteniendo 11-12 concejales gracias al 33,2% de los votos, es decir, los socialistas subirían cuatro puntos respecto a los comicios de 2011 que le convertirán en la primera fuerza municipal.

Mucho peor pintan las cosas para el PP, que cosecharía una dolorosa derrota sin pasar de los 10-11 escaños con el apoyo del 31,3% del electorado. Juan Ignacio Zoido sufriría un severo castigo bajando 17 puntos en intención de voto respecto a las últimas elecciones, cuando reventó todos los registros al imponerse a PSOE e IU con 20 concejales.

Ahora además se da la circunstancia de que el descenso en el número de habitantes en Sevilla -algo menos de 700.000- rebajará de 33 a 31 el número de concejales en el pleno del ayuntamiento. Por lo tanto, la mayoría absoluta se establecerá en 16 concejales. Y para alcanzar esa cifra los socialistas deberán entablar una alianza con una de las dos fuerzas emergentes que le facilitarían la llave del ayuntamiento.

En primer lugar aparece bajo el nombre de ‘Sevilla sí puede’ la candidatura de Podemos, que engloba al partido de Iglesias y a Ganemos y cuyo estreno en la capital andaluza sería más que notable: 4-5 escaños con el 14,6% de los votos. Y eso que aún no han elegido al candidato.

El pulso entre Cospedal y Arenas no ayuda

Sí lo ha elegido Ciudadanos, cuyo cabeza de lista, Javier Millán, obtendría un resultado muy parecido con 4 escaños y el 11,9% de los votos. La subida de estos dos partidos no sólo perjudica al bipartidismo, sino a la tercera fuerza histórica en Andalucía, Izquierda Unida. La formación comunista podría incluso quedar relegada del consistorio hispalense, pues el 4,6% de los votos se traduciría en el mejor de los casos en un sólo escaño -dos tiene actualmente-.

La encuesta llega en un momento especialmente delicado para Rajoy, pues además de la pérdida masiva de votantes a la que parece irremediablemente condenado el PP, la formación vive una guerra interna que no ayuda a paliar la situación. La secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, libra un pulso con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, a la que acusa junto a Javier Arenas de anteponer sus intereses a los del partido.

El presidente del Gobierno no entiende por qué los supuestos logros en su gestión no se ven reflejados en un sólido respaldo en las urnas. Andalucía ha sido sólo el principio. En tres años el PP ha perdido el 30% del apoyo que recibió Javier Arenas. Ese dato parece no inquietar a Rajoy, que asegura que no va a cambiar nada porque «el gobierno está funcionando muy bien y el partido también».

Pero mientras Rajoy abraza el inmovilismo, la sangría podría continuar en comunidades históricamente gobernadas por el PP como es el caso de Valencia. El vértigo es enorme en La Moncloa y Génova, donde interpretan -eso sí, cada uno con música diferente- el fracaso que asoma el 22 de mayo. Ni siquiera la mejora de la economía parece suficiente para detener el golpe.

Zoido, el candidato al ayuntamiento más valorado por los encuestados

Precisamente uno de los partidos que más ganas tienen de anotarse el tanto es Ciudadanos. Aunque de corte socialdemócrata, es el principal enemigo a batir por el Partido Popular. En Andalucía ha irrumpido con 9 escaños en el parlamento. Antes de lograr ese buen resultado, la formación de Albert Rivera fue atizado constantemente por distintos dirigentes populares durante la campaña andaluza.

«No quiero y no me gusta que a Andalucía se la mande desde Cataluña ni que su futuro lo decida un político que se llama Albert», dijo el delegado de Gobierno en Sevilla, Antonio Sanz.

Es muy probable que el PP haya tomado nota de ese error y opte por ignorar a Ciudadanos en la campaña electoral de las municipales y autonómicas del próximo mes. Parece más eficaz ofrecer propuestas en lugar de hinchar al enemigo con críticas desafortunadas. El mensaje lanzado por Rajoy es muy claro: España no puede volver al rumbo incierto de las políticas socialistas porque el PP es la única solución a la crisis.

En Sevilla casi nadie cree que el castigo a Zoido se deba a su gestión. En el ánimo de los votantes emergen otras razones que trascienden -como ocurrió en las recientes autonómicas- la propia capital andaluza. Es Mariano Rajoy, el mismo que trazó la campaña andaluza en clave nacional basando el discurso de Moreno Bonilla en los logros económicos del Gobierno. Un discurso que no cala en una comunidad con un 34% de paro.

El palo a Rajoy es evidente, pues Zoido es el candidato más valorado en la encuesta de cuantos se presentan al ayuntamiento sevillano. El alcalde recibe una puntuación de 4,86 sobre 10. Le siguen Javier Millán (Ciudadanos), con 4,62 puntos, y Juan Espadas (PSOE), con 4,41. Además el 36,2% califica la situación de la capital andaluza buena o muy buena, mientr

Si Zoido y su gestión tienen el respaldo popular, ¿quién es entonces el responsable de la caída del PP?

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído