El instructor libra al expresidente de la Generalitat del delito que conllevaría prisión

El independentista Artur Mas se sienta en el banquillo por su osadía con el referéndun del 9-N

Desestiman la petición de sobreseimiento que habían solicitado las defensas de los investigados por la organización de la consulta sobre la independencia del 9 de noviembre de 2014

El magistrado Abril, próximo a abandonar la carrera judicial, pretende que se siente en el banquillo solo por prevaricación y desobediencia al TC

El magistrado que investiga la causa del 9N ha finalizado la investigación del caso y ha concluido que debe seguirse la acusación contra el expresidente de la Generalidad Artur Mas, la exvicepresidenta del Gobierno catalán Joana Ortega y la exconsejera de Enseñanza Irene Rigau por presunta desobediencia y prevaricación administrativa.

El juez de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha acordado trasladarlo a las partes para que soliciten la apertura del juicio y presenten los escritos de calificación o pidan el sobreseimiento de la causa, ha informado este martes en TSJC en un comunicado.

El magistrado ha desestimado la petición de sobreseimiento que habían solicitado las defensas de los investigados por la organización de la consulta sobre la independencia del 9 de noviembre de 2014.

El juez Abril descarta ahora la malversación, la única de las imputaciones que conllevaría pena de cárcel, y limita el juicio oral a delitos castigados con multa e inhabilitación especial para ejercer un cargo público. No obstante, la resolución puede ser recurrido.

La decisión es llamativa porque el propio Tribunal Supremo ha abierto una causa contra Homs por delitos que incluyen la supuesta malversación de los fondos públicos que se destinaron a la consulta secesionista ilegalmente celebrada.

Abril ha dado un plazo de 10 días al fiscal y a la acusación popular para que presenten sus escritos de acusación o pidan el archivo de la causa.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído