El partido que ha gobernado España durante más años sufre una pérdida constante de votos desde 2008

El dilema del PSOE tras el 20-D: la muerte o el susanismo

"Si Podemos ve una victoria clara al alcance de su mano, pondrá toda la resistencia posible para forzar unas nuevas elecciones"

El dilema del PSOE tras el 20-D: la muerte o el susanismo
Susana Díaz. PD

Nosotros ni por activa ni por pasiva vamos a permitir que gobierne el PP. Pero parece que hay algunos en el PSOE que, por desgracia, están dispuestos a que gobierne Rajoy

Las elecciones legislativas españolas colocan al partido socialista en un complicado dilema: tienen la llave del gobierno pero deben decidir entre entregarlo a la derecha o aliarse con Podemos que quiere robarles el electorado, estiman los analistas.

El PSOE, el partido que ha gobernado España durante más años, sufre una pérdida constante de votos desde 2008. Este domingo, pese al intento de renovación realizado por su joven líder Pedro Sánchez, registró su peor resultado de la historia con un 22,01% de los votos y 90 escaños sobre 350.

Nacidos hace apenas dos años, el partido antiausteridad Podemos le arrebató gran parte de su electorado de izquierdas y obtuvo 20,66% de los votos y 69 diputados.

Aun así, el PSOE tiene entre sus manos el futuro del jefe del gobierno saliente, el conservador Mariano Rajoy, que logró una ajustada victoria lejos de la mayoría absoluta.

Tanto el Partido Popular de Rajoy como los liberales de Ciudadanos le han pedido una abstención que permita a los conservadores formar un gobierno en minoría, pero Sánchez lo rechazó rotundamente.

«Vamos a votar en contra de la continuidad del PP al frente del gobierno», declaró el miércoles tras reunirse con Rajoy.

«Sería un suicidio político», opina Antón Losada, profesor de ciencia política en la Universidad de Santiago de Compostela.

Durante toda la campaña el PSOE intentó mostrarse como el principal adversario del PP, la garantía para que Rajoy «se vaya a su casa».

«Si pactara con el PP lo tendría muy complicado», coincide Narciso Michavila, sociólogo y director del instituto de sondeos GAD3, pues se alejaría de su electorado «porque la militancia de los partidos es siempre más radical» que la dirección.

DRAMATICO DILEMA

Como alternativa, el líder socialista propuso un gobierno progresista, lo que supondría una alianza con Podemos y formaciones nacionalistas vascas y catalanas. Pero esta opción no está exenta de riesgo.

Pablo Iglesias, líder de Podemos, condicionó esta alianza a la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña, una región donde los independentistas han conseguido recientemente mayoría absoluta en la cámara regional.

El PSOE es contrario a ello, especialmente algunos de sus barones territoriales como Susana Díaz, la presidenta de Andalucía (sur), la región más poblada de España y la única donde los socialistas se mantienen como primera fuerza.

«No nos podemos sentar a negociar con fuerzas políticas que están planteando la ruptura del país», dijo este jueves Susana Díaz, que aspira a relevar a Sánchez como secretario general socialista.

La reivindicación de Podemos se lanza «especialmente para machacar a Pedro Sánchez», según Michavila, porque «es donde más daño electoral le puede hacer». Ceder en el referéndum «supondría el hundimiento del PSOE en Andalucía», su último feudo.

Si los socialistas impiden un gobierno conservador y no pueden liderar uno propio, deberán repetirse las elecciones. En este escenario «corre el riesgo de que Podemos lo adelante y tome el liderazgo de la izquierda», afirma el filósofo y analista político Josep Ramoneda.

De hecho, Podemos puede estar interesado en bloquear una hipotética coalición con condiciones inasumibles para los socialistas.

«Si Podemos ve una victoria clara al alcance de su mano, pondrá toda la resistencia posible para forzar unas nuevas elecciones».

Mientras, Iglesias no deja de poner en duda la capacidad de liderazgo de Pedro Sánchez dentro de su partido para imponer una coalición progresista. «En el partido socialista no está claro quien manda», ironizó este jueves ante los periodistas.

«Nosotros ni por activa ni por pasiva vamos a permitir que gobierne el PP. Pero parece que hay algunos en el PSOE que, por desgracia, están dispuestos a que gobierne Rajoy».

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído