Condenan a Messi a 21 meses de cárcel

Messi, condenado a 21 meses de cárcel por «haber tratado de eludir» la ley «por el camino que sea»

  • La Audiencia de Barcelona castiga al crack y a su padre con cerca de dos años de prisión por defraudar a Hacienda 4,1 millones, aunque no deberán ingresar en la cárcel
  • Según los jueces, «su conducta no puede quedar impune» para «no mandar a la ciudadanía un mensaje de que es preferible inhibirse que preocuparse»

Miércoles, 6 de julio del 2016

Lionel Messi «ha tratado de eludir» el pago de impuestos de la explotación de sus derechos de imagen «por el camino que sea». Así de contundente se expresa el tribunal de la Audiencia de Barcelona que le ha condenado a 21 meses de cárcel por tres delitos fiscales y le ha impuesto una multa de dos millones de euros tras el juicio celebrado en junio.

Su padre, Horacio Messi, ha sido castigado con la misma pena de prisión, pero la multa se rebaja a 1,6 millones de euros. Estas condenas, en principio, no implicarán el ingreso en prisión del astro argentino, aunque la última palabra la tiene el tribunal.

A partir de ahora, el jugador tendrá antecedentes penales por lo que si fuera condenado de nuevo por otros delitos su ingreso en prisión sería casi inevitable.

El tribunal rechaza a lo largo de una sentencia de 58 folios los alegatos ofrecidos por el delantero del Barça, quien ha sostenido a lo largo de todo el proceso que él no leía los contratos y que firmaba lo que le decía su padre porque él solo se dedicaba a jugar al fútbol.

Para los jueces esa actitud es «una indiferencia grave», ya que le ha llevado a «permanecer en la ignorancia a lo largo del tiempo». Y es que los jueces dan por bueno que el astro argentino «dejó de leer sistemáticamente todos y cada uno de los contratos», pero señalan que esta actuación no le puede resultar beneficiosa para «no mandar a la ciudadanía el mensaje de que que es preferible inhibirse que preocuparse» en asuntos fiscales.

RENTA A DEVOLVER

Los togados también señalan que Messi firmó «multitud de contratos» fuera de España y de Argentina, pero que prefirió ponerse en una situación de «ignorancia por no querer saber aquello que puede y debe saber».

Y subrayan que el astro «debió de darse cuenta de que era desproporcionado» que, a pesar, de los ingresos que percibía le saliera a devolver la renta en los ejercicios del 2007 (808 euros) y en la del 2010 (7.210 euros). Por ello, los magistrados afirman que la información estaba a su alcance «si hubiera preguntado» al despacho que gestionaba sus cuentas y que tenía como clientes a otros deportistas de élite.

Los jueces sostienen que el delantero blaugrana omitió declarar en los ejercicios del 2007, 2008 y 2009 los ingresos obtenidos «por la explotación de sus derechos de imagen incumpliendo asi su obligación de contribuir» al erario público.

Y que desde el 2005 usó una estrategia que consistió crear «la apariencia de cesión de derechos de imagen a sociedades radicadas en países cuya legislación tributaria permitía la opacidad tanto de la existencia de aquellas como la identidad de sus socios y de la realidad de sus operaciones».

Por ello, los jueces consideran que Messi «se ha beneficiado de unos importantísimos ingresos por la explotación de sus derechos de imagen que transitaban directamente a Belice y luego a Uruguay sin conocimiento de la Hacienda» española que era donde tenía que tributar por ser residente en este país desde el 2000 y tras haber adquirido la nacionalidad española en septiembre del 2005.

DERECHOS DE IMAGEN

Los jueces explican que la cesión de los derechos de imagen del jugador a una sociedad que era controlada por sus padres por un importe de 38.000 euros tenía por objeto que estos se mantuvieran «en el seno de la familia» aunque el verdadero titular de los mismos era el delantero.

Y que llevaron a cabo este acuerdo «a través de una red de sociedades que lograban ocultar la explotación de sus derechos de imagen». Estos derechos debían tributar en su declaración del IRPF.

Por ello, los jueces establecen que el jugador dejó de ingresar en las arcas de Hacienda 4,1 millones de euros tras haber percibido por este concepto 9,7 millones de euros.

Los magistrados castigan a su padre por entender que «sin su intervención no se habría cometido el delito», ya que desde que el delantero era menor de edad «se ocupó y controló» la gestión «de los intereses económicos de su hijo».

El tribunal aplica a los Messi la atenuante de reparación del daño porque ya han ingresado en el fisco el dinero que defraudaron. A pesar de ello, les impone una multa a ambos cuya cuantía también rebaja por aplicarles esta atenuante.

La fiscalía no reclamaba ninguna pena para Messi y solicitó 18 meses de cárcel para su padre. El Abogado del Estado solicitó 22 meses de cárcel para ambos en un durísimo informe.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leido