JUAN PABLO DURÁN, EL ELEGIDO POR SUSANA DÍAZ

El nuevo presidente del parlamento andaluz: guerracivilista y responsable de hundir Cajasur

Sus exabruptos dejan mucho que desear cuando habla de sus rivales

El PSOE ya no domina Andalucía como antes y hoy un cargo lo es todo

La inestabilidad que se dibuja en Andalucía en los próximos cuatro años ha hecho reaccionar a Susana Díaz de la forma más antigua que se conoce en política: llamando a filas a los más incondicionales. Sólo así se entiende el nombramiento de Juan Pablo Durán (Córdoba, 1964) como nuevo presidente del parlamento andaluz.

Porque de Durán no puede decirse que tenga título universitario ni oficio -excepto una corta estancia en la gerencia Rimacor SA, empresa vinculada a la Junta- más allá de la carrera interna en el PSOE, vocación compartida con tantos otros colegas -opositores- en el partido.

Su meritocracia reside exclusivamente en la lealtad a Susana, que no parece poca cosa para los tiempos convulsos que corren. El PSOE ya no domina Andalucía como antes y hoy un cargo lo es todo.

Militante en el PSOE desde 1996, Juan Pablo Durán Sánchez ha sido secretario de Administración en el período 2000-2004 y secretario de organización en la siguiente legislatura. Más recientemente fue portavoz del grupo socialista en el ayuntamiento de Córdoba tras encabezar la lista del PSOE en las municipales de 2011.

En la actualidad es senador por la comunidad autónoma, secretario general del PSOE de Córdoba, coordinador el Consejo Territorial del PSOE andaluz, vocal de la Ejecutiva Federal del PSOE y miembro del Comité Federal del PSOE.

Más allá del rosario de cargos ocupados, el nuevo presidente del parlamento andaluz se presenta con una hoja de servicios que no parece la más adecuada para desempeñar un cargo conciliador por definición. Sus exabruptos dejan mucho que desear cuando habla de sus rivales políticos, especialmente de la derecha, de la que dijo, entre otras lindezas, que sólo sabe matar.

Obsesionado con la Guerra Civil

«La derecha ni hace prisioneros ni deja heridos. Solamente sabe matar, a ser posible en las cunetas, que es donde siempre nos han dejado a los socialistas. Y eso es lo que quieren, y eso es lo que pretenden, estamos en un estado de excepción encubierto en el que se está haciendo uso indebido de los cuerpos y fuerzas de seguridad y de la Justicia».

Estas palabras fueron pronunciadas en octubre de 2013 durante un acto en la localidad cordobesa de Peñarroya-Pueblonuevo cuando trataba de hacer un paralelismo entre la Guerra Civil y la detención en su casa unos días antes de la exalcaldesa socialista Luisa Ruiz Fernández, acusada de delitos contra la administración, fraude y falsedad documental.

Su obsesión con la contienda del 36 a priori no obedece a un antepasado asesinado, al menos que se sepa públicamente, pues jamás ha realizado comentarios del tipo personal como hizo el expresidente socialista Rodríguez Zapatero. Sus ataques a la derecha parten del terreno ideológico y no sentimental. El presidente del parlamento andaluz no tiene ningún reparo en acusar a Rajoy de imponer un Estado de excepción y de acusa a la derecha en bloque de no aceptar la democracia.

«Esta gente no sabe de democracia, no saben convencer, solo saben vencer. Si no lo hacen por la fuerza de las armas, ahora lo hacen por la fuerza de las plumas y de las fuerzas de seguridad del Estado. Eso es el Estado de excepción que dirige el presidente del Gobierno Mariano Rajoy».

Sancionado por su responsabilidad en el desastre de Cajasur

Como gestor tampoco ha brillado Juan Pablo Durán, que fue sancionado por la Audiencia Nacional -y expedientado por el Banco de España- con 44.000 euros por el hundimiento de la caja de ahorros andaluza Cajasur. Durán ocupó el cargo de vocal desde noviembre de 2005 hasta mayo de 2010 además de pertenecer al consejo de administración de la entidad cordobesa.

Pero no fue el único responsable del desastre. Una docena de consejeros fueron igualmente sancionados después de que la antigua caja del cabildo catedralicio de Córdoba fuera intervenida en mayo de 2010. En total Cajasur recibió 392 millones de ayudas públicas.

Desde luego, su currículum no parece reunir los méritos suficientes exigibles a quien va a ostentar un cargo público de semejante responsabilidad. La legislatura será dura para Susana Díaz, que sin mayoría absoluta en el parlamento y con su guerra interna con el secretario general Pedro Sánchez debe de blindarse al máximo. Es la hora de los más fieles.

En realidad este nombramiento no debería sorprender a nadie. Así ha funcionado siempre el PSOE andaluz en el que Susana echó los dientes a la sombra de Manuel Chaves primero y, sobre todo, de José Antonio Griñán después. La propia Susana ha llegado a la presidencia de la Junta de Andalucía sin haber ganado un euro fuera de la política y habiendo tardado 10 años para licenciarse en Derecho. Lo importante, el carnet del partido, lo tenía desde los 18.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído