El turismo corre riesgo de desplomarse en la Ciudad Condal

Ada Colau estrangula la inversión hotelera en Barcelona que se hunde un 67%

El año pasado Madrid logró posicionarse por primera vez por delante de Barcelona en volumen de inversión hotelera, gracias a la moratoria que puso en marcha la alcaldesa catalana

Ada Colau estrangula la inversión hotelera en Barcelona que se hunde un 67%
Ada Colau. PD

El año pasado Madrid logró posicionarse por primera vez por delante de Barcelona en volumen de inversión hotelera, gracias a la moratoria que puso en marcha la alcaldesa catalana, Ada Colau.

Esta tendencia se confirma con las cifras del primer trimestre del año, ya que la inversión en hoteles en la Ciudad Condal se ha desplomado un 67,6%, mientras que en la capital española se ha multiplicado por más de diez, según los datos de la consultora inmobiliaria JLL.

Como explican Alba Brualla y Eva Díaz en ‘El Economista’ este 7 de abril de 2016, a nivel nacional se han cerrado hasta marzo 22 transacciones de estos activos por volumen de 500 millones de euros, lo que supone un descenso del 37% frente a los 680 millones del primer trimestre del año pasado, cuando se dieron dos grandes operaciones.

Del total, más de la mitad de la inversión se ha dado en Madrid, con 266 millones, destacando operaciones como la venta del Villa Magna por 180 millones o del Hotel Suecia, por 45 millones.

Por el contrario, el ritmo de inversión en Barcelona ha sido prácticamente nulo, ya que únicamente se ha logrado cerrar una operación por 17 millones.

Se trata de la venta de un inmueble propiedad de El Corte Inglés, situado en la calle Fontanella, que ha sido adquirido por un inversor ruso que pretende convertir el edificio en un hotel. La cifra de esta operación contrasta con los 52,5 millones que se transaccionaron en el primer trimestre de 2015 en Barcelona.

Según Luis Arsuaga, director nacional de Hoteles de JLL, la ausencia de transacciones se debe a dos factores clave. Por un lado, se encuentra la sensación de inestabilidad e inseguridad que perciben los fondos a raíz de la moratoria hotelera, que acaba de renovarse por un año más.

«Los inversores ven Madrid como un destino más seguro que Barcelona y creo que la tendencia hacia la capital se va a mantener, al menos este año». Así, considera que la diferencia entre ambas ciudades llegará incluso a incrementarse al cierre de este ejercicio.

Por otro lado, el directivo destaca la subida de precios que ha habido en la Ciudad Condal, mientras que en la capital todavía queda un recorrido al alza.

Sin embargo, Arsuaga también advierte de que las políticas de la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, están «empezando a asustar a los inversores internacionales».

«No tienen ningún problema en comprar un hotel en funcionamiento, pero a la hora de adquirir un inmueble para darle un cambio de uso se lo piensan mucho más. Ahora tienen miedo, ya que no están seguros de lograr las licencias».

El polémico caso del gigante chino Wanda en el Edificio España es uno de los grandes proyectos hoteleros que se han visto paralizados en la capital tras la llegada de Ahora Madrid.

«El Ayuntamiento tendrá que facilitar la entrada de capital extranjero, ya que tener ese inmueble en el centro de Madrid sin darle uso es perjudicial para la ciudad, que iba a regenerarse».

Respecto al tipo de actor que se interesa por estos activos, Arsuaga indica que en el último año los inversores nacionales ganaron protagonismo al suponer el 73% de la inversión hotelera, frente a una presencia del 58 y el 48% que tuvieron en los dos años anteriores. «Este ejercicio el inversor internacional volverá a ganar presencia y creo que se situará en el 50%», prevé el directivo.

Actualmente, la consultora se encuentra inmersa en cinco operaciones hoteleras por volumen de 150 millones de euros, «que esperamos cerrar a lo largo de este año».

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído