El president aguantará 'apretando el culo' hasta el día 11 para convocar elecciones

Artur Mas acusa a los antisistema de la CUP de cometer un «error de gigantescas proporciones»

Dice arrepentintirse de haber confiado en el sentido del Estado de los zarrapastrosos

Artur Mas acusa a los antisistema de la CUP de cometer un "error de gigantescas proporciones"
Artur Mas. CT

Artur Mas confiesa que ya no está en condiciones de ofrecer más o claudicar en más terrenos

El president aguantará ‘apretando el culo’ hasta el día 11 para convocar elecciones. Artur Mas lo ve muy negro, pero se agarra a un clavo ardiendo: que alguno de los diez antisistema que tienen al líder de CDC  y a Cataluña agarrados por los ‘cataplines’, cambie de bando y decida votar a su favor y hacerlo presidente autonómico.

El presidente de la generalitat en funciones ha comparecido por primera vez tras el ‘no’ definitivo de la CUP a apoyar su investidura.

Visiblemente cabreado, Artur Mas ha cargado duramente contra la CUP a quién ha acusado de no tener «sentido de país» y de cometer un «error» de «gigantescas proporciones».

Pese a sus duras palabras contra la CUP, el decepcionado Mas ha afirmado que todavía hay tiempo para negociar y que aguantará hasta el lunes 11 de enero para convocar de nuevo elecciones, aunque ha advertido de que no habrá más concesiones:

«JxSí no puede hacer más ofertas».

«El lunes próximo, 11 de enero, firmaré el decreto de convocatoria de las próximas elecciones de Cataluña, pero tengo hasta el día 11 para firmarlo, y hasta el domingo hay tiempo para que haya una investidura».

La firma del decreto el lunes situaría en el 6 de marzo la convocatoria de las próximas elecciones.

El candidato de JxSi ha reconocido que cometieron un error al «confiar en el sentido de país de la CUP» y ha acusado a la formación de anteponer su «espíritu hiperrevolucionario» por encima de todo lo demás.

«La decisión de la CUP se produce tres meses después de intensas negociaciones, esto no es un tema que se haya despachado en 24 horas, hemos tenido toda la paciencia del mundo. Más paciencia de la que tuvo Job en términos bíblicos».

El president en funciones ha arremetido contra la formación asegurando que «el 50% estaba de acuerdo con la propuesta de JxSi» y que la retirada de Antonio Baños, su cabeza de lista, «quiere decir que hay una parte muy importante que no está de acuerdo con la decisión final».

LA REACCION DE LA CUP

A pesar de que Artur Mas se agarra a unh clavo ardiendo, parece claro queCataluña camina hacia nuevas elecciones. La CUP ha denunciado el vocabulario «agresivo» y el discurso «fratricida» del presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, quien hoy ha descartado hacer nuevas concesiones a esta formación, a la que ha culpado del «error de proporciones gigantescas» de «impedir» iniciar la legislatura.

Además, Mas ha asegurado que, si los miembros de esta formación anticapitalista y antisistema no rectifican, el lunes firmará el decreto de elecciones con fecha 6 de marzo.

En un comunicado, la formación independentista reitera que «el sentido de país» reclama un movimiento a los dirigentes de Convergència y declina responder «en los términos insultantes» con los que consideran que Mas se ha referido a este partido.

«No queremos entrar en el vocabulario agresivo, el discurso fratricida, ni en las faltas de respeto que ha hecho a todo un espacio político que es el de la izquierda independentista».

Esta formación explica que han planteado propuestas acompañadas de «vías de implementación» y han apuntado diferentes posibilidades, recursos y calendarios para ejecutar cada una de las medidas previstas en su plan social de choque, para la «ruptura» con España, el «proceso constituyente» y la elección del nuevo presidente de la Generalitat.

«COPRESIDENCIA»

La CUP ha reiterado su petición de buscar un presidente de consenso y recuerda sus propuestas de fórmulas de «copresidencia, presidencia rotatoria y un gobierno con un comisionado internacional para el proceso».

Quien ha dicho que «no» a todas estas propuestas -añaden- ha sido Artur Mas, con quien, como es sabido, la CUP ha negociado directamente en algunos momentos.

Subrayan que el plan social de choque que han pactado con Junts pel Sí «de ninguna manera» responde a su programa político, que era «mucho más ambicioso», pero a causa del resultado electoral han debido claudicar en muchas de sus propuestas.

«Finalmente, lo que se nos ha ofrecido, y lo ha reconocido el propio presidente en funciones, Artur Mas, es sencillamente el programa electoral de Junts pel Sí».

Recuerdan que «todavía» hay 72 diputados independentistas «y las condiciones para iniciar una legislatura. Lo que queda de semana puede estar al servicio de ir a unas nuevas elecciones, tal y como parecía indicar el discurso de Artur Mas, más propio de un inicio de campaña electoral, o estar al servicio de encontrar una solución de consenso para evitar estas elecciones».

La CUP concluye que ellos se han «movido» y han tomado una decisión «difícil y dolorosa para muchos, pero se ha tomado democráticamente y con responsabilidad. La altura de miras y el sentido de país piden ahora un movimiento a los dirigentes de Convergència».

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído