Exigen que repruebe esta semana al antistema Jaume Asens por vulnerat la ley

Ultimátum de los jefes de la Guardia Urbana de Barcelona a la inepta de Ada Colau

Presionaron a una abogada para que no pidiera prisión para el mantero que la semana pasada hirió a un policía

La alcaldesa reduce la llamada de su alto cargo a la abogada como «un intercambio de impresiones jurídicas» y negó que hubiera «voluntad de injerencia»

Están de Ada Colau hasta los mismísimos. Y con razón, porque la alcaldesa de Barcelona es una inepta de tomo y lomo, que además vulnera la ley como quien se bebe un refresco.

Mandos de la Guardia Urbana han dado esta semana a Colau un ultimátum. Están harrtos y la gota que ha colmado el vaso,  la enésima en la permanente crisis que sufre el Ayuntamiento barcelonés, llega a cuenta del conflicto entre la policía local y los vendedores ambulantes.

Los altos cargos policiales exigen a la alcaldesa que repruebe en los próximos «dos o tres días» a partir de este 24 de mayo de 2016 a su cuarto teniente de alcalde, Jaume Asens, por haber presionado a una abogada para que no pidiera prisión para el mantero que la semana pasada hirió a un policía.

Si la alcaldesa elude la reprimenda, los mandos de la Urbana estudiarán«nuevas medidas» para evidenciar el divorcio entre el cuerpo policial y la alcaldesa. La misma fuente evitó concretar qué tipo de iniciativas podrían tomar.

La total falta de entendimiento entre Colau y la Guardia Urbana quedó plasmada este lunes durante la rueda de prensa de presentación del nuevo ‘Plan Director de la Urbana’, que protagonizaron conjuntamente la alcaldesa y la cúpula policial.

Pese a la presencia de decenas de cámaras y periodistas el jefe de la Urbana,Evelio Vázquez, no eludió la polémica y arremetió con dureza contra Asens.

Primero exigió a Colau que abriera una investigación sobre las gestiones que hizo el cuarto teniente de alcalde el pasado fin de semana cuando, realizó una llamada a la abogada del policía que fue golpeado en la cabeza.

Según el jefe de la Urbana, si Asens -abogado y también ex activista comoColau- presionó a la abogada del despacho Molins & Silva para que no pidiera prisión para el detenido en contra del criterio policial, entonces «atacó los principios éticos de cualquier representante municipal».

Una actitud ante la que exigió a Colau que «tome una decisión».

Colau salió en defensa de Asens. La alcaldesa redujo la llamada de su alto cargo a la abogada como «un intercambio de impresiones jurídicas» y negó que hubiera «voluntad de injerencia».

La reacción de la alcaldesa alimenta aún más su enfrentamiento con los mandos de la Urbana.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído