BLOG: En libertad

Dejà vu

Dejà vu
Políticos, inchoerencia, incongruencia y programa electoral. EP

Me resulta alarmante, pero no desconocido el panorama político dibujado después de los comicios municipales de Mayo, como si de un «déjà vu» constante en el tiempo se tratará, y aun resistiéndome a ello, no puedo evitar que a mi pensamiento vengan paralelismos tristemente vividos en nuestro país hace más de siete décadas, al ver en los municipios unas amalgamas de siglas compuestas de formaciones, e individuos de procedencias en muchos casos políticamente extremas, y en el mejor de los casos acompañados de personas que desde la ingenuidad ven un cambio hacía una supuesta modernidad, una modernidad con una antigüedad de más de cuarenta años con respecto a nuestra constitución actual.

Han prometido traer bajo el brazo soluciones mágicas que van a dar respuesta a todos los problemas que tenemos, y el votante ante el hastío de la política, y la paulatina lejanía de las formaciones políticas con la sociedad, han facilitado desgraciadamente que mucho de éste electorado que de buena fe optaron por éstas formaciones, a partir de ahora se sientan como la novia que descubre que la luna que le prometieron traerle atada con un lazo no llega nunca, y en cambio sí han de vivir en un eclipse democrático de cuatro años, un tiempo en que el mayor afán es destruir irresponsablemente el estado de derecho, y la democracia española, y con ello, lo que es más importante, nuestros derechos y libertades que tanto esfuerzo y trabajo les costó construir a nuestros padres.

El sábado pasado se constituyeron los nuevos consistorios, y el lobo empezó a quitarse la máscara en el mismo momento de tomar posesión de sus actas, cometiendo las primeras ilegalidades, y lo que es aún peor permitiendo en algunos casos, el acoso a cargos electos que no son de su agrado amparándose en la verdad absoluta del fanático, ¿esa es la democracia real?

Decir que acataremos las leyes que nos parezcan bien y las que no, no, acosar, y señalar a quién no piensa como tú ¿eso es democracia? ¿O es totalitarismo? Y como en tiempos pasados vemos tristemente como el PSOE con su escaso sentido de estado, facilita el camino de la falta de respeto a la pluralidad social, facilita el camino a la vieja política del sectarismo, a la división, el enfrentamiento y la falta de respeto a la diversidad.

Si la situación decíamos que en el conjunto de España es alarmante para la calidad democrática de los ciudadanos, extremadamente grave es la situación en Cataluña, ya que además estamos sumergidos en los delirios fantasiosos estelados de las instituciones autonómicas, que andan en un proceso de anti-natural de ruptura y separación del estado, sustentado en una arquitectura de falacias y agravios infantiles, y con argumentaciones sonrojantes que provocan vergüenza ajena, y no se sabe qué fin real persiguen los promotores del dislate, una situación que de facto sufrimos ya desde hace años, y que de un tiempo hacía aquí solo ha cogido más velocidad, más intransigencia, más falta de respeto a los derechos y libertades de la sociedad.

Ahora muchos ayuntamientos catalanes, y vuelvo a recordar gracias en éste caso al PSC están envueltos en un hibrido viaje hacía una Itaca venezolana, cuyo único objetivo es destruir el sistema desde las mismas instituciones, y redoblar la presión a quienes nos resistimos, e incluso tenemos la osadía de atrevemos hablar, oponiéndonos a no perder nuestro bien más preciado que no es otro que la libertad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído