Nombró a un exetarra en Educación y ha impuesto el euskera en las oposiciones de Educación

Uxue Barkos presume de un Gobierno «plural» tras censurar el inglés, subir impuestos y apartar la bandera de Navarra

Uxue Barkos presume de un Gobierno "plural" tras censurar el inglés, subir impuestos y apartar la bandera de Navarra
Imagen facilitada por el Gobierno de Navarra de Uxue Barkos con motivo de su discurso de fin de año

Nombró a un exetarra en Educación, ha impuesto el euskera en las oposiciones de Educación, ha subido los impuestos a todos los navarros, busca eliminar el aprendizaje de inglés en la educación pública y ha retirado las banderas de Navarra y de España del Salón del Trono de Navarra para que no salgan en sus fotos.

A pesar de ello, y tras varios meses de sobresalto en sobresalto, la presidenta del Gobierno ha presumido en su mensaje de Navidad de presidir un gobierno «plural y abierto».

Como subraya Navarra.com, cabe recordar, entre otros actos de «pluralidad» del Gobierno nacionalista de Navarra, que Barkos se negó también a representar a Navarra en el Día Nacional el 12 de octubre en Madrid y dejó plantada a la Policía Nacional en su celebración. Al igual que el 12 de octubre, Barkos tampoco asistió al día de la Constitución como presidenta de Navarra.

Su último gesto de «pluralidad» ha sido enviar un e-mail a la Casa Real para prohibir la presencia de los Reyes de España en la entrega del premio Príncipe de Viana.

Después del batacazo de las elecciones generales, en el que Barkos y Geroa Bai no han conseguido revalidar el escaño en el Congreso y Bildu también se ha quedado sin escaño, Uxue Barkos ha lanzado un mensaje en el que se aplaude a sí misma y trata de vender un gobierno que ha tardado medio año en llevar una ley al Parlamento, y ha sido para subir los impuestos.

En su discurso de aspecto navideño, a pesar de eliminar también la misa de Javier el día del Patrón de Navarra, Barkos considera que tras las elecciones del pasado mayo se ha implantado un nuevo modelo de Gobierno «plural y abierto a los ciudadanos» y ha destacado que la solidez y estabilidad del Ejecutivo foral son los elementos que garantizan que «el cambio que estamos llevando a cabo sea capaz, sereno y duradero en el tiempo». Mientras Barkos presume de la solidez de su Gobierno, miembros del cuatripartito participaron en una manifestación contra el ejecutivo presidido por ella misma.

En el mismo vídeo grabado en el Palacio de Navarra, Barkos ha agradecido a la sociedad navarra la normalidad con la que ha asumido el relevo de Gobierno, sin mencionar la repulsa a sus acciones de Gobierno de sindicatos (extra sin devolver), Apymas (eliminación del PAI), o las serias críticas de las asociaciones de víctimas de ETA por su cambalache con Bildu, grupo que no condena a ETA y que sustenta a Barkos en el Gobierno.

Sobre la brutal subida de impuestos en Navarra, Barkos ha señalado «que nos permite avanzar en progresividad e igualdad».

A pesar de apartar la bandera de Navarra y de España del Salón del Trono y preparar una ley de símbolos para permitir que la ikurriña ondee en los edificios públicos de Navarra, Barkos ha presumido también en su discurso de la defensa del autogobierno de Navarra, sin mencionar de nuevo que su objetivo político es la anexión de Navarra a Euskadi, tal y como ella misma ha deseado en varias ocasiones desde que llegó al Gobierno.

Además, en su discurso Barkos ha defendido profundizar en la convivencia, después de que su grupo de Geroa Bai en el Parlamento presentase al asesino etarra de Tomás Caballero y Francisco Casanova como un víctima y ella misma dejara plantadas a las víctimas del terrorismo en el homenaje a Casanova en Berriozar.

Según la presidenta de Navarra, «hay que aparcar la confrontación estéril».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído