Jaume S.F., de 38 años, entró de madrugada en el domicilio palmesano de Gemma Vich, de 33

El celoso degüella a su expareja por no soportar que le hubiese dejado plantado

La madre de la víctima, que vive en el piso inferior, oyó los gritos de su hija: cuando entró se la encontró en el suelo junto al atacante

El celoso degüella a su expareja por no soportar que le hubiese dejado plantado
Gemma Vich FB

Celoso y dado a la bebida. Es el perfil de Jaume S.F., de 38 años, acusado de haber degollado durante la madrugada de este viernes 31 de julio de 2015 a su expareja, Gemma Vich Ramis, de 33.

El suceso tuvo lugar a eso de las 4 de la mañana en el inmueble 115 del Camí Sant Jordi, en el palmesano barrio del mismo nombre.

LOS HECHOS

El hombre había aparcado poco antes su coche algo alejado de la casa y, sigilosamente, entró en el domicilio. Hacía pocas semanas que ella había dado por terminada una relación de varios años, cansada de sus continuas andanzas con la bebida y de sus celos desmedidos.

Ambos vivieron un tiempo en la localidad mallorquina de Santa María.

Según fuentes de la investigación, se dirigió a la cocina y cogió un cuchillo de grandes dimensiones, metiéndose seguidamente en el cuarto donde ella dormía.

Tal y como se desprende de las heridas que la víctima presentaba, en ese momento sorprendió al asaltante, entablándose un pequeño forcejeo en el que resultó herida en los brazos al tratar de defenderse de sus envites para, después, recibir una mortal cuchillada en el cuello que la mató casi en el acto.

GRITOS

La madre, que vive en el piso inferior, escuchó los gritos desesperados de su hija. Tras llamar por teléfono y no recibir respuesta, decidió entrar en el lugar, encontrándose a Gemma agonizando en el suelo en mitad de un gran charco de sangre y, a su lado y echado en el suelo junto al cadáver, al presunto asesino.

Cuando llegó la Policía se hizo el que estaba drogado, afirmando que no se acordaba de nada. No coló. Los servicios médicos nada pudieron hacer ya por la infortunada.

Tras ser detenido, fue conducido al hospital de Son Espases, ya que presentaba algunos cortes, aunque sin importancia.

Después de ser atendido, fue trasladado al módulo de detenidos del mismo centro hospitalario, a la espera de pasar a disposición judicial.

Este es el primer caso de violencia de género, con resultado de muerte, registrado en Baleares en lo que llevamos de año.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído