DAVID OUBEL RENEDO: UN SOBERBIO ENCANTADOR

La doble vida del facineroso que decapitó a sus hijas te hiela el alma

Era capaz de ser el hombre más cariñoso y entregado en según qué ámbitos y el más altivo y déspota en otros sin importarle llegar a la agresión contra una mujer que se encuentra denunciada.

La doble vida del facineroso que decapitó a sus hijas te hiela el alma
David Oubel. EP

Las niñas suplicaron al parricida de Pontevedra que no las matara entre gritos de pánico

El parricida David Oubel Renedo, que cortó las cabezas de sus hijas con una radial, se aleja del perfil habitual en esos casos.

Lo que diferencia a Oubel es que, en esta ocasión, muchos de quienes le conocían no se han asombrado de que haya cometido un crimen tan cruel contra sus propias hijas (Las niñas suplicaron al parricida de Pontevedra que no las matara entre gritos de pánico).

El asesino era conocido entre sus vecinos por su actitud altiva, orgullosa y despótica que le llevaba a celebrar en su casa fiestas que se prolongaban hasta la madrugada con la música a tope. Las recriminaciones sobre su actitud no sólo no surtían efecto sino que Oubel retaba a sus vecinos aumentando el volumen.

La vida de Oubel había cambiado tras su separación. Cultivaba su cuerpo, era conocido por sus camisas entalladas y sus fulares y había cambiado de orientación sexual hasta el punto de mantener una relación con un hombre de Vigo.

Su forma de ser le había llevado hace un año a agredir a su doctora de cabecera cuando ésta se negó a firmarle una baja que no veía clara.

Al parecer, la empujó o la cogió del cuello -las versiones difieren- y tuvo que ser separado por personal del centro médico y otros pacientes de la consulta.

El caso fue denunciado y está pendiente de juicio.

Sin embargo, Oubel cambiaba totalmente de tercio en otros lugares. Por ejemplo, en su trabajo en la inmobiliaria de Caldas que regenta con su hermana era un hombre encantador, lo que ha cogido por sorpresa a vecinos y conocidos.

El cierre metálico de la empresa ha aparecido con pintadas de «Asesino».

En otro ámbito en el que se mostraba de lo más amable era en los caninos, ya que era un gran aficionado a los bulldogs y participaba en actividades con este tipo de perros en las que se implicaba al máximo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído