EL ESPÍRITU DE LA TRANSICIÓN

EL ESPÍRITU DE LA TRANSICIÓN
Damián Beneyto

El desconocimiento de nuestra historia más cercana, y la falta de información que tienen aquellos que no vivieron los primeros años de nuestra democracia, están creando en nuestro país un sentimiento de odio ideológico que puede poner en peligro la convivencia y la paz social.

Los que fuimos testigos y de alguna manera participamos en la transición de la dictadura a la democracia, creímos mayoritariamente que sólo con la reconciliación podríamos construir un país libre y prospero, y apostamos decididamente por ello, y a pesar del terrorismo de ETA, de los movimientos secesionistas y de las crisis económicas, hemos vivido los mejores años de la historia de España.

Hoy después de cuarenta años, algunos se han empeñado en olvidarse de la reconciliación, y pretenden volver a la confrontación y, curiosamente, estos amantes del revanchismo y del odio son los hijos de la democracia, los que nacieron cuando España era un país que gozaba de un estado del bienestar nunca alcanzado, y de unas libertades nunca soñadas. Pero claro, eso sólo lo valoramos los que alguna vez no lo tuvimos, los que empezábamos a trabajar a los catorce años, los que tuvieron que emigrar huyendo del hambre- Extremadura sabe mucho de eso-, los que leíamos libros prohibidos u oíamos clandestinamente Radio España Libre o Radio Pirenaica, o los que nos veíamos obligados a hacer pintadas en las paredes de las facultades y colegios mayores- a riesgo de ser detenidos- para poder expresarnos con libertad.

España tiene graves problemas como son: el desempleo, la desigualdad social, la corrupción, el terrorismo, etc… y hace falta una regeneración de la vida pública, empezando por los partidos políticos, pero eso no puede ser excusa para que arribistas neocomunistas, secesionistas y antisistemas pretendan liquidar el estado de derecho.

Los partidos democráticos deben hacer un gran esfuerzo para que no se pierda el espíritu de la TRANSICIÓN y para que no haga falta que se vuelva a oír en España aquello de: «Libertad, libertad sin ira libertad, guárdate tu miedo y tu ira, porque hay libertad sin ira libertad y si no la hay sin duda la habrá».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído