Gonzalo Rodríguez Nevado, exacalde de Punta Umbría, destinó las subvenciones a llenar la despensa de su restaurante

Al rico whisky, cervecita y jamoncito: así gastó un alcalde socialista los fondos de formación

Los 37 alumnos que recibían formación denunciaron la escasez de medios a pesar del dinero recibido por el propietario por parte de la Junta de Andalucía

Al rico whisky, cervecita y jamoncito: así gastó un alcalde socialista los fondos de formación
Gonzalo Rodríguez Nevado. EP

Un figura. El ya exalcalde socialista del municipio onubense de Punta Umbría, Gonzalo Rodríguez Nevado, sacó buen provecho de los cursos de formación de la Junta de Andalucía.

O, mejor dicho, le metió una buena tajada a esos fondos para comprar caros productos gastronómicos para su restaurante. Lo de formar a personal, destino original de esas subvenciones, pasó a mejor vida.

Lo cuenta este 7 de abril de 2016 el diario ABC que deja con las posaderas al aire a este socialista que disparaba los gastos con pólvora ajena o, dicho de otra manera, con el dinero del contribuyente andaluz –El exalcalde de Punta Umbría pagaba con los cursos hasta el laurel de su restaurante-.

Detalla que el político presentó facturas de 1.080,42 euros en botellas whisky, ron y ginebra; facturas de cinco cajas de doce botellas de vino de Bodegas Andrade; más de cien botellas de zumo; 81 kilos en tiras de chocos; 26 de solomillo; 36 de jamón ibérico; 25 de azúcar; 60 litros de leche; 500 kilos de helados; 57 kilos de lenguados; cuatro barriles de cerveza; 68 de pez espada; 36 de pescado en adobo; centenares de kilos de sandías, melones, tomates, cebollas, berenjenas y patatas, todas las facturas de luz, agua y teléfono del salón de celebraciones e incluso facturas de 3 kilos de hojas de laurel y otros tantos de pimentón.

Desde 2009 a 2011, la empresa de hostelería El Paraíso de la Dehesa S.L., vinculada al que fuera alcalde socialista de Punta Umbría (Huelva) hasta hace dos meses, Gonzalo Rodríguez Nevado, endosaba de forma reiterada a las subvenciones de la Junta de Andalucía para formar a desempleados los pedidos de cantidades desorbitadas de productos que se utilizaban para servir en su restaurante y que no tenían relación con la actividad formativa.

El destino de la subvención no ha sido otro que el de cubrir gastos de la entidad [cuyo objeto social era la gestión de restaurantes, bares, salas de fiestas y celebraciones de todo tipo], desviándose así de la finalidad formativa de ésta.

La Unidad Central contra Delincuencia Económica y Fiscal (Ucdef) de la Policía Nacional ha llegado a esta conclusión tras analizar la gestión de fondos públicos recibidos por esta sociedad para organizar cuatro cursos de formación de maître o maestro de sala, cocina y servicios de restaurante. Desde enero de 2009 a junio de 2012 ha concentrado ayudas por un montante de 820.322 euros de la Delegación Territorial de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía en Huelva.

La abundancia de viandas costeadas con fondos públicos contrasta con la escasez de materiales utilizados en los cursos, una queja recurrente entre los 37 alumnos que testificaron ante la Policía. Tras hacer un muestreo, determina que la entidad costeaba con ayudas gastos al cien por cien de su negocio. Todos los pagos de las facturas se realizan en efectivo y se justifican con la firma de un recibí.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído