El presidente independentista describe a los catalanes como oprimidos sufridores

Artur Mas intenta replicar a Felipe González con una carta en plan víctima a los ‘españoles’

"Es imposible vivir juntos sufriendo insultos, maltratos y amenazas cuando pedimos democracia y que se respete nuestra dignidad"

Artur Mas intenta replicar a Felipe González con una carta en plan víctima a los 'españoles'
Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña. EP

Tras afirmar que Cataluña "ha amado a España y la sigue amando", Artur Mas se sumerge en los 'hechos' que en su alucionación han provocado malestar en Cataluña

Es patético y la única duda ya es si se ha dado cuenta o enta tan abotargado por la fiebre independentista que se sigue viendo como el Moisés catalán que llevará a los suyos a la Tierra Prometida: una Cataluña indepnendiente, arruinada, menor, menguante y fuera de la Unión Europea ( El rubicón de Artur Mas).

Artur Mas no ha querido dejar sin respuesta la carta publicada hace una semana por Felipe González bajo el título «A los catalanes», en la que advertía sobre la deriva ilegal que estaba encauzando el proyecto independentista y que podría cristalizar en las urnas el próximo 27 de septiembre de 2015 (Felipe González abre los ojos a los catalanes con cuatro verdades sobre la ‘locura’ de Artur Mas).

Una semana más tarde, en «A los españoles», Artur Mas se ha despachado a gusto, y, además de menospreciar el escrito del ex presidente del Gobierno español, ha vuelto a justificar la necesidad de la independencia de Cataluña mediante la fórmula emocional de presentar a los catalanes como víctimas del Estado español.

Comienza tachando a Felipe González de «poco responsable» por «equiparar soberanismo a nazismo», y expresa su tristeza ante un texto que juzga de «libelo incendiario» ( La carta de Felipe).

Tras afirmar que Cataluña «ha amado a España y la sigue amando», Artur Mas se sumerge en los ‘hechos’ que en su alucionación han provocado malestar en Cataluña, que expresa a modo metafórico y usando un lenguaje sentimental:

«Catalunya ha amado a pesar de no ser amada, ha ayudado a pesar de no ser ayudada, ha dado mucho y ha recibido poco o nada, si acaso las migajas cuando no el menosprecio de gobernantes y gobiernos».

«Así no se podía seguir, por el bien de todos. No hay vuelta atrás», sentencia, para erigirse como la voz de la voluntad de todos los catalanes. Resume el actual presidente de la Generalitat el sentido de las elecciones del 27 de septiembre:

«Va de decidir si queremos forjar una Catalunya que se asemeje a Holanda o a Suecia, que rija su destino con plena capacidad, o seguir por los mismos derroteros».

Artur Mas acaba su carta a los españoles con una culminante victimización de los catalanes, asegurando que los ciudadanos de esta autonomía sufren un tratamiento pernicioso e inferior:

«Es imposible vivir juntos sufriendo insultos, maltratos y amenazas cuando pedimos democracia y que se respete nuestra dignidad».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído