LES PARARON LOS PIES UN EX LEGIONARIO Y UN GUARDIA CIVIL

Una ‘banda’ de independentistas catalanes ataca la sede de los legionarios y sale malparada: «¡Hijos de puta!»

Los Mossos d’Esquadra tomaron al parecer partido por los agresores...

Una 'banda' de independentistas catalanes ataca la sede de los legionarios y sale malparada: "¡Hijos de puta!"
Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona PD

La historia tiene su miga, y pone de relieve cómo se las gastan a veces -no siempre- los Mossos d’Esquadra, no se sabe si por despiste o por otra cosa…

El caso es que la sede de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona, situada en el Paseo de Torras i Bages, fue atacada  el viernes 11 de septiembre de 2015 por varios iracundos independentistas catalanes que estaban celebrando la famosa Diada.

 («¡A mí la Legión!» El homenaje ‘secreto’ de los veteranos legionarios en Cataluña).

Según da cuenta ‘ECD, se encontraban varias personas dentro del local cuando de pronto escucharon fuertes golpes: un grupo de unos siete u ocho independentistas radicales estaban atacando la sede de los ex legionarios, dando puñetazos y patadas en las puertas y en las ventanas, mientras gritaban amenazas e insultos como «¡Fachas!¡Hijos de puta!».

LES HICIERON FRENTE

En ese momento salieron del local dos miembros de la hermandad para intentar repeler la agresión. Uno de ellos era un antiguo legionario y otro un guardia civil.

Aunque los atacantes se les encararon e intentaron agredirles físicamente, los dos miembros de la hermandad consiguieron reducir y retener al que se mostraba «más chulo», explican miembros de esta asociación de ex militares.

Fue entonces cuando otros radicales que habían participado en el acoso al local de los legionarios comenzaron a gritar y a llamar la atención de los Mossos d’Esquadra que vigilaban la movilización del 11 de septiembre.

De acuerdo con el relato de los ex legionarios que se encontraban en el local en el momento de la agresión, varios agentes de la policía autonómica de Cataluña intervinieron para liberar al agresor, al que estaban reteniendo el ex legionario y el guardia civil, y sin embargo a éstos les pidieron la documentación y les ordenaron que se colocaran contra la pared para ser cacheados.

LOS ACOJONÓ

Indignado por lo que consideró un trato «discriminatorio», el guardia civil de paisano que había salido de la sede para repeler la agresión se negó a ser cacheado. «Tú a mí no me registras», le espetó a uno de los mossos, al tiempo que le mostraba su identificación de miembro de la Benemérita.

Finalmente, los mossos dejaron marchar tanto a los independentistas violentos que habían comenzado el altercado como al ex legionario y al guardia civil que habían salido a repeler la agresión.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído