La Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona acude al 'rescate' de un compañero

«¡A mí la Legión!» El homenaje ‘secreto’ de los veteranos legionarios en Cataluña

Entonaron 'El novio de la muerte', 'Banderita española' y 'Que viva España'

A Benito Márquez Caballero, extremeño-catalán «y legionario de pura cepa desde 1975 en Melilla y hasta la hora de su muerte», no se le olvidará el detalle mientras viva.

Enfermo de cáncer y empecinado en no extirpase la vejiga por mucho que se empeñen los médicos, recibió este 22 de agosto de 2015 un cálido y emotivo homenaje en Montmeló por parte de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona, que acudieron a su casa tras un «¡A mí la Legión!»-vía mail- que les envió su preocupado hijo.

Explicó «con un nudo en la garganta» que su padre añora sus tiempos en el Tercio, con una clara petición: que los ex legionarios de Barcelona que forman esta hermandad acudieran a darle una sorpresa y, de paso, que intentaran convencerle de que se opere. Dicho y hecho.

Se movilizaron así hasta veinte ex legionarios, incluido en presidente de la hermandad y varios miembros de la banda de música, según se hace eco ‘ECD‘.

CON SIGILO Y TODO CORAZÓN

Tras viajar de Barcelona a Montmeló, los legionarios retirados, vestidos con sus uniformes y «chapiris» en la cabeza, con tambores y trompetas, entraron con sigilo en el patio delantero de la casa en la que reside el homenajeado, gracias a la complicidad de los familiares, tal y como se puede ver en el vídeo que acompaña estas líneas.

En un momento dado, comenzaron a tocar con sus instrumentos y el ex legionario enfermo salió al patio a oir el ruido. «Se emocionó mucho», explican desde la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona.

Al homenajeado le hicieron varios regalos, como un medallón legionario con la imagen del Cristo de la Buena Muerte, una escarapela de la hermandad y una placa con el escudo de la Legión.

Vecinos de Montmeló se unieron al homenaje
Después de intercambiar recuerdos sobre sus años en la Legión, cuando este militar retirado sirvió en Melilla durante la Marcha Verde (1975) y posteriormente, llegó uno de los momentos más emotivos del acto: con el homenajeado en el centro, y al toque de trompeta y tambor, todos los antiguos legionarios cantaron el himno del Tercio, «El novio de la muerte».

Ante los cánticos y el sonido de los instrumentos no fueron pocos los vecinos de ese barrio de Montmeló que se acercaron al patio y se unieron a la celebración. 

El homenaje se extendió hasta la noche: además de merienda con todos los «invitados», varios de los ex legionarios hicieron una exhibición con el fusil Cetme.

Los presentes también cantaron otras canciones de militares y del Tercio, como «El inglés que vino de London», «Como somos caballeros legionarios», pero también el pasodoble «La banderita española», el «Que viva España» de Manolo Escobar y el himno de homenaje a los caídos por España, «La muerte no es final».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído