Aacusan a la edil de buscar notoriedad con quien «no puede defenderse»

Los cinco hijos de Jose María Pemán demandan a la concejal de IU que llamó ‘asesino fascista’ al escritor

Ana Fernández añadió que el escritor solicitó también «la depuración de los profesores de izquierdas con armas en la mano y sin regateos de sacrificio y sangre»

Los cinco hijos de Jose María Pemán demandan a la concejal de IU que llamó 'asesino fascista' al escritor
Ana Fernández de Cosa. OJ

José María Pemán y Pemartín era un fascista, un misógino y un asesino

Los cinco hijos de José María Pemán han presentado conjuntamente una demanda, previa a la formulación de querella por un delito de calumnias, contra la concejal de IU del Ayuntamiento de Jerez de la Frontera, Ana Fernández de Cosa, que llamó «fascista, misógino y asesino» al fallecido escritor.

El exabrupto tuvo lugar en el transcurso del Pleno municipal del pasado 30 de julio en que se aprobó la retirada de un busto suyo del teatro Villamarta.

Según la demanda, presentada en un juzgado de instrucción por el despacho de Juan Pedro Cosano, durante el debate en que debatió una moción presentada para retirar el busto de Pemán del teatro la concejala de IU afirmó sin ambages:

«José María Pemán y Pemartín era un fascista, un misógino y un asesino».

Explican J.P. y F.R. en ‘ABC‘ que la exposición de los hechos planteados en la demanda, reza así:

«los hijos y descendientes del escritor no deben ni pueden resignarse a la calumnia, la afrenta, al denuesto y a la palabra torcida de quien solo busca notoriedad a costa de la memoria de quien ya no puede defenderse».

Los denunciantes recuerdan que la calificación de asesino puede ser castigada en aplicación del artículo 205 del Código Penal, que especifica que constituye calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio a la verdad.

La demanda añade que llamar actualmente, casi 35 años después de su muerte, «asesino» a José María Pemán, no solo es «falso, calumnioso, infame y ofensivo», sino además sobre todo innecesario y estéril en un debate político civilizado.

Por ello, en el escrito de conciliación previo a una posible querella, los hijos del escritor piden a la edil que reconozca que la consideración de asesino es «calumniosa, que esa imputación es absolutamente falsa, así como que se retracte dejando constancia pública de que Pemán no fue un asesino».

Si la edil de IU se retracta, tal y como solicitan en la demanda de conciliación, los hijos darán por «reparado el honor de su padre» y renunciarían a proseguir con la acción penal. Si no accede a rectificar, la demanda seguiría su curso con una querella.

Amplia difusión

Los hijos de Pemán destacan que los calificativos que vertió la edil de Izquierda Unida «han sido ampliamente difundidos por los medios de comunicación tanto orales como escritos, y tanto de ámbito local como regional y nacional», por lo que el daño a la figura de su padre es mayor.

Por su parte, la demandada, Ana Fernández -que fue elegida por primera vez durante las pasadas elecciones municipales- aseguró ayer a «La Voz del Sur» que «no debería haber usado esos términos», pero mantuvo que muchos intelectuales fueron ajusticiados al ser señalados por Pemán.

«Que cada uno le ponga el nombre que quiera».

La concejal de IU, que está de vacaciones y que aseguró haberse enterado ayer de la demanda por la prensa, apuntó que está «documentado» que un «montón» de intelectuales de izquierdas y simpatizantes con el Gobierno de la República fueron ajusticiados al ser señalados por Pemán.

Fernández añadió que el escritor solicitó también «la depuración de los profesores de izquierdas con armas en la mano y sin regateos de sacrificio y sangre».

El escrito presentado en el juzgado argumenta que Pemán «fue un hombre de bien (…) al que le tocó vivir una de las épocas más terribles de la historia de España: la de la guerra civil».

«En su momento se vio inmerso, dada su posición de hombre público y notorio, en la convulsión que conmovió España en aquellos años, y se vio arrastrado por la obligación de elegir entre dos opciones contrapuestas, como tantos intelectuales de la época de uno y otro bando. Pero, pasado el tiempo (…) predominaron en él sus posturas liberales (…) y se comprometió obsesivamente, en sus actos y en sus escritos, en la sucesión de Franco por una monarquía restauracionista».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído