GALGOS Y PODENCOS EN EL HUMANITARISMO

GALGOS Y PODENCOS EN EL HUMANITARISMO
Fernando Solís

El número de personas que necesitan asistencia humanitaria en el mundo se ha duplicado en diez años. Los desplazados y refugiados de sus hogares por conflictos y crisis en todo el mundo alcanzan la cifra de 51 millones de personas, cifra récord desde 1945; millones de niños se ven impedidos de asistir a la escuela, a veces durante años. Y la situación es cada vez peor, para 2050 se estima que hasta mil millones de personas podrían verse desplazadas por el cambio climático y los desastres naturales que conlleve; hasta el 40 por ciento de la población mundial podría vivir en zonas con estrés hídrico severo.

Los recientes episodios de cientos de migrantes ahogados en las aguas del Mediterráneo en su éxodo hacia su cielo europeo, debe despertar la conciencia social global. Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas, ha pedido oficialmente el apoyo y esfuerzo de la comunidad internacional para hacer frente a la difícil situación de los refugiados, para establecer con urgencia compromisos mundiales con las personas más vulnerables del mundo y para exigir cuentas a los criminales y traficantes que los explotan y a los que violan el derecho internacional humanitario y los derechos humanos.

Mientras estas tragedias humanitarias se siguen sucediendo, desde algunos sillones de la ONU se discute sobre el alcance que ha de tener la labor humanitaria, sobre los requisitos o carnés que han de poseer los migrantes para ser considerados refugiados o apátridas; no son pocos los responsables gubernamentales que discuten si son galgos o podencos, que hablan de desplazados políticos o económicos para establecer diferencia de trato, como si el hambre, el sufrimiento y la muerte dolieran mas o menos en función de que fueran políticas o de exclusión económica las razones que motivaran el viacrucis de la miseria.

La política y la economía suelen ir de la mano, casi se ven determinadas la una por la otra; los migrantes proceden de países en guerra o gobernados de aquella manera, en la mayoría de los casos a causa de sus recursos naturales, cuya explotación ha sido ancestralmente ansiada por intereses extranjeros o por políticos que no dudan en registrar a su nombre las riquezas de todos, motivos que han de reforzar los meramente éticos y humanitarios para despertar la conciencia social global, para provocar la intervención seria y real de las naciones soñadas como tierra prometida por parte de los migrantes.

Los países reclamo no pueden acoger a todos los migrantes más allá de cuotas sostenibles social y económicamente, por lo que urge que trabajen en cooperación con los países origen por el desarrollo sostenible y la consolidación de la paz para crear posibilidades de subsistencia digna para sus habitantes; es posible un mundo donde el sufrimiento humano se reduzca enormemente, pues el dinero todo lo pudo siempre y todo lo mueve, y como ejemplo sirvan los lujosos oasis e islas artificiales construidos con petrodólares en las arenas y costas del desierto para solaz de los Epulones actuales.

Debemos encontrar maneras de satisfacer las necesidades de millones de personas afectadas por los conflictos o catástrofes actuales y los de los próximos años. Dimensionar el humanitarismo en un mundo rápidamente cambiante es la razón por la que el Secretario General de la ONU ha convocado la Primera Cumbre Mundial Humanitaria en Estambul en 2016. La degradación ambiental, el cambio climático, el crecimiento de la población y la escasez de recursos se acumulan a nivel mundial a las consecuencias del subdesarrollo, la pobreza y la desigualdad haciendo a la gente más vulnerable. Los desastres naturales ocurren con mayores frecuencia, daños y duración, y al mismo tiempo, la acción humanitaria conlleva riesgos, aumentando cada año el número de trabajadores humanitarios víctimas de la violencia.

La Cumbre Mundial Humanitaria será incluyente y reunirá a todas las partes interesadas en acciones humanitarias, incluyendo gobiernos, organizaciones humanitarias como las Agencias de la ONU, las ONG, el movimiento de la Cruz Roja y Media Luna Roja, las personas afectadas por conflictos o catástrofes, las organizaciones de la sociedad civil, ejércitos, académicos, redes de la diáspora, grupos confesionales y el sector privado. Es el momento de realizar un esfuerzo colectivo global para solucionar nuestros desafíos humanitarios actuales y futuros; se lo debemos a los millones de personas afectadas por crisis en todo el mundo para garantizar una vida digna para todos.

Tenemos las habilidades, los recursos, las herramientas y la tecnología ¿tendremos la voluntad global?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído