El factor de la inseguridad

El vodevil independentista congela las inversiones en marcha en Cataluña

La activación de la ruptura con España impide la reactivación económica

El vodevil independentista congela las inversiones en marcha en Cataluña
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Cerles Puigdemont. CT

Este domingo fue un día complicado para muchos empresarios catalanes. El viernes se habían ido de fin de semana con la expectativa de que hoy Artur Mas firmaría el decreto de convocatoria de elecciones autonómicas y ayer vieron deshacerse esta esperanza, cuando Carles Puigdemont era investido presidente de la Generalitat.

Para el sector, antes de pactar con la CUP e incrementar la inseguridad jurídica, era preferible que se produjera un nuevo referéndum en Cataluña.

Explica Cristina Triana en ‘El Economista‘ este 11 de enero de 2016 que el nuevo presidente no convence a los empresarios.

Puigdemont, al contrario de Artur Mas, es una figura menos cercana a la clase empresarial catalana, que está preocupada por los pasos que dará.

Las patronales, a la espera

Las patronales empresariales se mantuvieron ayer en silencio al respecto del parto, si bien alguna de ellas reconocía a este diario que el acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP había sido totalmente inesperado para ellos, y que, sin más datos, eran incapaces de emitir una opinión.

El nuevo presidente de la Generalitat, sin embargo, aportó el domingo bastantes pistas sobre cuáles van a ser sus primeros movimientos, que pasan por poner en marcha el proceso de ruptura con España y revivir el contenido y el plan incluido en la resolución independentista, aprobada el pasado 9 de noviembre por el parlamento de Cataluña y anulada por el Tribunal Constitucional en diciembre.

La decisión de Puigdemont de mantener vivo el proyecto secesionista impactará negativamente en la economía catalana y mantendrá frenadas las inversiones. «Los proyectos de inversión empresariales pendientes se van a quedar congelados», anticipa Ferran Brunet, profesor de Economía de la UAB y responsable de esta área en la Societat Civil Catalana.

«La economía también se va a resentir, veremos un proceso de degradación económica y España también se verá afectada».

Brunet no descarta que, si el proceso independentista se consolida, la economía regrese a la recesión.

«El coste para Cataluña ya es notable, pero puede incrementarse».

La Societat Civil Catalana calcula, que comparativamente con otras comunidades autónomas, Cataluña ha perdido tres puntos de PIB en los últimos años por los efectos del auge del independentismo.

Además, la deslocalización de empresas en Cataluña ha sido continuada. Desde el gobierno catalán y desde otros sectores se ha mantenido que esta fuga de empresas se debe a la peor fiscalidad que soportan las empresas catalanas.

Ferran Brunet reconoce que influye y que las empresas catalanas viven un «infierno fiscal?», pero también defiende que el auge del independentismo ha impulsado la huida de empresas, con el consiguiente impacto negativo en la creación de empleo y de riqueza.

Su opinión la comparten otras asociaciones empresariales catalanas, entre ellas el Círculo de Economía.

«Podemos afirmar que la ruptura de la legalidad que implica esa declaración ha tenido, desde el minuto uno de su aprobación, efectos negativos ciertos y objetivos en las decisiones empresariales de inversión así como en localización de sedes corporativas en Cataluña», afirmaba en un comunicado la junta directiva del Círculo de Economía que consideraba «indispensable y urgente corregir el rumbo que la política catalana ha iniciado con la declaración aprobada por el Parlament de Catalunya».

El acuerdo de investidura alcanzado ayer no es la mejor manera poner fin a ese proceso.

El factor de la inseguridad

Amazon es una de las empresas que tiene pendiente inversiones en Cataluña. La Generalitat anunció a mediados de diciembre a bombo y platillo que había adjudicado al gigante tecnológico una parcela de 150.000 metros cuadrados por 30 millones de euros.

En ella, Amazon planea poner en marcha su plataforma logística para el sur de Europa y la Generalitat ha explicado que creará 2.000 empleos.

Desde Amazon no han querido realizar valoraciones sobre los cambios políticos vividos por Cataluña en los últimos días y si podrían afectar a su decisión, pero han confirmado a elEconomista que el proyecto se encuentra en etapa de due-diligence y han recordado que la oferta que realizó no es vinculante.

El plazo para responder si acepta la adjudicación es de un mes desde que ésta fuera comunicada oficialmente. Amazon señala que dicha comunicación se produjo días después de que fuera publicada por los medios, por lo que todavía está dentro del plazo para decidir.

Los empresarios están preocupadas por el impacto que puede tener en Cataluña un proceso rupturista ilegal, como el que impulsa la declaración independentista. Son varias las voces que han reclamado un espacio jurídico claro y estable y que están preocupados por el riesgo de que Cataluña salga del euro si impone la independencia.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído