SEGÚN FORO ECONÓMICO

Galicia, «menos sólida y más lenta» en la salida de la crisis

Economistas aprecian "actualización" en las políticas de la Xunta pero le instan a "presionar" al Gobierno para que flexibilice el déficit

Galicia, "menos sólida y más lenta" en la salida de la crisis
Alberto Núñez Feijóo. EP.

La economía gallega acumula cuatro trimestres consecutivos de crecimiento pero el hecho de que el incremento sea «mucho menor» que el de España (que cerró 2014 con un aumento del PIB del 1,4%, frente al 0,4% de Galicia) contrarresta la «sensación» de recuperación económica.

Así se ha expresado para definir el panorama actual el economista y expresidente de la Xunta Fernando González Laxe, coordinador del quinto informe de coyuntura socioeconómica que el Foro Económico de Galicia ha presentado este jueves en Santiago.

En dicha recuperación, la economía gallega «no sigue» a la española, va «más despacio» y presenta «menos solidez». Además, se comporta de manera «más volátil y sensible» a los acontecimientos de su entorno.

Este escenario, según ha advertido a modo de resumen del documento del foro, el primero de este año, deriva en la conclusión, en el apartado del mercado laboral, de que el PIB gallego «tiene que crecer mucho más para generar empleo».

Otra de las principales advertencias lanzadas por esta plataforma es la relativa a la productividad, que, medida en términos reales –eliminado el efecto de la disminución de la población ocupada–, cae en la comunidad gallega, lo que revela un problema «de concepción o de funcionamiento», a juicio de González Laxe.

Y de la crisis, que ha dejado «huellas profundas, secuelas y grietas que exigen reparación», según ha añadido, se sale mediante dos fórmulas: a través de modelos, con un cambio de productos, valores o funcionamiento; o por posicionamiento, en base a la consecución de aliados o sobre el fortalecimiento de la propia dinámica interna.

Pero, para el Foro Económico de Galicia, «los modelos no están respondiendo», y se hace preciso «buscar» otros «más consolidados» que se erijan sobre una industria potente, empresas de mayor tamaño y con mayor inversión para ganar competitividad en el mercado exterior.

De lo contrario, la comunidad autónoma se expone al riesgo de pasar a formar parte del grupo de regiones europeas «con menos tasa de crecimiento europeo», según ha avisado Fernando González Laxe (en la imagen inferior).

«EMPEZAMOS A RETRAERNOS»

En su exposición del estudio, ha constatado que, si bien en una primera parte de la salida de la recesión la economía se apoyó en la devaluación interna para impulsar las exportaciones, «ahora ya no es así», y el saldo comercial positivo empieza a reducirse.

Como muestra de esto, ha apuntado que las exportaciones «ya no tiran tanto», con una caída del número de compañías gallegas exportadoras en 2014. «Empezamos a retraernos», ha advertido, algo que ha enfocado, principalmente, en la venta en el resto del estado. Las causas, a su juicio, han de buscarse en el tamaño empresarial y en la incorporación de tecnología para ser «más productivos».

Del lado del consumo interno, el foro ha detectado que «faltó» inversión en pymes; mientras que del de la oferta, se muestra «muy preocupado» por la evolución del sector industrial, que «pierde peso» y «apenas» representa el 16% del conjunto de la economía, cuando en España y Europa ronda, de media, el 20%.

«ACTUALIZACIÓN» Y FLEXIBILIZACIÓN DEL DÉFICIT

A las preguntas de los medios, Laxe ha afirmado que supone «que sí» es necesario un cambio de políticas respecto al actual posicionamiento de estricto cumplimiento del déficit. Y también supone, según ha dicho, que la Xunta «lo está haciendo».

En este sentido, ha agregado que cree «más» que confía que las consellerías encargadas de las diferentes ramas económicas «están trabajando en cómo poner a disposición de los agentes» económicos «ese nuevo giro». «No es que espere, estoy cierto de que hay una actualización; no sé si giro, pero actualización», ha apostillado.

Por su parte, el economista Santiago Lago ha visto «claro» que en el Gobierno gallego existe una «actitud muy diferente», de «impulso», en lo relativo a políticas de largo plazo.

Con todo, en las de corto plazo –se ha referido a aspectos como la bajada de impuestos y la subida de salarios a los empleados públicos–, Lago ha recriminado el mantenimiento de «una posición muy austera» por parte del presidente popular Alberto Núñez Feijóo, «cuando en otras partes no» es así e incluso «el ministerio –de Hacienda– también cambió».

Así, y tras tildar de «disparate» que la meta este año sea pasar del 1% al 0,7% en el déficit público, ha reclamado que «se sea más realista», en cuyo caso «Galicia tendría un colchón para animar» la economía, que en su opinión «es lo que toca». «Galicia necesita animar el consumo y a las empresas», ha sentenciado.

Al respecto, ha abundado en que Galicia es «cumplidora» pero «a costa de rebajar aún más o hacer una demanda más débil» y que la Xunta fue «seria» pero «esa seriedad dejó de ser lo más inteligente». Por eso, ha insistido en que «hay que presionar al Gobierno central» o bien para que todas las comunidades cumplan o para poder situarse en niveles de déficit del entorno del 1,5%.

Las ventajas de ser cumplidor «desaparecen» ahora, ha reiterado, «pero los costes siguen estando» y «el escenario cambió», ante lo que la comunidad, «falta» de demanda, debe «adaptarse».

EL PELIGRO DE LAS «EXPECTATIVAS QUE NO SE CUMPLEN»

Cuestionados al respecto de una eventual rebaja en las previsiones de incremento de la economía gallega –situada para este año en el 2%–, González Laxe ha señalado que los primeros indicadores del ejercicio «no muestran una recuperación tan sólida de la economía gallega» frente a la española, que repunta «mucho más». «A lo mejor los conselleiros tendrán que reflexionar», ha comentado de nuevo.

En este sentido, ha constatado que el comportamiento de la producción industrial es «el más bajo de la cornisa cantábrica» en términos absolutos «y de posicionamiento».

Junto a ello, ha aseverado que «cuando anuncias muchas» cosas «que luego no se cumplen, eso genera frustración». De esta forma, ha citado al sector naval y al petroquímico para advertir de que si se dice que «va a haber algo» que «luego» no se da, «eso» crea «frustración».

Te puede interesar

Autor

Javier Velasco-Arias

Javier Velasco-Arias, biblista y educador.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído