A la presidenta de Baleares no le sienta nada bien que no haya habido acuerdo a nivel nacional

Armengol se pasa de la raya: «Somos un Govern estable en un contexto inestable»

Comparece en el Parlament a petición del PP, para explicar la reciente remodelación del ejecutivo balear tras la salida de Esperança Camps y Joan Boned

Armengol se pasa de la raya: "Somos un Govern estable en un contexto inestable"
Sánchez y Armengol EP

"Mientras que hay indefinición en el ámbito nacional, aquí hay govern, gestión, entendimiento, consenso y acuerdo"

La presidenta de Baleares, Francina Armengol, ha destacado este martes 26 de abril de 2016 la «estabilidad» política de Baleares frente a la «inestabilidad» del país, ante la falta de acuerdo de los partidos para formar gobierno, lo que conducirá muy probablemente a nuevas elecciones generales.

«Hoy puedo decir que somos un Govern estable en un contexto en el ámbito nacional de inestabilidad», ha afirmado la presidenta, que ha comparecido en el Parlament a petición del PP para explicar la reciente remodelación del ejecutivo balear tras la salida de Esperança Camps y Joan Boned, en el primer caso por una decisión «voluntaria y meditada» de la exconsellera y, respecto al exconseller menorquín, por enfermedad.

NUEVOS CONSELLERES

La entrada de los nuevos consellers -Pilar Costa, Marc Pons y Ruth Mateu- permitirán al Govern «afrontar con más fuerza los retos» a los que se enfrenta el ejecutivo autonómico, ha asegurado la presidenta.

«Mientras que hay indefinición en el ámbito nacional, aquí hay govern, gestión, entendimiento, consenso y acuerdo»,

ha subrayado Armengol, que ha recriminado a la jefa de la oposición, Margalida Prohens (PP), que el principal partido de Baleares no haya formulado «ni una sola propuesta en nueve meses» para «mejorar la vida de la gente».

«Yo creo que el PP y la señora Prohens están enrocados en dinámicas viejas, antiguas», le ha reprochado la presidenta, que ha asegurado que el cambio en su gabinete no supone en ningún caso variación alguna de las políticas que el ejecutivo de izquierdas viene desarrollando.

«Al contrario, es un refuerzo del capital político» del Govern balear, ha apostillado Armengol, que ha recordado que el «rumbo» político del ejecutivo está fijado en los Acuerdos por la Gobernabilidad firmados por PSIB, MÉS y Podemos en julio del año pasado.

OTRO REPROCHE

En otro reproche al PP la presidenta ha dicho que «con cambios o sin cambios» el Govern «sabe decir no y seguirá diciéndolo» a todo aquello que perjudica a sus ciudadanos y sus intereses; de ahí la negativa a la exigencia del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de aplicar nuevos recortes en Baleares.

Al contrario, ha garantizado Armengol, su ejecutivo no aprobará más recortes y exigirá al nuevo Gobierno del Estado una «financiación justa» para Baleares y una «flexibilización» del cumplimiento del déficit.

«La postura de este Govern, a diferencia del ejecutivo del PP de José Ramón Bauzá, es que en ningún momento ha agachado la cabeza», ha resaltado la presidenta.

Armengol ha concluido su intervención citando, como hizo en su discurso de investidura, las mismas palabras del poeta Salvador Espriu: «Ens mantindreu fidels per sempre més al servei del nostre poble».

La portavoz del PP, Margalida Prohens, ha señalado que en nueve meses la presidenta ha tenido que hacer frente a su «primera crisis de gobierno» y se ha visto obligada a modificar el 30 por ciento de su ejecutivo.

«El Govern no ha funcionado», ha manifestado Prohens, que ha lamentado que el ejecutivo sea un «reino de taifas» de los partidos de izquierda donde la presidenta es «rehén» de sus socios tras contar con los votos necesarios para ser investida presidenta.

Prohens ha insistido en que Armengol gobierna desde la «soberbia» y el «sectarismo», con «tics autoritarios, de espaldas al Parlament y a los ciudadanos», le ha echado en cara.

La diputada popular ha criticado la existencia de la Conselleria de Transparencia, Cultura y Deportes para que MÉS per Menorca disponga de su «cuota de poder», y que al frente de la misma esté una consellera, Ruth Mateu, cuya actitud es «propia de una agitadora social» tras comparar en un reciente twitter al PP con el franquismo.

Sobre este asunto, el portavoz de Ciudadanos, Xavier Pericay, ha dicho que la actitud de la nueva consellera muestra la «transparencia» de un «comportamiento sectario», al tiempo que ha también ha apostado por eliminar este departamento autonómico «reservado» para MÉS per Menorca.

Desde el PI, su portavoz, Jaume Font, ha recriminado al PP que la petición de esta comparecencia es «inoportuna», sobre todo «tras 4 años» de un gobierno del PP con José Ramón Bauzá que «se reía de todo el mundo y que no tuvo la cara de comparecer» cuando se lo pedía la oposición.

Font ha considerado que los populares «han perdido la cabeza» y ha defendido que la presidenta Armengol tiene «toda la capacidad del mundo para hacer los cambios» que considere oportunos.

Por su parte, la portavoz de Podemos, Laura Camargo, ha sostenido que el cambio en un gobierno es «bueno y normal en democracia» ya que «lo que no funciona» se debe cambiar para mejorar el servicio a los ciudadanos, a pesar que «el PP no lo tienda».

David Abril, portavoz de MÉS per Mallorca, ha dicho que hace 20 días que llevó a cabo la remodelación y en estas semanas el PP «no ha hecho ni pupa» al Govern, «no le ha desgastado lo más mínimo». A su parecer, el cambio ha «fortalecido» al ejecutivo, una remodelación que se ha acordado «colectivamente porque este Govern es plural».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído