En el día más intenso de la operación salida

Caos en Barcelona y pasajeros en cueros ‘gracias’ a Vueling, que cancela vuelos en el inicio de vacaciones

Los sindicatos piden que se refuercen las medidas de seguridad, y así evitar agresiones de pasajeros afectados, como las sufridas en los últimos meses

De momento, una unidad armada de los Mossos d'Esquadra se ha desplazado hasta las inmediaciones de las oficinas de Vueling con el fin de prevenir disturbios

Vueling afronta este 3 de julio de 2016 el día con más tráfico aéreo en el aeropuerto de Barcelona después de tres días consecutivos con cancelaciones y retrasos generalizados.

La aerolínea ha suspendido este domingo seis vuelos que tenían como origen o destino la capital catalana, aunque hoy se han visto afectados también otros aeropuertos. En total, se habían registrado hasta 13 cancelaciones hasta las diez de la mañana.

Las colas ante los mostradores de reclamaciones son menores y los retrasos más moderados que la víspera, aunque empiezan a verse algunas demoras de dos horas, como la del vuelo que enlaza Barcelona y Copenhague.

La Generalitat ha convocado a la aerolínea el lunes 4 de julio, por la tarde a una reunión de urgencia para exigir «un cambio de actitud» tanto en los problemas que están afectando a su operativa como en la atención a los afectados.

Se está estudiando cómo sancionar a la compañía, que concentra el 40% de las operaciones que se realizan en el aeropuerto barcelonés.

PASAJEROS EN CUEROS

La Guardia Civil denunció el viernes pasado a cuatro personas en el aeropuerto del Prat por alteración del orden público. El incidente empezó pasadas las 11.20, en la Terminal 1.

Un grupo de seis personas, que tenían que viajar a Hamburgo con la compañía Vueling, se vieron afectadas por un caso de overbooking y se vieron obligadas a quedarse en tierra hasta ser reubicadas en otro vuelo. 

Debido a esta situación, cuatro de los viajeros decidieron desnudarse, como se puede ver en las imágenes, e increparon a los trabajadores, según fuentes de la Guardia Civil.

En el vídeo se escucha a una mujer desnuda:

«No sé cómo no les da vergüenza trabajar para una compañía que deja a la gente en tierra. Sí, soy una señora mayor, pero no me importa hacer esto porque tengo todo el derecho del mundo y es la única manera de que me escuchen, parece que si vas vestida ni te miran. Hace ya tres horas que estamos a la espera de solución». 

El incidente duró dos horas, hasta las 13.30. La compañía les ofreció viajar en un vuelo de Germanwings, previsto por las 14.15, y vales para poder comer en el aeropuerto. Después de la intervención de la Guardia Civil, las personas volvieron a vestirse. 

El overbooking, vender un 10% más de las plazas que tiene un avión, es una práctica legal.

«Entendemos que los pasajeros se puedan enfadar», ha asegurado un portavoz de la compañía. En todo caso, a las personas afectadas siempre se les ofrece la posibilidad de ser reubicadas. 

DISCULPAS A MANTA

El director comercial de Vueling, David García Blancas, ha pedido disculpas a los clientes afectados por los retrasos y las cancelaciones en los vuelos. El directivo ha intentado calmar la indignación de los pasajeros ante los numerosos retrasos acumulados y ha insistido que la aerolínea está «volcada en arreglar la situación actual».

García Blancas ha lamentado la situación y ha añadido:

«A estos clientes les estamos ofreciendo cambios gratuitos durante 15 días, además del reembolso de su billete. También estamos reembolsando los gastos de hotel y de taxi a clientes que no residen en Barcelona».

«Toda la compañía está volcada en arreglar la situación actual, especialmente nuestros pilotos, nuestros tripulantes de cabina y nuestros equipos de atención al cliente».

Situación de riesgo

Los sindicatos de Iberia, que presta el servicio de tierra a Vueling, tienen previsto reunirse esta semana con la dirección de la compañía para exigir que refuerce las medidas de seguridad, y así evitar agresiones de pasajeros afectados, como las sufridas en los últimos meses.

De momento, una unidad armada de los Mossos d’Esquadra se ha desplazado hasta las inmediaciones de las oficinas de Vueling con el fin de prevenir disturbios.

También hay una fuerte vigilancia policial en la zona de facturación de la aerolínea, donde los pasajeros sufren largas colas para poder facturar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído