Próximo domingo, 7 de febrero

Cáceres y Mérida se manifiestan simultáneamente contra la caza con galgos y otras razas

Habrá convocatoria en otra 13 ciudades

Cáceres y Mérida se manifiestan simultáneamente contra la caza con galgos y otras razas
Plataforma NAC

PLATAFORMA NAC

¿Quienes somos?

Plataforma NAC nace en el año 2010, a iniciativa de su fundadora, Gemma García. El conocimiento directo de la situación de animales empleados como meras herramientas en la caza, hace crecer en ella. la necesida

Las primeras manifestaciones en Madrid coparon toda la actividad, con la intención explícita de concienciar a la ciudadanía y de unir en un solo frente a todos los seres sensibles al problema.

Actualmente, Plataforma NAC está formada por un amplio grupo de personas maravillosas que con esfuerzo y tesón, han logrado se amplíe la lucha a buena parte del territorio español. Las manifestaciones se realizan hoy simultáneamente en muchas ciudades de España.

¿Cuál es la situación?

España es el único país de la Unión Europea donde aún está permitida la CAZA CON GALGOS Y PODENCOS. Los datos hablan de unos 190.000 galgueros federados y de unos 500.000 perros registrados para cazar. Pero sabemos que estas cifras son infinitamente menores a la realidad. Criadores ilegales y cazadores mantienen realas enteras en bunkers, zulos, cuevas o instalaciones de difícil acceso o poco transitadas, lo que les convierten en seres invisibles, excluidos de cualquier consideración estadística. Esta actividad clandestina, A OJOS DE TODO EL MUNDO, es posible gracias al concepto de herramienta que la sociedad, sobre todo en ámbitos rurales, posee de los llamados lebreles.

¿Qué pretendemos?

Entre todas, aspiramos a cambiar la legislación de la actividad cinegética para que se prohíba el uso de galgos y otras razas como simples útiles.

Tenemos que hacer llegar a Europa nuestro llamamiento, hacerles partícipes de nuestra inquietud por el bienestar de estos animales y contar con su apoyo para el logro de nuestros fines.

Es imperativo acabar con éste sufrimiento y maltrato animal en España.

¿Cómo conseguirlo?

Sería necesario:

1.- Que se aplique la misma legislación a los lebreles, (galgos, podencos etc.) que al resto de animales de compañía, incluyendo el seguro obligatorio de responsabilidad civil.

2.- La creación de un registro único a nivel nacional con los datos, número de chip e identificación de los propietarios, así como con los movimientos de cesión o venta de animales, acreditando los motivos de las bajas en dicho registro. Por tratarse de seres con un especial riesgo de instrumentalización, el uso de sistemas de identificación más fiables se vuelve imperativo. Métodos irreversibles que eviten la habitual práctica de la extirpación del chip.

3.- No permitir la cría de animales en domicilios particulares, limitando el número de individuos que pueda poseer cualquier persona o entidad, con la excepción de las protectoras . Limitar y endurecer el control sobre la cría de animales en establecimientos especializados y en particular, de aquéllos que por su especial fisionomía puedan utilizarse como herramientas de caza, adoptando todas las medidas necesarias para evitar su explotación. Entre ellas, que el comprador presente una declaración responsable con manifestación expresa de haber sido sancionado por maltrato o abandono y que los animales se transmitan ya esterilizados.

4.- Que se prohíban las rehalas (tenencia de un número elevado de perros para cazar). La mayoría de los integrantes de estas rehalas no tienen más de 6 o 7 años, viven en cercados con alimentación insuficiente y sufren transportes en condiciones de hacinamiento. Con frecuencia, permanecen durante horas (incluso toda una noche) de pie, sin poder tumbarse ni para dormir. La caza se realiza al día siguiente muy temprano.

5- El ENDURECIMIENTO de las penas por maltrato animal; la modificación del artículo 22 del CP a fin de conseguir agravantes en ese delito. Asimismo la creación de un CUERPO DE POLICIA ESPECIALIZADO EN MALTRATO ANIMAL y la coordinación entre protectoras y este cuerpo especial de policía.

6.- Controles policiales en carreteras y caminos rurales, sobre todo en época de caza, con el objetivo de identificar a los cazadores y la verificación de sus permisos de caza, así como la documentación de los perros.

7.- Prohibir la tenencia de animales atados de modo permanente, así como el establecimiento de la obligación de mantenerlos en lugares que reúnan unas condiciones higiénico-sanitarias adecuadas, protegidos de las inclemencias del tiempo, disponiendo del alimento adecuado, agua, luz y ventilación natural.

8.- Introducir en los centros de enseñanza a todos los niveles, programas formativos que EDUQUEN en el respeto hacia todos los seres vivos.

9.- La obligación de los ciudadanos de avisar a las autoridades cuando se encuentren a un animal solo o con signos evidentes de abandono y/o de maltrato.

10.-El sacrificio cero en los centros de acogida y perreras municipales.

Relato:

Soy un galgo

Hola, buenos días, soy un galgo. Uno de otr@s much@s vist@s meramente como útiles de caza y carreras. Muchos de ustedes me ignorarán, no me conocerán, no me ayudarán, verán que lo que vivo es normal. Lo que nunca verán es que sufro. Otr@s haréis la vista gorda, no os meteréis por evitaros problemas, pero mientras, sigo sufriendo.

Mi vida siempre ha sido muy complicada, desde que nací cumplo una condena. ¿Mi crimen? Ser un lebrel. Al igual que la de mis compañer@s, mi vida comienza junto a mi madre, utilizada solo para tenerme a mí y a much@s hermanit@s, toda su vida, hasta que no puede más y es desechada.

En cuanto puedo comer solo, empieza mi «ent rápido, el más veloz, el que más cace. Lo que no saben es que yo no quiero cazar, yo no

quiero matar; yo lo que quiero es jugar y correr con otr@s perr@s. Yo lo que quiero, es un hogar.

Tras cada día de duro entrenamiento, en el que mis almohadillas acaban abrasadas, mis patas doloridas y mi corazón acelerado, creen que con unos meros líquidos antisépticos todo se cura. Lo que no se cura es la herida del corazón, esa herida creada con cada golpe que recibo por no ser el mejor, con cada desprecio por no obedecer rápido.

Las noches son muy largas y el invierno muy frío en esas naves, lo más parecido a una casa que he conocido. Nos guardan como si fuéramos cosas. Almacenad@s, esperando un nuevo día, con comida de mala calidad y agua. Si se acaba nos aguantamos, porque no sabemos cuándo volverán a sacarnos. Somos solo el hobby de un@s desalmad@s, conocidos vulgarmente como galguer@s.

En estas naves nos esperan dos destinos: ser usados a su gusto hasta que nuestras patas no puedan más, o nuestro corazón no aguante; o ser robad@s por otr@s galguer@s que nos utilizarán para lo mismo.

He visto compañer@s mí@s acabar colgad@s, tirotead@s, apalead@s, tirad@s a la calle o llevad@s a lugares de los que nunca vuelven. Así que cada día que regresan l@s human@s, tengo miedo, mucho miedo. No sé si ese día el que no volverá seré yo. Este miedo me hace correr más, cazar más, aunque no pueda; yo quiero vivir.

Un día, yendo en los remolques en los que vamos hacinad@s, tras las rejillas, vi a un galgo lustroso, paseando, moviendo la cola, junto a l@s que debían ser sus amig@s human@s. No podía creerlo. ¿Cómo se consigue eso? ¿Por qué yo estoy aquí? Desde ese día sólo tengo un deseo, quiero ser un perro de casa, no de caza.

 

FECHA: EL PRÓXIMO DOMINGO 7 DE FEBRERO DE 2016.

HORA: 12.00 H.

LUGARES: PLAZA MAYOR, CÁCERES.

                      INICIO DEL PUENTE ROMANO, MERIDA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído