El único texto público que fija las bases de la lista no dice que el líder de Convergència seguirá siendo presidente

La lista unitaria del independentista Artur Mas se resquebraja en vísperas del 27-S

La candidatura Junts pel Sí trabaja contra reloj por una oferta electoral sin fisuras

La lista unitaria del independentista Artur Mas se resquebraja en vísperas del 27-S
Raúl Romeva, Carme Forcadell (ANC), Muriel Casals (Òmnium Cultural), Artur Mas (CDC) y Oriol Junqueras (ERC). BC

Esquerra Republicana ha vuelto a dar aire a la idea de una posible retirada de Artur Mas

La candidatura Junts pel Sí, que integra a Convergència Democràtica y a Esquerra Republicana, trabaja contra reloj para intentar presentar una oferta electoral sin fisuras que vaya más allá de la apuesta independentista (Artur Mas farolea mucho, pero también prepara la derrota).

Sin embargo, y a la espera del programa definitivo, los mensajes discordantes han comenzado a aflorar tanto en lo referido a políticas sociales como a la hora de aclarar si Artur Mas, número cuatro de la lista, será realmente el candidato a la presidencia (Duran i Lleida deja claro que los escaños de Unió no estarán «a disposición» de Artur Mas).

Hoy por hoy, el único documento público que fija las bases de la candidatura independentista es un compendio de cuatro folios en el que se explica el plan para declarar la independencia en 18 meses si Junts pel Sí gana las elecciones del 27 de septiembre (El Sindicato de Periodistas de Cataluña acusa a TV3 de servir de ‘felpudo’ a la candidatura de Artur Mas).

En él también se traza, sin ofrecer detalles, el proyecto social de la candidatura (¿Qué apoyo electoral necesitaría Artur Mas para avanzar hacia su delirio independentista?).

Pero como subraya Miquel Noguer en ‘El País’ este 8 de agosto de 2015, nada dice el documento del acuerdo que CDC, ERC y las entidades soberanistas cerraron el mes pasado para que Artur Mas siga ocupando la presidencia de la Generalitat pese a haber quedado relegado a la cuarta posición de la lista.

Este punto es el que ha generado las primeras distorsiones en el discurso de la candidatura.

NOTA.- Pinchar para leer artículo completo en ‘El País

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido