Los secesionistas anuncian que no votarán para hacer presidente a Pedro Sánchez

Los 12 diputados independentistas que forman bloque catalán de Podemos impedirán el pacto con el PSOE

Rechazarán un acuerdo al mantener como central la condición de un referéndum, inasumible por los socialistas

Los 12 diputados independentistas que forman bloque catalán de Podemos impedirán el pacto con el PSOE
Pablo Iglesias. PD

Los 12 diputados conseguidos por En Comú Podem, la lista de confluencia catalana de Podemos, bloquearán cualquier pacto de investidura con el PSOE al mantener como central la condición de un referéndum, inasumible por los socialistas

Todo el gozo de Pedro Sánchez en un pozo. Se las prometía muy felices el ambicioso secretario general del PSOE, convencido de que una vez pasado sin frutos el turno de Mariano Rajoy el Rey de España le encargaría a él formar gobierno y se las arreglaría para terminar metiéndose en La Moncloa aupado por Podemos y los partidos periféricos que odian al PP, pero no va a ser así.

Tal como pintan las cosas este 31 de diciembre de 2015, lo más probable es que el embrollo del 20-D concluya en unas nuevas elecciones, allá por mayo de 2016.

Los 12 diputados conseguidos por En Comú Podem, la lista de confluencia catalana de Podemos, bloquearán cualquier pacto de investidura con el PSOE al mantener como central la condición de un referéndum, inasumible por los socialistas.

Explican en ‘El País’ los periodistas Francesco Manetto y Miquel Noguer que, después de que Pablo Iglesias, líder de la formación, priorizara la agenda social para llegar a un acuerdo con Pedro Sánchez, la candidatura impulsada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se encargó el miércoles de recordar a la dirección nacional que la consulta «es clave» para evitar que nadie dé pasos atrás en vísperas de la reunión que debatirá el domingo la política de pactos.

Podemos niega tajantemente que haya intención de bloqueo. Incluso una de las dirigentes más críticas, la andaluza Teresa Rodríguez, destacó que fue la formación «más activa» para buscar acuerdos tras el 20-D.

El secretario de Organización, Sergio Pascual, ha declarado a ‘El País’ que si se alcanzara un acuerdo, las bases deberán ser consultadas para «aprobar o rechazar cualquier tipo de pacto».

El portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, no obstante, actuó el miércoles como dirigente de un partido con plena autonomía.

Destacó que fueron la fuerza más votada el 20-D en Cataluña, y como tal aspiran a formar grupo propio en el Congreso, al igual que las alianzas con Compromís en la Comunidad Valenciana y con las Mareas en Galicia.

El partido logró 69 escaños en la Cámara, pero 27 de ellos pertenecen a las listas de confluencia, lo que tiene consecuencias directas para los debates de investidura. Incluso si los 42 parlamentarios elegidos en la lista de Podemos accedieran a aparcar el referéndum o suavizaran su exigencia, alcanzando así un acuerdo con Sánchez, las confluencias se descolgarían y votarían en contra.

Lo harían tanto si logran grupo propio -la decisión está en manos de la futura Mesa de la Cámara baja- como si no.

Su postura bloqueará, por tanto, cualquier combinación de acuerdo con el PSOE, que no está ni siquiera dispuesto a hablar de consulta y que, además, necesitaría el apoyo de IU y de ERC.

El caso catalán es el más evidente. Ada Colau, que se volcó en la campaña electoral y se ha convertido en uno de los valores simbólicos de Podemos a escala nacional, aceptó promover En Comú Podem a cambio de dos condiciones: disponer de grupo parlamentario propio y plantear el referéndum como prioridad.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído