Es un chatarrero en prisión por agredir a otro menor en 2012

La Guardia Civil localiza al ‘asalta-niños’ que hace diez años hizo desaparecer a Yéremi Vargas

La Benemérita interrogó en 2007 el tipo, que tiene ahora 56 años, como testigo

El hombre, de 56 años, es propietario del coche que se buscaba por su posible relación con la desaparición del menor y en 2015 fue detenido por un abuso sexual cometido en la misma localidad en la que desapareció Vargas

Un Renault 5 Oasis de color blanco, una gorra y una forma de actuar idéntica.

Son tres de los indicios que han llevado a la Guardia Civil a imputar a Antonio Ojeda por la desaparición del niño Yéremi Vargas ocurrida el 10 de marzo de 2007.

Tras más de nueve años de pesquisas los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) encargados del caso tomaron ayer declaración a este individuo en la prisión de Algeciras donde espera juicio por secuestrar y agredir a otro pequeño en 2012, muy cerca de la zona de la que raptaron a Yéremi.

UN CASO ETERNO

Se trata de un varón de 56 años, que en la actualidad está preso en Algeciras (Cádiz), y que ya fue investigado en su momento por su posible implicación con la detención ilegal, secuestro y homicidio de Yéremi Vargas, el niño que desapareció en la localidad de Vecindario (Gran Canaria) el 10 de marzo de 2007.

Fuentes de la Guardia Civil han confirmado que se trata de un hombre natural de Gran Canaria al que se detuvo en 2015 por un abuso sexual cometido también en Vecindario tres años antes, en 2012, y que es propietario del coche Renault 5 blanco al que se buscaba por su posible relación con la desaparición del menor.

El juez que investiga la desaparición de Yéremi ya indagó en su momento la posible relación de ese hombre con el secuestro y homicidio de Yéremi, pero los investigadores no encontraron indicios suficientes para incriminarlo.

COMENTARIOS DEL INTERNO

La nueva investigación responde a los comentarios que el interno ha hecho en prisión en los que insinuaba que podía tener información sobre la desaparición de Yéremi.

Sin embargo, en su declaración ante los agentes, el sospechoso no ha confesado los hechos ni ha acusado a nadie, por lo que los investigadores han tomado su testimonio con cautela.

La madre del niño, Ithaisa Suárez, ha declarado a Efe que está «destrozada» desde que los agentes le comunicaron hace tres semanas que se investigaba a esta persona, que por la información que ha recibido era un vecino del barrio que se trasladó a vivir a Sardina del Sur, localidad situada también en Santa Lucía de Tirajana.

La Guardia Civil, que tiene un equipo volcado en esta causa desde el primer día que se perdió de vista al niño, ha seguido a lo largo de estos nueve años diferentes pistas, que incluso le han llevado a investigar a ciudadanos británicos encarcelados en el Reino Unido por delitos sexuales que en aquellas fechas vivían en Gran Canaria.

GIRO RADICAL

Sin embargo, el caso parece haber dado un giro desde que se obtuvo una pista sólida sobre un coche que fue visto el día de los hechos en el lugar donde desapareció Yéremi, un solar situado junto a su casa donde solía jugar con otros niños.

Ithaisa Suárez ha indicado que no conoce a esa persona, pero que sí se sabe que se dedicaba a mirar a los niños cuando jugaban en el solar.

Así mismo, ha comentado que, por la información que le han facilitado, el presunto autor del rapto y muerte de su hijo no ha querido declarar aún sobre estos hechos.

El abuelo del niño, José Suárez Castellano, ha indicado también a Efe que no lo conocía personalmente, pero sí de vista, y que están «hechos cisco».

Así mismo, ha afirmado que no se lo esperaban, pero que «gracias a Dios hay buenos investigadores que han dado todo para buscar al que se lo llevó y ya hay un presunto autor» de la desaparición y posible muerte de su nieto.

COLABORACIÓN CIUDADANA

La Guardia Civil solicitó la colaboración ciudadana para localizar al propietario de ese vehículo, mientras seguía trabajando otras líneas de investigación, que han dado como fruto la detención de otras personas por delitos sexuales en el sur de Gran Canaria.

Finalmente, la pista del Renault 5 condujo a un hombre nacido en 1960 en Gran Canaria que en la actualidad se encuentra en prisión preventiva en Algeciras (Cádiz) por otra agresión sexual y al que ayer se comunicó formalmente que se relaciona con el posible secuestro y homicidio de Yéremi Vargas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído