El líder democristiano advierte que apostar por Junts pel Sí es hacerlo más para un proyecto de izquierdas que por la independencia

Duran i Lleida deja claro que los escaños de Unió no estarán «a disposición» de Artur Mas

Tilda de "despropósito democrático" declarar la independencia con 68 diputados

Duran i Lleida deja claro que los escaños de Unió no estarán "a disposición" de Artur Mas
El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, junto al candidato a la presidente de la Generalitat, Ramon Espadaler. EP

El problema no es si Unió votará a Mas o si Romeva está dispuesto a votar a Mas

En su carta semanal, el presidente del comité de gobierno de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, ha querido dejar claro que los escaños de su formación no estarán «a disposición de CDC».

«Respetamos que Convergència haya optado por la independencia de la mano de ERC. Pero en Unió no nos encontrarán a su lado con su nueva hoja de ruta ni hoy ni a la hora de hacer gobierno».

El líder democristiano también ha advertido que apostar por Junts pel Sí es hacerlo más para un proyecto de izquierdas que por la independencia, sobre todo después de que ERC haya invitado a la CUP a formar parte de un eventual gobierno de concentración y a Catalunya Sí que es Pot a tener un papel «activo».

EL SENY CATALÁN

Catalanismo, moderación, diálogo, progreso, acuerdo, pacto y sobre todo «seny»… Estos son los valores en los que Unió Democrática se apoya en su primera participación en solitario desde el año 1934 en unas elecciones catalanas.

Con esas coordenadas como referentes, el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, ha considerado una «irresponsabilidad» y un «despropósito democrático» que la lista unitaria independentista se plantee declarar la independencia si gana el 27S por un escaño u obtiene la mayoría absoluta con 68 diputados.

Duran ha respondido de esta manera a las recientes declaraciones de el presidente Artur Mas y el líder de ERC, Oriol Junqueras.

El dirigente socialcristiano, que ha negado cualquier valor plebiscitario al 27-S, ha puesto el ejemplo de los referéndums de independencia celebrados en los noventa en Quebec, en los que Canadá redactó una ley de claridad con la que se fijaba la necesidad de una resultado amplio y claro para declarar la independencia.

Asimismo, para resaltar el sin sentido de los planteamientos de la lista independentista de Raul Romeva ha recordado que para aprobar el Estatut, por ejemplo, fueron necesarios dos tercios de la Cámara catalana.

«Es un despropósito y una falta de respeto a la ciudadanía querer fracturar la sociedad catalana con solo 68 diputados».

Por su parte, el candidato de Unió, Ramon Espadaler ha subrayado que su partido acudirá a las urnas el 27-S con la bandera del «seny» como principal propuesta y alternativa a los que «gritan» desde los extremos y buscan el enfrentamiento «entre bandos».

El exconseller de Interior ha explicado que su proyecto es tan catalanista como cualquier otro, «no hay exclusivas en la defensa de nuestro país», pero que a diferencia de la candidatura impulsada por sus antiguos socios durante tres décadas su objetivo es «evitar la colisión» y avanzar en el autogobierno de Catalunya desde el diálogo y la negociación.

En la presentación de las listas electorales, que Duran ha calificado de «muy equilibradas y representativas de los que son el país», Espadaler ha destacado que los 163 candidatos que van en la lista de Unió comparten un mismo programa y una idea de gobierno. Una referencia velada y preñada de ironía respecto a lo que pasa con Junts pel Sí. Duran también ha querido meter baza en este aspecto:

«El problema no es si Unió votará a Mas o si Romeva está dispuesto a votar a Mas».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido