LA QUINTA ENMIENDA

La penitencia más dulce: la bodega canaria El Penitente, premiada con el mejor vino de España 2016

La pasión por los vinos canarios se llama Américo García Nuñez, procedente del Valle de La Orotava

La penitencia más dulce: la bodega canaria El Penitente, premiada con el mejor vino de España 2016
Américo García y el vino ganador. PD

La Bodega El Penitente ha obtenido el máximo galardón concedido por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, considerando al vino canario Arautava Blanco Dulce Reserva 2002, Denominación de Origen Valle de La Orotava, el Mejor Vino de España en 2016. El fundador de esta veterana bodega, Américo García Nuñez, recogía este prestigioso reconocimiento, además de ser honrado con el Gran Bacchus de Oro 2016,  situando en Cum Laude a los caldos de Tenerife, con otros premios nacionales e internacionales. 

La pasión por los vinos canarios se llama Américo García Nuñez, procedente del Valle de La Orotava, escenario de La Bodega El Penitente, inaugurada en 1998,  bendecida por el trabajo, la constancia y la excelencia de este tenaz empresario.  Pareciera, esta bodega,  la culminación de un camino de iniciación, tal como describe Motzart en La Flauta Mágica, cuando el protagonista, Tamino, es invitado por un Sacerdote de Egipto, a un majar conocido como «vino de los dioses» para superar la prueba del silencio. Si bien, este príncipe de 1791, podría ser un guía de enseñanzas vitales acerca de los valores esenciales humanos, Américo, bien pudiera ser un sabio guía del siglo XXI, amparado en la cultura evolutiva  de los ancestros de Canarias, muy próximos al legado de los egipcios.

Inspirada la elaboración del vino en una herencia de conocimiento, Américo García, al bautizar a su bodega como El Penitente, no sólo revive una leyenda del Puerto de la Cruz, de un monje taciturno con un candil encendido en un monasterio, y avistado por los pescadores a medianoche, sino que nos traslada al concepto del ermitaño, cercano a la alquimia de la naturaleza, y al proceso «cuasi mágico» entre la tierra, la vid, la mano del agricultor hasta el nacimiento de un extraordinario néctar. En esta ocasión, el Arautava Blanco Dulce Reserva 2002, procedente de viñedos de cordón trenzado, de la variedad Listán Blanco, vendimiados a mano, y madurado en barricas de roble francés y americano durante 12 años, es el Mejor Vino de España en 2016, decidido por unanimidad en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).

Este bodeguero, ha cosechado cerca de 70  galardones locales, nacionales, e internacionales, como Premios Zarcillo en diferentes categorías, Medalla de Oro Salón Internacional del Vino de Madrid 2001, Medalla de Oro Concurso Internacional de Bruselas 2003, o Bacchus de Oro 2004, con distintas modalidades de vinos de su bodega, El Penitente. 

Recientemente, Américo García, ha sido homenajeado en su tierra natal, a través del Real Casino de Tenerife, en el corazón de la capital. Al acto asistieron el Presidente del Cabildo, Carlos Alonso, junto con el Consejero de Agricultura, acompañdos de Óscar Izquierdo,  presidente de FEPECO (Federación Provincial de Entidades de la Construcción de Santa Cruz de Tenerife)  y el entrañable Alcalde de La Orotava, Francisco Linares. En una ceremonia distendida, y a la vez significativa para la sociedad canaria, dada la trascendencia de este premio, el presidente del Casino, José Alberto Muiños, acogió en la mesa presidencial al abogado Leopoldo Cólogan, quien detalló con sumo esmero la semblanza personal de Américo.

En su relato cercano en torno a la biografía del bodeguero premiado, destacó la dedicación solidaria durante una década en Cáritas, su periplo empresarial por el sector de la construcción, el afán emprendedor y sustento de 200 familias creando empleo, así como aficiones como la Lucha Canaria, o pasajes anecdóticos de su infancia y juventud. Como consejo: «Almorzar con la familia a menudo, como receta que funciona».

En una reseña histórica y sui géneris, el ingeniero e investigador Carlos Cólogan, recordaba la Gesta del 25 de julio de 1797 alusiva a la derrota del Almirante Nelson en Santa Cruz de Tenerife, y la relación de los británicos años antes con Canarias por su posición geo-estratégica, sumando el vínculo con comerciantes anglosajones.

El suministro a los ejércitos que navegaban camino a Guadalupe y Martinica en 1794, daba relevancia a «otro suministro» esencial, como era el vino para los soldados de la Armada británica, que Cólogan definía » el combustible necesario para que los hombres fueran a la guerra». Cuán valorado era el vino canario en el siglo XVIII. El presidente de la Patronal de la Construcción, Óscar Izquierdo, resolvió su dedicatoria rescatando el papel de Américo en situaciones difíciles «referido a alguien que demuestra su valía y generosidad realmente ante la adversidad».

Y el mejor maridaje par el Mejor Vino de España 2016, Arautava Blanco Dulce Reserva, 2002, de la mano del chef ejecutivo de El Aderno, Teobaldo Méndez, cumplidos 25 años de esta casa tradicional de repostería, siendo vanguardia creativa de chocolates en Canarias. 

Sin duda, los dioses de Egipto, y los precursores de la Ilustración, escuchando a Motzart, se sentirían honrados de compartir horas entre viñedos, silencios musicales, y secretos del vino, con la grandeza humana de Américo García, heredada de su padre. Muchas felicidades. 

@mariamonteroTFE

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído