PP y Ciudadanos firman el pacto anticorrupción

«Estamos en el principio de un gran amor», ha proclamado este 19 de agosto de 2016 el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, tras firmar con su homólogo de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, el pacto anticorrupción con las seis medidas que exigía la formación de Albert Rivera para empezar a negociar un voto positivo a la investidura de Mariano Rajoy.

Hernando ha insistido en que les gustaría que las negociaciones que los equipos de ambos partidos inician esta tarde sirvieran para sentar las bases de un acuerdo de Gobierno para que haya más estabilidad, pero Albert Rivera ha negado reiteradamente esa posibilidad y asegura que las conversaciones se circunscribirán a un simple pacto de investidura.

Con la firma del pacto, el PP se compromete a suspender a los cargos públicos imputados por corrupción, y a impulsar en los tres primeros meses de legislatura las reformas necesarias para eliminar los aforamientos a políticos, apoyar el aumento de la proporcionalidad en la ley electoral o celebrar una comisión parlamentaria sobre la presunta financiación ilegal de su partido. Hernando ha asegurado este viernes que el partido no tiene «ningún temor» a esa comisión.

«El PP es un partido honrado y honesto. No creo que haya nadie, ningún partido en el país, que haya tenido tanta transparencia como la que tiene el PP, y me gustaría que los demás hicieran ese mismo ejercicio».

La firma del pacto anticorrupción se ha desarrollado en un escenario mucho menos solemne que el acuerdo del pasado febrero entre el PSOE y Ciudadanos. Entonces firmaban los líderes de ambos partidos y hoy sus portavoces parlamentarios. Entonces era un pacto de Gobierno y ahora solo de investidura.

Cada partido ha nombrado un equipo negociador compuesto por seis personas. En el del PP: José Antonio Bermúdez de Castro, Fátima Báñez, Fernando Martínez-Maillo, José Luis Ayllón, Álvaro Nadal y Dolors Montserrat, a los que se sumará la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy. Y en Ciudadanos: Juan Carlos Girauta, José Manuel Villegas, Luis Garicano, Miguel Gutiérrez, Toni Roldán y Melisa Rodríguez.

«Seguiremos dando pasos sin pausa, hasta conseguir llegar a un acuerdo», ha asegurado Hernando, que ha explicado que el PP propondrá que la negociación con Ciudadanos se divida en cuatro bloques temáticos: política económica, reformas institucionales, política educativa y política social. «Se trata de alcanzar un gran acuerdo de investidura que nosotros, en el futuro, desearíamos que se convirtiera en un pacto de gobierno», ha insistido.

Ni Hernando ni Girauta han querido enturbiar el optimismo por la firma del pacto con concreción o líneas rojas. Preguntado por qué forma creía el PP que era la adecuada para responder a la condición de «aumentar la proporcionalidad» en la ley electoral, Hernando se ha limitado a decir que había «gran variedad» de modelos y que iban a esperar a ver qué se les plantea.

En la misma línea, cuando a Girauta se le ha preguntado por propuestas de su programa electoral como la supresión de Diputaciones o la sustitución del Senado por un consejo autonómico, ha contestado que no estaban ahí para «imponer su modelo» sino para negociar. Ante la reforma de le ley electoral, el portavoz de Ciudadanos ha contestado: «Seguramente, nos quedaremos a mitad de camino entre nuestro ideario y el del PP».

«Empieza la cultura del pacto, que no es nueva, que existió en momentos anteriores de nuestra democracia, y que ahora regresa», ha dicho Girauta, reivindicando el espíritu de la Transición.

«El acuerdo que negociemos puede ser amplio, pero no tiene por qué tocar todos los ámbitos de la cosa pública», ha añadido, especificando que Ciudadanos considera la negociación de los presupuestos «una cuestión paralela y aparte».

Hernando, por su parte, ha continuado la estrategia de presión del PP al PSOE para tratar de arrancar las abstenciones que le faltarían a Rajoy para ser investido. «Ya no son tiempos de postureos y teatrillos. Llamo al sentido común y de Estado de Pedro Sánchez, que es quien tiene la llave para desbloquear la situación».

El presidente en funciones va a llamar al líder socialista y el PP confía en que una vez que ya han puesto fecha para el debate de investidura, Sánchez acceda a sentarse a hablar con Rajoy.

El líder del PP se presentará al debate en el Congreso el próximo 30 de agosto. Si finalmente suma los apoyos de Ciudadanos y Coalición Canaria tendría 170 votos, por lo que necesitaría otros seis votos a favor en la primera votación u 11 abstenciones en la segunda (cuando es suficiente con sumar más síes que noes).

Si Rajoy no saliera investido y no hubiese acuerdo, la tercera convocatoria electoral en un año podría celebrarse en una fecha insólita: el 25 de diciembre, día de Navidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leido